Convierte Mauro Máximo adversidades en logros

El Campeón paralímpico mexicano, Mauro Máximo, como muchas otras personas con alguna discapacidad, han hecho de su vida, un reto.
El Campeón paralímpico mexicano, Mauro Máximo, como muchas otras personas con alguna discapacidad, han hecho de su vida, un reto.
 El Campeón paralímpico mexicano, Mauro Máximo, como muchas otras personas con alguna discapacidad, han hecho de su vida, un reto.

MEDIOTIEMPO | Agencias20 de Septiembre del 2008

  • Dice que el deporte es igualdad

El Campeón paralímpico mexicano, Mauro Máximo, como muchas otras personas con alguna discapacidad, han hecho de su vida, un reto.

Desde su nacimiento prematuro, a los siete meses de gestación, su existencia se volvió una lucha inquebrantable por sobrevivir. A los seis meses de vida, mientras permanecía en la incubadora del hospital, una enfermera le quemó el brazo derecho.

Cuando cumplió seis años sus padres murieron. A los 14, cuando era obrero, una máquina le prensó el mismo brazo quemado, y a los 22, el virus "Guillain Barré" le paralizó la mitad del cuerpo.

Adversidad podría haber sido el apellido que Mauro adoptara ante tantas desgracias, pero se quedó con Máximo, que según él, significa "sacar lo mejor de sí mismo y prepararse a diario para hacerse merecedor de un gran éxito en el futuro".

Dice que el deporte es igualdad y por eso desde hace 14 años se dedica al lanzamiento de bala por el cual, después de sumar en Beijing 2008 sus cuartos Juegos Paralímpicos, puede presumir que es Bicampeón de la categoría F53/54, siempre con el récord mundial.

"Me siento orgulloso de mi mismo, porque cuando mi entrenador me comentó: ya te diste cuenta porque tuviste que hacer 40.000 lanzamientos para el ciclo olímpico. Dije, todo esto valió la pena", comentó el lanzador de 51 años en entrevista a su regreso de Beijing.

Recuerda que después de colgarse la Medalla de Oro, mientras escuchaba el Himno Nacional Mexicano en el Estadio Nacional o "Nido de Pájaro", sólo pensaba que había repetido el sueño de Atenas 2004, con la misma satisfacción de responderle al pueblo mexicano y a su Presidente, por la confianza y reconocimiento que tienen hacía sus deportistas paralímpicos.

Su esposa, Braulia Cadena, está a su lado desde la juventud. Desde aquel accidente que sufrió a los 14 años en la fábrica donde trabajaba, cuando recuerda ella, "nadie veía por él".

"A los 22 años estuvo en terapia intensiva varios meses por el virus, pero venció a la muerte, yo siempre he dicho eso, que Mauro venció a la muerte desde que era un recién nacido y ahí lo tiene usted, con muchos éxitos", indicó Cadena.

Después de tantas adversidades en la vida, tanta lucha por sobrevivir a diario, llegar a un escenario deportivo y competir parece un ejercicio menos complicado para Mauro, quien dice que "lo peor ya lo vivió, así que cada lanzamiento de bala es un placer".

"Si quieren tomar mi vida como ejemplo, que la tomen, y si no, Mauro está haciendo su propia historia" indicó Máximo, quien dijo es creyente y devoto de la Virgen de Guadalupe.

"Yo en lo personal, creo que Dios me abrió el camino de la vida, dándome la salud y a él le doy gracias", termina la entrevista mientras se va camino al Centro Paralímpico Mexicano donde lanzará en los próximos cuatro años poco más de 40.000 balas, con el sueño de subir al podio en Londres 2012.

[Xinhua][foto: Xinhua][r/edsa]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×