Baffert podría volver a ganar en Kentucky

Bob Baffert tuvo tanto éxito en sus primeros años en el Derby de Kentucky que pensaba que todo seguiría igual para siempre. Tres triunfos en seis años era suficiente para creerlo, pero el karma lo...
Bob Baffert tuvo tanto éxito en sus primeros años en el Derby de Kentucky que pensaba que todo seguiría igual para siempre. Tres triunfos en seis años era suficiente para creerlo, pero el karma lo alcanzó y lo obligó a ver las cosas con más humildad.
 Bob Baffert tuvo tanto éxito en sus primeros años en el Derby de Kentucky que pensaba que todo seguiría igual para siempre. Tres triunfos en seis años era suficiente para creerlo, pero el karma lo alcanzó y lo obligó a ver las cosas con más humildad.
Louisville, Kentucky, EUA -
  • Bob Baffert espera cambiar su suerte el sábado

Bob Baffert tuvo tanto éxito en sus primeros años en el Derby de Kentucky que pensaba que todo seguiría igual para siempre. Tres triunfos en seis años era suficiente para creerlo, pero el karma lo alcanzó y lo obligó a ver las cosas con más humildad.

Espera cambiar su suerte el sábado, cuando ensille a Pioneerof the Nile, que aparece empatado en segundo lugar en las apuestas. El potro es el primer contendiente serio al título que presenta Baffert desde que éste ganó su tercer Derby en el 2002.

"Es un luchador", dijo el entrenador.

Y por primera vez en algún tiempo, Baffert también parece tener probabilidades de ganar.

"He estado obsesionado con el Derby, pero ¿cómo puede uno no estarlo? Cualquier entrenador que no desee ganar el Derby necesita buscarse otro trabajo", afirmó.

Baffert casi ganó la carrera hípica más famosa de Estados Unidos al intentarlo por primera vez en 1996. Cavonnier perdió por una nariz frente a Grindstone y su entrenador D. Wayne Lukas. El resultado desató una rivalidad entre el veterano preparador y el insolente recién llegado.

"Hubo una época en que simplemente no nos soportábamos", dijo Baffert. "El elevó el nivel y yo intentaba alcanzarlo".

No le llevó mucho tiempo. Baffert ganó al año siguiente con Silver Charm y repitió en 1998 con Real Quiet.

"Yo mismo me malcrié", señaló. "Estaba llegando a un punto en que pensaba, 'Oh, esto es fácil'".

Pero no fue así.

Baffert continuó hallando formas para presentarse a la carrera cada primer sábado de mayo, y en todas esas ocasiones no logró ubicarse ni siquiera cerca del círculo de ganadores.

"He estado en el paddock y he ensillado caballos y simplemente no sentía nada", dijo. "Le dije a mi esposa Jill: 'No voy a traer un caballo aquí si siento que no tengo oportunidad (de ganar)'. No es divertido, punto".

Baffert tocó fondo en el 2001 después que Point Given, quien partió como el favorito por 9-5, estaba en segundo lugar en la vuelta previa a la recta final y terminó quinto. Su otro caballo, Congaree, iba ganando por un cuarto de milla sólo para ser derrotado por cuatro cuerpos. En el 2002 eligió a War Emblem tres semanas antes del Derby y el potro se apuntó un triunfo en el que encabezó la carrera desde la salida hasta la meta, con lo que por fin Baffert pudo regresar a un sitio familiar para él y a la alegría de levantar esa copa de oro.

"Cada vez que ganas uno, es como ganar el primero", señaló. "Toda tu vida pasa frente a ti".

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×