James llevó a Cavaliers al tercer partido en Orlando

El portentoso triple de LeBron James en el último instante que empató la Final de la Conferencia del Este en el segundo partido fue repetido incontables veces por televisión el sábado desde...
El portentoso triple de LeBron James en el último instante que empató la Final de la Conferencia del Este en el segundo partido fue repetido incontables veces por televisión el sábado desde Cleveland y hasta Orlando.
 El portentoso triple de LeBron James en el último instante que empató la Final de la Conferencia del Este en el segundo partido fue repetido incontables veces por televisión el sábado desde Cleveland y hasta Orlando.
Orlando, Florida, EUA -
  • Los jugadores del Magic se preguntaban cómo pudo haber ocurrido

El portentoso triple de LeBron James en el último instante que empató la Final de la Conferencia del Este en el segundo partido fue repetido incontables veces por televisión el sábado desde Cleveland y hasta Orlando.

En las mentes de los aficionados de los Cavaliers se sucedían las imágenes del balón entrando en el aro con la victoria, y los jugadores del Magic se preguntaban cómo pudo haber ocurrido.

"Resulta difícil cuando tienes que llegar a casa y verlo en la televisión una y otra vez", lamentó el pivot Dwight Howard del Magic. "Sé que no podré dormir, y el resto de mis compañeros no podrán dormir".

El lanzamiento no solamente sacó a los Cavaliers de un hoyo casi irremontable de 0-2, sino que ya es catalogado como el momento más estupendo en la historia deportiva de Cleveland. Sólo hay un inconveniente para los Cavaliers.

"Eso pasó y se acabó", puntualizó James.

Con toda la emoción y el dramatismo que envolvió la fascinante y agónica anotación, los Cavaliers tienen mucho que resolver si quieren adjudicarse la ventaja de local cuando la serie vaya a Orlando para el tercer partido el domingo.

El Magic reventó a su defensiva, expuso sus deficiencias y redujo un déficit de dos dígitos por segundo partido en fila. Ahora, el primer preclasificado de la NBA se dirige a Orlando, donde perdió dos partidos esta temporada, incluyendo la vapuleada por 29 puntos en abril luego de estar abajo hasta por 41.

Un lanzamiento parece echar eso casi al olvido.

"Ir de visita, a un segundo de estar abajo 0-2, en camino a Orlando y a cero segundos el lanzamiento entra para estar 1-1 en camino de visita, es un buen sentimiento", dijo James. "Podemos conservar el impulso".

El Magic se quedó con una sensación demasiado conocida.

Increíblemente es la cuarta ocasión en esta Postemporada en que han perdido en los últimos segundos, aunque parece improbable que sigan acongojados.

Orlando respondió bien en las tres veces anteriores de los Playoffs, pues ganaron los partidos siguientes contra Filadelfia y casi vencieron a los Celtics pues despilfarraron un ventaja amplia en el cuarto período.

"¿Cuántas veces se me ha preguntado eso en la Postemporada?", dijo el entrenador del Magic, Stan Van Gundy, sobre la eventual reminiscencia por las derrotas agónicas. "En el primer partido en Filadelfia perdimos al momento de la chicharra. ¿Habrá reminiscencia? Bueno, En el tercer partido en Filadelfia, nos vencieron en la chicharra. ¿Habrá reminiscencia? En el cuarto partido contra Boston, ¿habrá reminiscencia? Digo, lo he escuchado en toda la Postemporada".

Orlando ha comenzado lentamente los dos primeros partidos, y Cleveland podría no tener mucho respiro el domingo en la Arena Amway, donde el Magic suele empezar veloz.

"No se pueden librar los Playoffs sin tener algunos botes de suerte aquí o allá", dijo el entrenador de Cleveland, Mike Brown. "Ellos tienen un, entre comillas, bote de suerte en el primer partido, se podría decir que es el tiro de Rashard (Lewis). Nosotros tuvimos uno en el segundo partido. Ahora preparémonos para el tercer partido".

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×