Lakers vino de atrás y ganó el cuarto juego de la Serie Final

Los Lakers de Los Angeles se llevaron el cuarto juego de la Serie Final de la NBA al ganar 99-91 a Orlando Magic en un partido que se fue a tiempo extra y tuvo un final dramático. Con esta...
Los Lakers de Los Angeles se llevaron el cuarto juego de la Serie Final de la NBA al ganar 99-91 a Orlando Magic en un partido que se fue a tiempo extra y tuvo un final dramático. Con esta victoria, los Lakers se ponen a un sólo juego del título.
 Los Lakers de Los Angeles se llevaron el cuarto juego de la Serie Final de la NBA al ganar 99-91 a Orlando Magic en un partido que se fue a tiempo extra y tuvo un final dramático. Con esta victoria, los Lakers se ponen a un sólo juego del título.
Florida, Estados Unidos -
  • En la prórroga, Lakers fue superior

Los Lakers de Los Angeles se llevaron el cuarto juego de la Serie Final de la NBA al ganar 99-91 a Orlando Magic en un partido que se fue a tiempo extra y tuvo un final dramático. Con esta victoria, los Lakers se ponen a un sólo juego para ser los Campeones de la NBA. Cuando todo parecía que Orlando ganaría el encuentro, una falla ofensiva en los últimos segundos del encuentro le dio la oportunidad a Lakers, que con un gran triple de Fisher mandaron el partido a tiempo extra.

"Mis compañeros y entrenadores no dejaron de darme la confianza para seguir creyendo en mí mismo"

En la prórroga, Lakers fue superior y aunque el duelo se encontraba empatado, se veía más fuerte y sólido para llevarse el triunfo. Al final, otro gran triple de Fisher le dio la ventaja a Lakers, misma que no perderían para ganar el cuarto juego de la Serie Final.

Kobe Bryant quedó a un partido de ganar el título de la NBA que puede considerar propio y fue su compañero Derek Fisher quien se encargó de ponerlo en esa situación.

Fisher mandó el partido al tiempo agregado al convertir un triple cuando quedaban 4,6 segundos en el tiempo regular y luego convirtió otro tiro de tres cuando restaban 31,3 segundos en el agregado, para darle a los Lakers una ventaja que sería irrevocable.

Es la primera vez desde 1984, cuando se enfrentaron los Lakers de Magic Johnson y los Celtics de Larry Bird, que dos partidos de la Serie Final se han ido al tiempo extra.

A falta de 4,6 segundos en el tiempo reglamentario, Fisher, conocido por convertir en situaciones de alta tensión, empató el partido 87-87 con un triple por encima de la marca de Jameer Nelson y silenció a los fanáticos locales.

"Estaba pensando en tomar la pelota y observar cuál era la situación, pero Nelson me dio mucho espacio y a mí me gusta lanzar esos triples", dijo Fisher. "Aunque no los estaba convirtiendo, sentí que podía hacer éste. Me sentí bien al ayudar al equipo de esa forma".

Fisher había fallado en cinco intentos de tres puntos, pero embocó un tiro inolvidable.

"Mis compañeros y entrenadores no dejaron de darme la confianza para seguir creyendo en mí mismo", dijo Fisher.

Al igual que en el segundo partido de la serie, Orlando tuvo una última oportunidad para ganar antes de ir a tiempo extra, pero el francés Mickael Pietrus se vio tuvo que hacer a un tiro forzado que no entró.

Al terminar el partido, Bryant, que intenta ganar su primer título sin Shaquille O'Neal como compañero, miró al golfista Tiger Woods en las gradas y se limpió el sudor de la frente en señal de alivio. Fisher, que ha salvado a los Lakers en muchos partidos importantes, levantó los brazos en señal de triunfo.

Bryant aportó 32 puntos, ocho asistencias y siete rebotes para los Lakers, que pueden consagrarse campeones si ganan el quinto partido el domingo en Orlando.

Trevor Ariza y el español Pau Gasol aportaron 16 cada uno para Los Angeles, que se recuperó tras ir perdiendo por 12 puntos después de la primera mitad. Ariza hizo 13 de los 30 puntos de los Lakers en el tercer período.

"Logró jugadas importantes", dijo Bryant de Ariza. "Mantuvo los espacios abiertos en la cancha y embocó sus tiros".

Ariza no había convertido en la primera mitad, pero en el tercer período casi hizo más puntos que todos los jugadores del Magic. También marcó con solidez al turco Hedo Turkoglu.

"De verdad nos dio mucha energía en la segunda mitad", dijo el entrenador de los Lakers, Phil Jackson. "Necesitábamos todo lo que nos pudiera dar".

Irónicamente, Orlando había transferido a Ariza en parte porque no lo consideraba un buen tirador.

"No lloro por el pasado ni me preocupo por lo que no se puede cambiar", dijo Ariza. "Sólo me concentro en mi equipo y en ganar el campeonato".

Dwight Howard estuvo magnífico en toda la cancha, excepto en la línea de tiros libres. Logró 16 puntos, 21 rebotes y, en un récord para las finales, nueve tapas, pero sólo convirtió 6 de 14 tiros libres y falló dos cuando faltaban 11,1 segundos en el tiempo regular. Así, el Magic dejó pasar otra vez la oportunidad de cerrar el partido dentro de los 48 minutos.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×