Cuarenta días que hicieron historia

-Sigue aquí las imágenes de la Clausura
-Sigue aquí las imágenes de la Clausura
 -Sigue aquí las imágenes de la Clausura  (Foto: Víctor Straffon, Notimex)
(Notimex) -

MEDIOTIEMPO | Agencias17 de Septiembre de 2008

  • Los Juegos constituyeron hitos para los Movimientos Olímpico y Paralímpico Internacionales

-Sigue aquí las imágenes de la Clausura

Cuando la llama de los Juegos Paralímpicos de Beijing 2008 se extinguió esta noche, no sólo se cerró la cortina de la gala deportiva de 12 días para los atletas discapacitados de élite, sino que también significó el término formal de una "temporada olímpica" para la nación sede.

Sin lugar a dudas esta temporada espectacular y gloriosa, que duró exactamente 40 días desde la grandiosa inauguración de los Juegos Olímpicos de Beijing la noche del 8 de agosto, pedurará durante mucho tiempo en la historia de la humanidad, no sólo porque fue parte de ella, sino porque la llevó a cabo en muchas formas.

Cientos de récords nuevos, participación y atención de los medios de comunicación sin precedentes, proezas personales de Usain Bolt, Michael Phelps y Oscar Pistorius, todo esto inscribió a los Juegos en la historia y los incorporó a las filas de grandeza perpetua. Pero se alcanzaron más logros históricos en las sedes de los Juegos.

Los Juegos constituyeron hitos para los Movimientos Olímpico y Paralímpico Internacionales. Al llegar al país más poblado y de más rápido desarrollo del mundo, la Olimpiada moderna de 112 años de existencia se ganó los corazones de 1,300 millones de personas, quienes albergaron cálidamente el espíritu de los Juegos de "solidaridad, paz y amistad".

Por primera vez en su historia de 48 años, los Paralímpicos presenciaron cómo se hizo realidad la promesa de la sede olímpica de "Dos Juegos con Igual Esplendor" y los máximos esfuerzos para la "trascendencia, integración e igualdad" de los discapacitados.

Los Juegos provocaron un cambio de mentalidad entre los chinos. Al postularse para los Juegos con el fin de cumplir un sueño de un siglo, trabajaron arduamente durante siete años y cuidaron cada detalle para garantizar el éxito completo de los Juegos. Pero cuando terminaron los Juegos con un éxito enorme, descubrieron que no fue el resultado sino el proceso el que les generó más orgullo y confianza.

Después de pasar por una serie de desastres naturales y de alteraciones inesperadas desde principios de año, los chinos se han percatado de que no existe dificultad que no puedan superar siempre y cuando estén unidos y tengan fe en sí mismos. También han aprendido a aceptar el escrutinio del mundo exterior y a conservar la serenidad ante los elogios o las críticas.

Y los Juegos refrescaron la imagen de China y su papel en el mundo. China "irrumpió en el centro de la escena mundial" con la organización de los Juegos, señalaron algunos medios internacionales, y la presencia de más de 200 líderes y dignatarios extranjeros en las ceremonias de inauguración y de clausura de los Juegos testificó esa percepción.

Para un país que hace un siglo aún estaba colonizado por potencias mundiales, con agitacióm política y que estaba al borde del colapso económico hace apenas tres décadas, el éxito de los Juegos seguramente consolidará su determinación de adherirse al correcto camino de desarrollo a través de la reforma y apertura, y de ser un miembro más responsable y contribuyente en la comunidad internacional.

Los Juegos también ayudaron al mundo a entender mejor a China y a su pueblo. Esos conocimientos surgieron de la hospitalidad y dedicación de los 17 millones de residentes de Beijing y de los 1.7 millones de voluntarios durante los Juegos, del firme cumplimiento de Beijing con sus compromisos para organizar unos "Juegos Olímpicos de la Gente, Juegos Olímpicos de Alta Tecnología y Juegos Olímpicos Ecológicos", así como de una serie de llamativos cambios, incluyendo libre cobertura informativa en China para la prensa extranjera y zonas de manifestaciones en parques de Beijing.

Y sobre todo, el mundo entendió mejor a China a través del tema de "Un Mundo, Un Sueño" compartido por ambos Juegos. Este sueño, como lo interpretó el presidente chino Hu Jintao, es la persistente búsqueda de la humandidad por un mejor futuro con armonía, entre las naciones, los pueblos, y entre el hombre y la naturaleza, como lo esencial.

A la vez que generaron pasión y gloria y encendieron sueños y esperanzas, los últimos 40 días también presenciaron continuas guerras y conflictos, violencia y derramamiento de sangre en algunas partes del mundo. Pero fue exactamente esta preocupante realidad la que hizo que el tema de los Juegos sea más conmovedor y que el legado de los Juegos sea aún más poderoso.

Podría ser muy pronto para medir el impacto de los Juegos Beijing 2008, considerados por muchos como un evento que influirá en China y en el resto del mundo por muchos años en el futuro. Pero hay una cosa segura: quienes tomaron parte o fueron testigos de esos Juegos, de cualquier manera que haya sido, serán capaces de proclamar con orgullo, "he visto cómo se hizo la historia".

-Sigue aquí las imágenes de la Clausura

[ntx][foto: V. Straffon/MEXSPORT][r/geca]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×