Necesita el tenis mexicano un plan de acción a largo plazo: Roditi

El tenis mexicano volverá a figurar entre los mejores del mundo sólo si se crea un plan de acción de seis a 10 años, que contemple suficientes recursos económicos y una cultura de amor por este...
 El tenis mexicano volverá a figurar entre los mejores del mundo sólo si se crea un plan de acción de seis a 10 años, que contemple suficientes recursos económicos y una cultura de amor por este deporte.  (Foto: Notimex)
(Notimex) -

MEDIOTIEMPO | Agencias25 de Septiembre de 2008

  • Lamentó que el deporte blanco mexicano atraviese por una crisis

El tenis mexicano volverá a figurar entre los mejores del mundo sólo si se crea un plan de acción de seis a 10 años, que contemple suficientes recursos económicos y una cultura de amor por este deporte.

Así lo consideró el ex jugador mexicano David Roditi, quien llegó a ubicarse en el número 48 de la clasificación mundial de la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP), en el año de 1998.

El ahora Capitán del equipo Copa Davis Junior de tenis de Estados Unidos, lamentó que el deporte blanco mexicano atraviese por una crisis, resultado del descuido de los talentos juveniles.

"Le falta primero recursos aunque no puedes echarle la culpa del todo a la falta de dinero, porque hay países que tampoco tienen mucho y hacen grandes cosas en el deporte", comentó en entrevista.

Contento y satisfecho del trabajo que desempeña con la escuadra de las "barras y las estrellas", Roditi señaló que es necesario que las autoridades deportivas implementen estrategias para cambiar la cultura del deporte nacional.

Y es que a decir del ex jugador jalisciense, en el país los jugadores "no se la creen, piensan que es imposible llegar" a colocarse entre los mejores del mundo.

"Es un poco la cultura del deporte, los jugadores no se la creen y así les es imposible llegar", dijo Roditi, quien añadió que el esfuerzo de algunos jóvenes cuando tratan de iniciar una carrera en el deporte se echa a perder cuando no hay apoyo, y además se engrandece a otro que se le facilitan las cosas pero que entrena menos.

"Aquí se alaba mucho al niño talentoso, se le da toda la atención, se le hace fácil todo y se le alaba cuando entrena muy duro porque tiene mucho talento y mira, es número uno del México y casi no entrena y tiene facilidad", dijo.

"Y en cambio se critica al niño que a lo mejor no tiene tanto talento pero que practica durísimo y se esfuerza y hace todo bien y al contrario se le señala y se le dice que es un matado, se le minimiza, se le dice pobrecito, en vez de que esa persona sea el que esté en el equipo de 16", añadió.

El finalista de cuatro títulos de dobles en 1997 y 1998 destacó la necesidad de "trasmitir a las nuevas generaciones la idea de que hacer una carrera deportiva no es fácil, hay que trabajar mucho".

"No es imposible llegar a estar entre los mejores, pero hay que trabajar durísimo, es cosa de que nosotros como entrenadores y padres de familia nos enfoquemos al esfuerzo que hace la gente en los resultados en el talento que tiene uno todo depende del esfuerzo que se hace no importa en el deporte que sea".

Roditi señaló que también los padres de familia son parte esencial del proyecto para el impulso del tenis, pues hay que hacerles saber que vale la pena que sus hijos practiquen un deporte, que los mantendrá alejados de los vicios.

"Aquí a la edad de 14 y 16 ya hay muchas distracciones la disco, la parte social, la novia, el carro, el alcohol, el cigarro y una vez que se entran a ese ambiente todo se pierde, un niño no va sacrificar todo eso si no es muy bueno, y que ni siquiera es de los cinco o 10 mejores del país".

Señaló que otro de los obstáculos para que un tenista juvenil continúe practicando este deporte es la ausencia de una figura mexicana que se encuentre, al menos, entre los 100 mejores en el ranking de la ATP.

"No se la creen porque no ven al mexicano dentro de los primeros 20 o al menos entre los 100 del mundo, yo fui uno que se ubicó entre los primeros 50 del mundo en dobles y como no hay nadie piensan que no se puede llegar a ese nivel".

Desde hace más de una década que un tenista mexicano no se encuentra al menos entre los 100 mejores jugadores del orbe, algunos de los mexicanos que tuvieron ese honor fueron Leo Lavalle, número 57 en 1989, Luis Enrique Herrera, 49 en 1992 o el mismo Roditi, quien llegó a la casilla 48 en 1998.

Tras 20 años de vivir en Estados Unidos, David Roditi no pierde la esperanza de que en México algún día el tenis con ayuda de la Federación e incluso de la iniciativa privada, se vuelva a posicionar entre los mejores del mundo.

"De casualidad todavía hablo español muy bien, estoy feliz con la Federación de Estados Unidos, tengo un muy buen puesto y me pagan bien, me encantaría poder hacer eso en México pero no hay plan ni recursos, mi trabajo acá me encanta, uno viaja mucho, aunque se sacrifica un poco la vida personal", concluyó.

[ntx][foto: Mexsport][r/geca]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×