Comaneci y Conner, matrimonio de grandeza

Su discurso es de un manual de autoayuda. Se dedican a dar conferencias por el mundo donde comparten sus recetas para el éxito. Con gimnástica habilidad, la chica de los siete dieces en los Juegos...
Su discurso es de un manual de autoayuda. Se dedican a dar conferencias por el mundo donde comparten sus recetas para el éxito. Con gimnástica habilidad, la chica de los siete dieces en los Juegos Olímpicos de Montreal 1976, Nadia Comaneci y su esposo, el
 Su discurso es de un manual de autoayuda. Se dedican a dar conferencias por el mundo donde comparten sus recetas para el éxito. Con gimnástica habilidad, la chica de los siete dieces en los Juegos Olímpicos de Montreal 1976, Nadia Comaneci y su esposo, el  (Foto: Héctor Carbajal, Notimex)

Raúl Vilchis | MEDIOTIEMPOCiudad de México, 23 de Octubre de 2008

  • "Desde los primeros años debes encontrar cuál es tu pasión"

Su discurso es de un manual de autoayuda. Se dedican a dar conferencias por el mundo donde comparten sus recetas para el éxito. Con gimnástica habilidad, la chica de los siete dieces en los Juegos Olímpicos de Montreal 1976, Nadia Comaneci y su esposo, el también exgimnasta Bart Conner, recurrieron a los lugares comunes: "saca lo mejor de ti", y los "nada es imposible".

El escenario fue el Centro Banamex, aquí Nadia y Bart incitaron a los asistentes al Primer Congreso Mundial del Deporte a descubrir sus talentos a temprana edad y ganar todas las batallas del día a día, "esos éxitos diarios, nos motivan para buscar aquellas grandes metas", dijo Bart.

A manera de un best seller gringo, su intervención fue desglosada en capítulos, el primero de ellos: encontrar a temprana edad tu pasión.

"Desde los primeros años debes encontrar cuál es tu pasión, eso experimentamos nosotros y nos ayudó a encontrar el éxito", comentó Nadia en la segunda Conferencia Magistral, de las cinco que habrá en el evento a lo largo de los próximos tres días.

Manteniendo la perfección, por su inmensurable belleza, Nadia también recapituló aquella infancia de sacrificios bajo el régimen comunista. Aquellas siete horas diarias de entrenamiento durante 51 semanas del año; la última era de descanso en la montaña donde esquiaba con todo el equipo entrenado por el legendario Bela Karolyi.

"Siempre hice más de lo que me pedían. Aprendí que para triunfar hay que trabajar duro", recordó Comaneci quien con su presencia vuelve a recordar ese primer diez. El primer diez de la historia para una gimnasta. Ese diez que los marcadores de Swiss Timing marcaron como un uno porque no estaban programados para encajar un ejercicio perfecto y no admitían cuatro dígitos.

Nadia y Bart, son la clásica familia americana de dentadura blanquísima y sonrisa interminable, viven en Oklahoma, aunque se sienten ciudadanos del mundo, vienen de Madrid y su próximo destino podría ser Bucarest en su calidad de miembro de la Fundación Laureus que agrupa a deportistas de primera línea de todos los tiempos, y donde repiten la frase que termina todas sus conferencias: "El ser una celebridad es una moneda, gástala con cuidado".[mt][foto: H. Carbajal/MEXSPORT][r/geca]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×