Falleció Kay Yow, entrenadora símbolo del baloncesto femenino

El mundo del baloncesto estadounidense está de luto tras conocerse el fallecimiento de la legendaria entrenadora y miembro del Salón de la Fama, Kay Yow, que al final no pudo ganarle la lucha a la...
El mundo del baloncesto estadounidense está de luto tras conocerse el fallecimiento de la legendaria entrenadora y miembro del Salón de la Fama, Kay Yow, que al final no pudo ganarle la lucha a la enfermedad del cáncer, con la que mantuvo una batalla por
 El mundo del baloncesto estadounidense está de luto tras conocerse el fallecimiento de la legendaria entrenadora y miembro del Salón de la Fama, Kay Yow, que al final no pudo ganarle la lucha a la enfermedad del cáncer, con la que mantuvo una batalla por

MEDIOTIEMPO | Agencias24 de Enero del 2009

  • Luchó y trabajó en favor de superar la mortal enfermedad del cáncer

El mundo del baloncesto estadounidense está de luto tras conocerse el fallecimiento de la legendaria entrenadora y miembro del Salón de la Fama, Kay Yow, que al final no pudo ganarle la lucha a la enfermedad del cáncer, con la que mantuvo una batalla por décadas.

Yow, que dirigió al equipo de la Universidad Estatal de Carolina del Norte, y ganó 700 partidos en su carrera, recibió todavía mucha más admiración por la manera como luchó y trabajó en favor de superar la mortal enfermedad del cáncer.

Al final, Yow, de 66 años, después de más de 20 años de haber sobrevivido al cáncer, falleció tras realizar una labor ingente tanto en la prevención como en la persistencia en el tratamiento contra el cáncer.

Yow, diagnosticada por primera vez con la enfermedad en 1987, falleció el sábado en la mañana en el WakeMed Cary Hospital tras ser ingresada la semana pasada, informó la Portavoz de la universidad Annabelle Myers.

Por su parte, el especialista Mark Graham, el Oncólogo que trato a Yow por muchos años, definió su lucha contra el cáncer como algo ejemplar.

"Creo que entendió que el seguir inspiraba a otras personas que estaban en el mismo bote que ella", expresó el sábado Graham.

Yow ganó más de 700 partidos en una carrera llena de éxitos como fue el entrenar al equipo olímpico femenino de Estados Unidos que ganó la Medalla de Oro en los Juegos Olímpicos de Seúl 1988.

Dentro de la competición universitario consiguió cuatro campeonatos en la Atlantic Coast Conference, 20 invitaciones a Torneos del campeonato nacional de la NCAA y llegó al Final Four en 1998.

Yow fue también exaltada al salón de la Fama Naismith en el 2002, mientras que el equipo de North Carolina State, en el 2007, le puso su nombre al Coliseo Reynolds, el pabellón cubierto del centro universitario.

Pero para muchos aficionados al baloncesto universitario, Yow era mejor definida por su férrea resolución mientras luchaba contra el cáncer, desde ayudar en la prevención y dinero para estudios hasta mantenerse con su equipo aún con los efectos secundarios de la enfermedad y tratamientos de quimioterapia.

En sus últimos meses, Yow recibía terapia hormonal ya que el cáncer se le propagó al hígado y a los huesos.

Nunca se acobardó ni quejó, amparándose en su fe mientras progresaba la enfermedad. Decía regularmente que había otros pacientes con "batallas más fuertes que la que estoy peleando" y afirmó que su mayor inspiración era quedarse con su equipo.

"Casi todo el mundo está tratando con algo", dijo Yow en una entrevista en el 2006.

"Todos enfrentamos muchas situaciones difíciles que estamos tratando", explicó. "Sabemos que necesitamos sólo venir al campo y dejar que esa sea nuestra catarsis de alguna manera. No puedes traerlo todo contigo y podemos pensar del baloncesto como un escape durante algunas horas".

Para Yow no sólo fue un escape también le sirvió de trampolín para mostrar a muchas personas de todo el mundo que sufren de cáncer lo importante que es tener confianza y ganas de luchar para superar la enfermedad y las dificultades.

[EFE][foto: AP][r/edsa]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×