Los Rockets jugaron mejor sin Ming y &#039Big Baby&#039 Davis salvó a los...

Muy pocos podían imaginarse que Rockets después de quedarse, por lesión, sin el pívot chino Yao Ming, su jugador franquicia, podrían tener la posibilidad de conseguir ganar a Lakers y mucho menos...
Muy pocos podían imaginarse que Rockets después de quedarse, por lesión, sin el pívot chino Yao Ming, su jugador franquicia, podrían tener la posibilidad de conseguir ganar a Lakers y mucho menos que lo hiciesen dando una exhibición.
 Muy pocos podían imaginarse que Rockets después de quedarse, por lesión, sin el pívot chino Yao Ming, su jugador franquicia, podrían tener la posibilidad de conseguir ganar a Lakers y mucho menos que lo hiciesen dando una exhibición.
EUA (Reuters) -
  • Tanto Rockets como Celtics encontraron la manera de conseguir los triunfos

Muy pocos podían imaginarse que los Rockets de Houston después de quedarse, por lesión, sin el pívot chino Yao Ming, su jugador franquicia, podrían tener la posibilidad de conseguir ganar a Los Angeles Lakers y mucho menos que lo hiciesen dando una exhibición de buen baloncesto.

Tampoco los Celtics de Boston se esperaban que el alero "Big Baby", el jugador que ha ocupado el puesto del lesionado Kevin Garnett, se convirtiese, en la serie ante los Magic de Orlando, en el encestador más efectivo y decisivo del equipo.

Tanto los Rockets como los Celtics encontraron la manera de conseguir los triunfos que les permitieron empatar a 2-2 sus respectivas eliminatorias de las Semifinales de Conferencia.

La combinación mortífera del base Aaron Brooks y el escolta Shane Battier fue la clave que permitió a los Rockets vencer por 99-87 a los Lakers en el cuarto partido de las Semifinales de la Conferencia Oeste para volver de nuevo a Los Angeles a disputar el martes el quinto de la serie al mejor de siete.

Brooks, con 34 puntos (12-20 tiros de campo, incluidos 4-9 triples y 6-6 desde la línea de personal), su mejor marca como profesional, se convirtió en el gran líder de los Rockets, que sin Ming, fueron superiores de principio a fin.

El entrenador Rick Adelman eligió al ala-pívot Chuck Hayes para ocupar el puesto de Ming, mientras que Battier hizo de primera opción ofensiva con los triples que iban a hundir a los Lakers.

Battier jugó también su mejor partido de la Fase Final, tanto en ataque, consiguió 23 puntos (6-12, incluidos 5-10 triples y 6-6), como en defensa, anuló al escolta estrella de los Lakers, Kobe Bryant (15 puntos, 13 en la primera parte).

Mientras que el alero argentino Luis Scola fue también otro de los grandes artífices del triunfo de los Rockets al aportar su poder físico bajo los aros y conseguir un doble-doble de 14 rebotes, líder del equipo, con 11 puntos (4-11 y 3-6), en 32 minutos que estuvo en el campo.

El alero Ron Artest y Hayes también aportaron 10 y 9 rebotes, respectivamente, para que los Rockets llegasen a 43 por 37 de los Lakers.

Hayes, que hizo una gran labor defensiva sobre el ala-pívot español Pau Gasol en la primera parte, también recuperó cuatro balones, dio dos asistencias y puso un tapón.

Los Rockets, que sólo perdieron 10 balones por 11 de los Lakers, tuvieron al base Kyle Lowry como su mejor jugador del banquillo al aportar 12 puntos (5 de 8 tiros de campo y 2-2 desde la línea de personal) para completar la exhibición del equipo de Houston.

De los Lakers, que también perdieron al alero Lamar Odom, con lesión en la espalda, sólo Gasol se salvó al conseguir 30 puntos y nueve rebotes, líder del equipo en ambos apartados, pero su aportación se dio cuando el partido estaba ya decidido a favor de los Rockets.

No hay ninguna duda que los Celtics de Boston caminan en la defensa de su título de Campeones de Liga en medio del dramatismo y el suspenso de sus respectivas series de la Conferencia Este y en el cuarto partido de las Semifinales ante los Magic tuvieron al alero Davis como héroe.

Más conocido como "Big Baby", Davis, no sólo ha reemplazado con garantía al estelar Garnett, sino que además con su canasta en la última décima de segundo del partido permitió a los Celtics ganar por 94-95 para empatar a 2-2 la serie al mejor de siete y recuperar la ventaja de campo.

La acción de Davis salvó a los Celtics de regresar a su campo del Northbank Garden, de Boston, con una desventaja adversa de 1-3 que les hubiese puesto al borde del abismo de la eliminación, mientras que ahora recuperan todas las posibilidades de estar de nuevo en las Finales de la Conferencia Este.

La serie regresa a Boston, donde el martes se jugará el quinto partido y volverá de nuevo, el viernes, a Orlando para el sexto.

Davis, que tenía promedio de 10,6 puntos en los tres partidos anteriores esta vez surgió con 21 tantos y seis rebotes, para ser el segundo máximo encestador, sólo superado por Paul Pierce que llegó a las 27 anotaciones (9 de 15 tiros de campo).

Pero la aportación de "Big Baby" fue decisiva en el cuarto periodo cuando anotó siete de los 16 puntos que lograron los Celtics y capturó cinco rebotes después que los Magic remontaran al conseguir 23 tantos.

Antes el base Rajon Rondo había hecho también su trabajo al aportar 21 puntos, 14 rebotes y dos asistencias para los Celtics que completaron el tercer periodo con parcial de 71-79.

El pívot Kendrick Perkins se apuntó al doble-doble de 12 tantos con 13 rebotes, mientras que el escolta Ray Allen, estuvo en su línea de inconsistencia ofensiva al quedarse con 12 anotaciones (6 de 13 tiros de campo).

Los Celtics que tuvieron un 52 por ciento de acierto en los tiros de campo, se pusieron con marca de 4-0 cuando en los partidos de la Fase Final han superado el 40 de porcentaje.

Pero fallaron en los triples al quedarse con sólo el 10 por ciento (1-10) y en las personales llegaron al 66 (18 de 27).

El pívot Dwight Howard aportó 23 puntos con 17 rebotes para conseguir su vigésimo doble-doble como profesional en la Fase Final y fue de nuevo el líder en el ataque de los Magic.

Mientras que el alero Rashard Lewis lo apoyó con 22 tantos, pero el equipo se quedó con sólo un 40 por ciento de acierto en los tiros de campo y el 18 en los triples (5-27).

El entrenador de los Magic, Stan van Gundy, admitió que sus jugadores ejecutaron la acción defensiva exactamente cómo él la había planeado, al quitarle el balón a Pierce y a Allen.

"La única persona que cometió un error en la última jugada fui yo", declaró Van Gundy. "Cumplieron con lo que había establecido y el que nos sorprendió a todos fue Davis".

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×