El puertorriqueño Cotto quiere resolver controversia con su tío &#039en...

El Campeón welter puertorriqueño Miguel Cotto dijo hoy que sus Abogados y los de su tío y ex entrenador, Evangelista Cotto, están "en la mejor disposición" de resolver el caso de agresión que...
El Campeón welter puertorriqueño Miguel Cotto dijo hoy que sus Abogados y los de su tío y ex entrenador, Evangelista Cotto, están "en la mejor disposición" de resolver el caso de agresión que ambos protagonizaron el pasado miércoles.
 El Campeón welter puertorriqueño Miguel Cotto dijo hoy que sus Abogados y los de su tío y ex entrenador, Evangelista Cotto, están "en la mejor disposición" de resolver el caso de agresión que ambos protagonizaron el pasado miércoles.  (Foto: Notimex)
San Juan, Puerto Rico (Reuters) -
  • Ambos comenzaron a discutir y se golpearon mutuamente

El Campeón welter puertorriqueño Miguel Cotto dijo hoy que sus Abogados y los de su tío y ex entrenador, Evangelista Cotto, están "en la mejor disposición" de resolver el caso de agresión que ambos protagonizaron el pasado miércoles tras un entrenamiento del boxeador.

"Esta es una situación desafortunada y estamos todas las partes en la mejor disposición de resolverlo en familia y en la intimidad de nuestro hogar", señaló el púgil en un comunicado de prensa, luego de acudir el lunes junto a sus padres al tribunal de Caguas, ciudad aledaña a San Juan, tras comparecer ante la Fiscalía.

Según las autoridades, la controversia surgió cuando el boxeador culminó el miércoles la preparación para la pelea del próximo 13 de junio frente al ghanés Joshua Clottey, en el Madison Square Garden de Nueva York, y le comentó a su tío que trasladaría el entrenamiento al estado de Florida, lo que le molestó a éste.

Ambos comenzaron a discutir y se golpearon mutuamente, pero Evangelista Cotto se llevó la peor parte al sufrir una fractura en el hueso nasal, y un trauma cervical y en el pecho, de acuerdo con las fuentes oficiales.

Luego del incidente, Evangelista visitó uno de los apartamentos del púgil, donde supuestamente le ocasionó daños y rompió un cristal de un vehículo de lujo.

Tras la trifulca, el deportista anunció que su tío no continuaría como su entrenador.

El boxeador (31-1), de 28 años, dijo que la situación es "un asunto familiar y muy personal", por lo que le pidió a la prensa "el espacio y respeto" a su privacidad.

"Esta semana estaré dialogando con mi equipo de trabajo sobre mi esquina", concluyó.

Desde hace varios años, la relación entre el boxeador y el técnico se había visto deteriorada por el distanciamiento de ambos durante los entrenamientos y las ruedas de prensa.

El púgil puertorriqueño estará este martes en Nueva York junto a Clottey para dar más detalles sobre la pelea de junio.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×