GP de Mónaco siente la crisis económica

La carrera más famosa de la Fórmula Uno, el Gran Premio de Mónaco, está sintiendo el efecto de la crisis económica mundial.
 La carrera más famosa de la Fórmula Uno, el Gran Premio de Mónaco, está sintiendo el efecto de la crisis económica mundial.
Mónaco -
  • El jueves se vieron gradas vacías

Las gradas están vacías, hay habitaciones de hotel disponibles, y las taquillas no se vendieron. La carrera más famosa de la Fórmula Uno, el Gran Premio de Mónaco, está sintiendo el efecto de la crisis económica mundial. La Fórmula Uno llega al principado de Mónaco, uno de los estados más ricos del mundo, por 67ma ocasión. Pero el ambiente es distinto este año. Aunque como siempre estarán las estrellas de cine y modelos tomando en sol en lujosos yates, la crisis ha afectado al paraíso fiscal en el que viven muchos pilotos de Fórmula Uno. El jueves se vieron gradas vacías frente al muelle en el primer día de práctica, y miles de las 45.000 taquillas estaban disponibles el viernes para la carrera del domingo. "Estuve en el muelle esta semana y ciertamente hay menos botes que en otros años", dijo el piloto de Williams, Nico Rosberg, quien ha vivido en Mónaco desde que tenía cuatro años. "Todos en Mónaco están afectados por la crisis. Probablemente la mayoría de los ricos que viven aquí han perdido una gran cantidad de dinero". Varios pilotos han notado una merma comparado con el año pasado, cuando el presidente del club automotriz de Mónaco, Michel Boeri, dijo que el organismo recaudó 140 millones de dólares de sus actividades, que incluyen un famoso rally. Boeri espera que los ingresos disminuyan entre 20-22% este año. En esta ocasión, es mucho más fácil recorrer los pequeños callejones en el centro de la ciudad, detrás de la grada principal donde la gente parece estar más interesada en las compras que en la carrera. "En la primera carrera en España vimos una gran diferencia. La gente está gastando en cosas más baratas en vez de comprar muchos productos", dijo Genevieve Blouin, encargado de las tiendas oficiales de Ferrari en cada una de las 17 carreras de la temporada. "Están ahorrando". Los precios no han disminuido en las tiendas de souvenirs, y los equipos de Fórmula Uno venden gorras por 30 euros (42 dólares) o camisetas por 65 euros (90 dólares). Tampoco han bajado los precios de las habitaciones en la famosa curva del casino, una parte del circuito en la que los bólidos pasan frente a una serie de hoteles de cinco estrellas. Algunas de estas habitaciones, al igual que los apartamentos que se alquilan, están vacías ya que las compañías no quieren pagar los altos precios. El periódico local tiene anuncios de apartamentos para la renta, y las habitaciones en el hotel L'Hermitage, una hospedería de cinco estrellas, cuestan 7.900 euros por cuatro noches (11.025 dólares). "No hay nadie. Es un año terrible", dijo Yves, un taxista de 42 años que sólo dio su primer nombre. "El año pasado había mucha más gente".

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×