De zapatero y mensajero a ídolo de las multitudes: ';Ratón'; Macías

-Aquí la última galería del ';Ratón'; Macías
 -Aquí la última galería del 'Ratón' Macías  (Foto: Notimex)
(Notimex) -

MEDIOTIEMPO | Agencias24 de Marzo de 2009

  • Una historia que termina por enseñar a toda una población

-Aquí la última galería del ';Ratón'; Macías

En su niñez fue zapatero, en su adolescencia mensajero y en su juventud un boxeador que paralizó a todo el país, un auténtico ídolo de las multitudes que creó la frase "todo se lo debo a mi mánager y a la Virgencita de Guadalupe".

Convivió con grandes figuras del deporte y del espectáculo en la década de los cincuenta, con personajes que gozaron del fervor popular, en futbol Horacio Casarín, los toreros Silverio Pérez, Lorenzo Garza, los inmortales actores Pedro Infante y Jorge Negrete, los luchadores El Santo y Gori Guerrero.

Representó a los pobres de México, a los que menos tienen, a los desposeídos. Con su carisma y sencillez llegó a los corazones de la gente, del pueblo que es finalmente quien elige a sus ídolos, a sus auténticas figuras.

Nació en Tepito, uno de los barrios "bravos" en el centro histórico de la Ciudad de México, donde se impone la ley del más fuerte, del que tiene más habilidad y fortaleza con los puños en defensa natural del hombre.

Raúl Macías Guevara, conocido en el mundo del boxeo con el sobrenombre de "Ratón", ha sido reconocido como el máximo ídolo en un deporte que ha tenido a figuras como Ricardo "Pajarito" Moreno, José "Toluco" López, Rubén "Púas" Olivares, Julio César Chávez y muchos más.

Por encima de todos, el "Ratón" Macías sobresale por su educación, sencillez, don de gente y la "estrella" con la que nació el 28 de junio de 1934, procreado por el matrimonio de los guanajuatenses Gabriel Macías y Carmen Guevara.

"La gente me considera la máxima figura del boxeo, me reconoce y admira, que es lo mas importante para el ser humano", comentó en entrevista concedida a Notimex en su hogar en la colonia Jardín Balbuena.

La casa es una réplica de la del que fuera su representante, Luis Andrade, un próspero ganadero del Estado de Hidalgo que fue patrón de Raúl, a quien empleó como office boy en sus oficinas en la calle de Lafragua 13 frente a Sanborns en Avenida Reforma. "A don Luis siempre le gustó el boxeo. Me recomendaron con él y trabajé como mensajero después de que vendí los zapatos que fabricaba mi padre en Tepito", recordó Macías con una lucidez que sorprende a sus 70 años de edad. Don Raúl decidió ingresar al boxeo para seguir los pasos de sus hermanos José y Gabriel Macías, quienes fueron profesionales pero no llegaron a destacar en esta dura disciplina que exige sacrificio, facultades y gran determinación.

"Yo les cargaba la maleta cuando peleaban y fue cuando decidí empezar en el terreno amateur hasta que fui seleccionado nacional y representé a México en Juegos Centroamericanos de Guatemala, Panamericanos de Argentina y Olímpicos de Helsinki-52, donde me robaron contra un ruso". 

Con facultades innatas, el "Ratón" aprendió lo mejor de los peleadores de su época, el gancho al hígado de Luis Villanueva "Kid Azteca", quien fue su inspiración con ese golpe que paraliza al cuerpo y otorga triunfos por nocaut.

En su etapa amateur, se dio cuenta de sus facultades y precisamente en este terreno la gente lo arropó, lo siguió y enfiló a la idolatría, con ese estilo elegante, vistoso y efectivo que lo catapultó al título mundial.

¿Por qué el apodo de Ratón?

Fija su mirada en el jardín de su hogar, en las nochebuenas con su color rojo que destacan al reflejo de los rayos solares que se filtran por las rejas. Como una película retrocede su mente para recordar una de las anécdotas de su vida y que lo marcaría para siempre en la memoria de los aficionados.

Entrenaba en el gimnasio Jordán con mi primer manager José Hernández y el entrenador el "Negro" Pérez. Se pusieron de acuerdo y me subieron con un peleador de peso completo. Don Pepe me ordenó vas a boxear con él, me pusieron los guantes y subí al ring. Frente a él hice una finta y me metí por debajo de sus piernas y la gente empezó a gritar ­Parece ratón!.

Raúl Macías tenía entonces 14 años de edad, "me gustó el mote, la gente me reconoció desde amateur como el "Ratón" y me enfiló al éxito con el estilo que tanto gustó al público".

Ni los golpes recibidos arriba del cuadrilátero, ni los fuertes entrenamientos y la disciplina que exige el boxeo lograron que Raúl "Ratón" Macías contemplara el retiro. Fue la enfermedad y fallecimiento de su madre lo que lo obligó a decir adiós del deporte que le dio la idolatría, fama y fortuna.

La "Ratonitis", ese fenómeno que provocó en las arenas el boxeador nacido en el Barrio de Tepito y que llegó al corazón de todos los aficionados, terminó de forma sorpresiva cuando Macías anunció al término de una pelea su retiro.

"Mi madrecita sufrió mucho porque dos hermanos míos también fueron peleadores profesionales y cuando enfermó decido colgar los guantes para no aumentar su sufrimiento", recordó el máximo ídolo del boxeo mexicano en su historia.

La última pelea de su carrera la sostuvo contra Ernesto Parra en febrero de 1959 en la Arena México y después de imponerse por puntos en 10 rounds, tomó el micrófono para decir que se retiraba en forma sorpresiva de la actividad que le dio gloria y reconocimiento de la afición, que se mostró escéptica con ese anuncio.

"Le prometí a mi jefecita que me iba a retirar para que estuviera tranquila y a la semana que anuncié el adiós, dejó de existir", recordó Don Raúl en la entrevista que concedió a Notimex en su hogar en la colonia Jardín Balbuena.

Con su despedida se acabó una de las etapas más recordadas en el boxeo mexicano, de su máxima figura que fue idolatrada lo mismo por hombres que mujeres, por toda la población que le depositó su fe y admiración, a quien le prendieron veladoras en cada pelea en todos los hogares del país.

Después de cinco años en el terreno amateur y ocho en el profesional, finalizó la "ratonitis", un fenómeno social que perdura hasta nuestros días y que la gente lo demuestra cuando ve en las calles de la capital a Macías y lo saluda con afecto.

"Cuando mi madre se puso muy enferma, yo pensé no se va a levantar, me retiré y a la semana ella murió. En su memoria jamás regresé pese a las ofertas de miles de pesos para que regresara. Me fui en plenitud de facultades y hasta nuestros días estoy sano", comentó.

Vestido con guayabera, la tradicional camisa yucateca que usó inspirado en el actor Pedro Infante, Don Raúl recordó que mucha gente dudó de su retiro, pero fue una decisión definitiva.

¿Si tuvo ofrecimientos de grandes bolsas, por qué ya no regresó?

Por la memoria de mi jefecita fue fácil, hubo grandes ofertas, pero no hubo dinero que cambiara mi decisión. Tenía 25 años de edad, en plenitud como boxeador. Lo más bonito es que impuse records de taquilla en provincia, en las ciudades de Tijuana, Ciudad Juárez, Monterrey, la gente abarrotaba las arenas.

Un ejemplo de su idolatría fue la pelea que sostuvo contra el estadounidense Nate Brooks en la Plaza de Toros México, llena a toda su capacidad de 55 mil aficionados, además de gente que se quedó afuera por el sobrecupo en el coso de Insurgentes.

Macías ganó a Brooks por puntos y se proclamó monarca gallo de la NBA (National Boxing Association), entonces el máximo organismo mundial y la confirmación del "Ratón" como el máximo ídolo.

Para ejemplificar el fenómeno del tepiteño, basta mencionar que Julio César Chávez, quien ganó tres títulos mundiales en diferente división y quien es considerado el mejor boxeador mexicano en la historia, no llenó la Plaza en dos ocasiones contra Miguel Angel González en 1998 y en su despedida contra Frankie Randall en mayo del 2005. Macías correspondió a la admiración de la gente al obtener el campeonato gallo de la República Mexicana a Beto Couray en 1953, el de la NBA a Brooks y el mundial al tailandés Chamroen Songkitrat, en el Cow Palace de San Francisco, California.

"Mi fama llegó a los Estados Unidos y con la promoción de George Parnassus me presenté en ese país también con grandes llenos, en el Olympic Auditorium, en Los Angeles, El Paso, San Antonio, Hollywood, en varias ciudades", señaló.

La idolatría de Macías la vivieron los compatriotas que residieron en Estados Unidos y con los llenos en las Arenas, las grandes bolsas para el tepiteño. Fue entrenado por Don Pancho Rosales y promocionado por Parnassus.

"Gané buen dinero de aquellos tiempos, fui el mejor cobrando porque se llenaban las plazas. Esta casa la pude construir con parte de la bolsa de Nate Brooks que fue de 80 mil pesos, un dineral en 1954".

El "Ratón" acabó en esa época con tabú, cuando se indicaba que tenía que pagar el 33 por ciento de su bolsa al manager, Macías sólo pagaba el 15 por ciento, "mis entrenadores metían a dos o tres peleadores de su establo y con esos porcentajes se emparejaban".

Sus ganancias las invirtió en la compra de terrenos en la Jardín Balbuena, que empezó a fraccionarse después de ser granjas o milpas, en Lago de Guadalupe en el estado de México en su mejor época deportiva que comprendió entre 1954 y 57.

Cuestionado de su mejor bolsa, contestó de inmediato, "fue contra Alphonse Halimi en la ciudad de Los Angeles por el título mundial gallo en el Wrigley Field. Cobré 50 mil dólares con el cambio a 8.50 pesos por dólar".

La fama y fortuna no cambiaron su carácter. Siguió siendo una persona sencilla, dedicado cien por ciento al deporte y que no fue atraído por vicios pese a las invitaciones de pseudoamigos.

"La educación de mis padres fue definitiva para que no cayera en vicios como el "Pajarito" Moreno y el "Toluco" López y por eso la gente siempre me recordar con cariño, no fui ni mujeriego ni parrandero".

Después de su imprevisto retiro del boxeo a los 25 años de edad y cuando se encontraba en la idolatría de los aficionados, Raúl "Ratón" Macías incursionó como actor y dirigente deportivo.

Don Raúl "explotó" la imagen que logró sobre los cuadriláteros y al colgar los guantes, se dedicó a filmar películas con mensaje a la juventud, telenovelas alternando con las actrices Anabel Gutiérrez y Ana Bertha Lepe y como dirigente deportivo.

En su filmoteca se encuentra "Buscando un Campeón: El Ratón", con enseñanzas para que los jóvenes no caigan en las redes de los vicios, "los golpes en el box no hacen daño, son las drogas y el alcohol lo que perjudica, pero si tienes carácter no hay problema".

El "Ratón" Macías, quien en su niñez vendió zapatos en Tepito y en su adolescencia fue mensajero, seguía fresco en la memoria de los aficionados que lo idolatraron y siguieron en su trayectoria boxística y de la que se retiró por la enfermedad y muerte de su mamá Carmen Guevara.

Con la "cosquillita" de seguir ligado al deporte, incursionó en la política, "siempre fui priísta, dirigí el deporte a nivel nacional con el Partido Revolucionario Institucional en los estados y tuve contactos con gobernadores, diputados, con presidentes de la República Mexicana".

En las paredes de su amplia casa están colocados cuadros con fotografías que corroboran sus palabras, la mayoría en blanco y negro donde aparece el "Ratón" con grandes personajes de la política, espectáculos y deportes.

¿Por qué incursionó en la política?

Fui diputado suplente en 1959 por iniciativa mía. Esa faceta la viví intensamente porque la gente acudía a los actos de campaña recordando mis logros en el boxeo y es una etapa de grandes satisfacciones.

Don Raúl se observa saludando al ex presidente Adolfo López Mateos, "el fue boxeador en su juventud y como Primer Mandatario acudió a mis peleas en la Plaza de Toros México y El Toreo, aunque nunca tuve oportunidad de dedicarle una pelea". En orden cronológico, aparece en fotos con los ex presidentes de México, Gustavo Díaz Ordaz, Luis Echeverría, José López Portillo, Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo.

En la farándula con Rodolfo de Anda, Pedro Vargas, Lilia Prado, Amalia Mendoza, Olga Breeskin, Amparo Rivelles, Gaspar Henaine "Capulina", Thelma Tixou, con los toreros Silverio Pérez, el beisbolista Beto Avila.

Con figuras deportivas como Joaquín Capilla, Hugo Sánchez, el futbolista Enrique Borja y los comunicadores Jacobo Zabludovsky y Pedro Ferriz.

En boxeo aparece con Rubén "Púas" Olivares, Rafael Herrera, Ray Sugar Robinson "el mejor peleador en la historia", el legendario Muhammad Alí, ambos marcando un golpe al mentón, "Chango" Casanova, entre otros.

Para Macías, ferviente religioso de la Virgen de Guadalupe, una de las fotos más especiales en la sala de su hogar es cuando viajó a Roma y aparece con el Papa Pío XII en 1957, entonces máximo representante de la iglesia católica.

"La idolatría de la gente perduró y eso me permitió incursionar en otras actividades ajenas al boxeo. Siempre estar, agradecido por los aficionados porque esa muestra de cariño no se compra con dinero", acotó.

Después de los pasajes al espectáculo y la política, la entrevista regresa al boxeo y la situación actual del deporte que vive su peor época en la capital, "no hay figuras en nuestro deporte porque los peleadores carecen de entrenadores".

¿Qué solución propone para que resurja el boxeo mexicano?

La clave está en el boxeo amateur, por lo que se deben programar torneos aficionados. Los jóvenes se matan en el gimnasio por la inactividad y los aleja de la sala de prácticas.

En el terreno profesional, el "Ratón" Macías añora a los mejores promotores de su época, a George Parnassus en el extranjero y Miguel de la Colina en México, quien trabajó con la empresa de la familia Lutteroth.

A sus 70 años de edad, Raúl Macías es recordado por dirigentes deportivos y cumple invitaciones a inauguraciones de eventos, funciones y actos deportivos.

"La gente me saluda, es lo bonito el recuerdo de la gente y eso siempre lo tendré presente mientras viva", finalizó el "Ratón", máximo ídolo del boxeo mexicano, quien falleció el lunes 23 de marzo del 2009 a los 74 años de edad por un paro respiratorio en el hospital 20 de Noviembre de la ciudad de México. Descanse en Paz el ídolo Raúl Macías.

-Aquí la última galería del ';Ratón'; Macías

[ntx][foto: Mexsport][r/geca]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×