Miguel Cotto habló de un &#039nuevo comienzo&#039

Con un combate de unificación dentro de dos meses, Miguel Cotto anunció el martes que su nutricionista Joe Santiago será su nuevo entrenador y que de ahora en adelante entrenará fuera de su natal...
Con un combate de unificación dentro de dos meses, Miguel Cotto anunció el martes que su nutricionista Joe Santiago será su nuevo entrenador y que de ahora en adelante entrenará fuera de su natal Puerto Rico.
 Con un combate de unificación dentro de dos meses, Miguel Cotto anunció el martes que su nutricionista Joe Santiago será su nuevo entrenador y que de ahora en adelante entrenará fuera de su natal Puerto Rico.
Nueva York, EUA -
  • De ahora en adelante entrenará fuera de Puerto Rico

Con un combate de unificación dentro de dos meses, Miguel Cotto anunció el martes que su nutricionista Joe Santiago será su nuevo entrenador y que de ahora en adelante entrenará fuera de su natal Puerto Rico.

El Campeón welter de la Organización Mundial de Boxeo procuró voltear la página por el escándalo desatado por el incidente de la semana pasada que terminó en un cruce de golpes con su tío y entrenador, Evangelista Cotto, a quien despidió.

"Esto para mí es un nuevo comienzo en mi carrera", declaró Cotto al referirse a la perspectiva a su primer cambio de entrenador en 18 años de trayectoria en los tinglados.

Cotto habló en una rueda de prensa en el Madison Square de Garden de Nueva York, donde el 13 de junio se las verá con el ghanés Clottey, actual monarca de la Federación Internacional de Boxeo.

Pero la atención se enfocó en el incidente acaecido en su ciudad natal de Caguas el miércoles pasado, cuando el Campeón entregó a su tío un plan de entrenamiento. Pero Evagelista Cotto no estuvo de acuerdo y la discusión desembocó en golpes.

Según versiones de prensa, más tarde, el entrenador llegó hasta un apartamento del boxeador y arrojó un bloque de cemento contra el vehículo Jaguar último modelo de su sobrino, rompiéndole el cristal del lado derecho. Cotto anunció inmediatamente que su tío ya no formará parte de su esquina.

"Es un asunto de familia y prefiero que todo se mantenga privado", afirmó Cotto a los periodistas.

Tanto Cotto como el tío dijeron el lunes en Puerto Rico que no están interesados en seguir con el caso penal relacionado con el incidente de violencia, aunque la Fiscal a cargo señaló que continuará con la pesquisa.

Al respecto, Cotto expresó confianza que las autoridades llegarán a entender que "ninguno de los dos quieren seguir con el proceso".

También defendió las credenciales de Santiago, cuyo nombramiento resultó sorpresivo al considerarse sus limitaciones en cuanto a manejo táctico.

"Ha sido parte de mi equipo por varios años y me conoce", dijo Cotto. "Estuvo casi siete años trabajando con Evangelista", afirmó.

Tampoco se mostró temeroso que el cambio de guía le afecte arriba del ring.

"Voy a seguir siendo el mismo boxeador de siempre. Creo tener la suficiente capacidad como profesional para poder ignorar los problemas", sostuvo.

Aparte del nuevo entrenador, el otro cambio radical es que establecerá su campo de entrenamiento en Tampa, Florida.

"Quiero alejarme de las distracciones en Puerto Rico y concentrarme sólo en los entrenamientos", sostuvo.

Cotto señaló que un nuevo entorno le permitirá sacarse "mucha presión de encima".

Cuando un reportero le preguntó de dónde venía esa presión, el púgil pareció hacer una velada al tío al referirse a una "muy mala relación".

Se había ventilado que Cotto y su tío mantenían desde hace un par de años una relación tensa por varias discrepancias, aunque ambos lo habían negado constantemente a la prensa.

Ahora afronta un desafío de mucho cuidado ante Clottey, aunque podrá contar con el aliento que suele recibir al pelear en Nueva York. Será la cuarta vez en cinco años en que Cotto se subirá al ring del Garden en la víspera del Desfile Puertorriqueño en la Gran Manzana.

Cotto (33-1, 27 nocauts) afirmó que Clottey (35-2, 21 nocauts) es un "verdadero guerrero" y que tiene ocho semanas para ponerse listo con miras a un duelo "sin cuartel".

Clottey, quien no pelea desde que el pasado agosto venció por nocaut técnico en el noveno round a Zab Judah para alzarse con el cetro de la FIB, se mostró entusiasmado por la oportunidad de disputar el combate más importante de su carrera.

"Le tengo que dar las gracias a Miguel", dijo Clottey. "Siempre me estoy quejando de la gente que me rehuyen. Todavía no puedo creer que haya aceptado pelear conmigo. Eso dice mucho de que es boxeador con clase".

Ambos comparten un rival en común, ya que sucumbieron ante el mexicano Antonio Margarito.

"Yo sé que puede asimilar sus golpes", sostuvo Cottley. "Pero lo que no sé es si Miguel Cotto sabe si podrá aguantar los míos".

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×