Shaq y Kobe se unen de nuevo, para el Juego de Estrellas

Shaquille O';Neal y Kobe Bryant pasaron parte del primer día de su reencuentro como compañeros ayudando a remodelar una escuela y su patio de juegos.
Shaquille O'Neal y Kobe Bryant pasaron parte del primer día de su reencuentro como compañeros ayudando a remodelar una escuela y su patio de juegos.
 Shaquille O'Neal y Kobe Bryant pasaron parte del primer día de su reencuentro como compañeros ayudando a remodelar una escuela y su patio de juegos.

MEDIOTIEMPO | Agencias14 de Febrero de 2009

  • "Esto será como en los viejos tiempos, habrá recuerdos gratos"

Shaquille O';Neal y Kobe Bryant pasaron parte del primer día de su reencuentro como compañeros ayudando a remodelar una escuela y su patio de juegos.

O';Neal no acusó a Bryant de acaparar las herramientas para él solo. Bryant tampoco dijo que el "Shaq" estaba demasiado gordo para hacer las faenas.

Por ahora, los dos astros que se enemistaron cuando jugaban con los Lakers parecieron llevarse bien.

El comienzo del fin de semana en el que se disputará el Juego de Estrellas deparó el reencuentro de los dos jugadores, el viernes, cinco años después de que terminó una etapa en la que lucieron en la cancha, en medio de dimes y diretes.

"Esto será como en los viejos tiempos, habrá recuerdos gratos", avizoró O';Neal. "Kobe está jugando ahora en un nivel maravilloso. Será como en los viejos tiempos, puedo recordar -no hace tanto tiempo que ocurrió- que éramos la mejor pareja integrada jamás en este deporte. Será divertido jugar".

Ambos saldrán a la cancha como compañeros, el domingo por la noche, por primera vez desde la final de la NBA en el 2004, cuando fueron derrotados sorpresivamente por los Pistons de Detroit, dejando que se escapara otro posible título.

Ganaron tres, pero ambos dicen que pudieron haber conquistado más si hubieran permanecido juntos. O';Neal supone que los campeonatos hubieran sumado seis o siete, Bryant supuso que "muchos más", pero salvo esa discrepancia, los dos dijeron que las disputas han quedado en el pasado.

"En este deporte no vemos las cosas con rencor", dijo Phil Jackson, entrenador de los Lakers, quien dirigirá al equipo de la Conferencia del Oeste. "Las cosas evolucionaron como debían hacerlo, y la vida sigue".

Y tal como en los viejos tiempos, ambos jugadores mostraron personalidades distintas. O';Neal es siempre ameno, compartió abrazos y apretones de manos con los viejos amigos y rivales, y sonrió en su regreso al Juego de Estrellas, tras perdérselo el año pasado.

Bryant llegó 45 minutos tarde para su serie de entrevistas con la prensa, e hizo una mueca de aparente molestia cada vez que se le mencionó el nombre de O';Neal.

"Todos quieren sacar una noticia de esto, y para nosotros, el asunto no es tan importante", dijo. "No quiero revivir eso. No fue divertido para mí, de modo que no lo traeré de nuevo a la mente".

O';Neal y Bryant ganaron tres títulos seguidos, del 2000 al 2002, algo impresionante, sobre todo tomando en cuenta la energía que dedicaron a pelearse entre sí. O';Neal dijo que Bryant acaparaba el balón y nunca quería ser el número dos del equipo. Bryant reviró que el "Shaq" tenía una mala condición física y no podía confiarse en él cerca del final de los partidos.

Sin embargo, ambos aseguran que los problemas nunca fueron tan graves como los pintó la prensa.

Las diferencias se volvieron irreconciliables cuando perdieron la final del 2004. Inmediatamente después, cuando los Lakers firmaron con Bryant un contrato colosal a fin de conservar al agente libre, O';Neal decidió marcharse.

Fue cedido a Miami, donde ganó otro título dos años después, junto a Dwyane Wade. Bryant y los Lakers no pasaron de la primera ronda de los playoffs en los tres años siguientes, pero llegaron a la final la temporada pasada.

"Ahora que ambos recuerdan esto, en cierta forma extrañan lo que vivieron, y estoy seguro de que disfrutarán este fin de semana", opinó Wade.

[AP][foto: AP][r/geca]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×