Barnes fijó récord de 36 hoyos en US Open

Ricky Barnes fijó un récord para los primeros 36 hoyos del US Open con marcador total de 132, ocho bajo par, al completar el sábado su segunda ronda con tres birdies en nueve hoyos.
Ricky Barnes fijó un récord para los primeros 36 hoyos del US Open con marcador total de 132, ocho bajo par, al completar el sábado su segunda ronda con tres birdies en nueve hoyos.
 Ricky Barnes fijó un récord para los primeros 36 hoyos del US Open con marcador total de 132, ocho bajo par, al completar el sábado su segunda ronda con tres birdies en nueve hoyos.
Nueva York, Estados Unidos -
  • Acertó un birdie de 14 metros en el hoyo ocho, de par tres.

Ricky Barnes fijó un récord para los primeros 36 hoyos del US Open con marcador total de 132, ocho bajo par, al completar el sábado su segunda ronda con tres birdies en nueve hoyos. El estadounidense, a quien le llevó seis años llegar a la gira de la PGA y que aún no figura entre los primeros 40 este año, acertó un birdie de 14 metros en el hoyo ocho, de par tres, y luego consiguió otros dos hoyos en par para concluir la segunda ronda con una tarjeta de 65, cinco bajo par.

"Si me hubiesen dicho que estaría en ocho bajo par y sólo con ventaja de un golpe, yo hubiese contestado, 'están bromeando" El resultado de Barnes no sólo le dio el liderato y una ventaja de un golpe sobre Lucas Glover. También fue el mejor desempeño en 36 hoyos en los 109 años de historia del US Open. El récord anterior en 36 hoyos era 133, que Jim Furyk y Vijay Singh lograron en 2003 en el campo Olimpia Fields. "Es fabuloso", dijo Barnes. "Obviamente al comienzo de la semana uno no pensaba que era posible lograr esa puntuación. Obviamente el movimiento de algunos tees y la suavidad de los greens ayudó. Y obviamente la forma en que le pegué a la pelota fue probablemente lo más impresionante en los primeros 36 hoyos". El torneo, que recién el sábado concluyó la segunda ronda, vio el comienzo de la tercera pero la competencia fue suspendida por lluvia alrededor de las 19:00 horas locales. La tercera ronda se reanudará en la mañana del domingo. Barnes ha atinado a 31 de 36 greens esta semana, mientras que el resto de los competidores ha conseguido acertar casi la mitad de las veces. "Si me hubiesen dicho que estaría en ocho bajo par y sólo con ventaja de un golpe, yo hubiese contestado, 'están bromeando''', indicó Barnes. "Pero estoy contento. Estoy jugando bien, y estoy contento con la posición en la que estoy". Quien seguramente no está satisfecho con su desempeño es el campeón actual Tiger Woods, cuyas esperanzas de regresar a la competencia se vieron frenadas por demasiados bogeys. Woods tuvo que conformarse con una tarjeta de 69 golpes, uno bajo par, y a 11 del líder. Barnes tenía un golpe de ventaja sobre Lucas Glover, quien terminó con un birdie en el último hoyo para firmar una tarjeta de 63 golpes, para igualar el récord para una ronda en el US Open. "Me avergüenza un poco haberlo dejado corto. Pero jugué bien probablemente la mejor ronda que he jugado en mi vida", dijo Glover. Los birdies cayeron en todos los sectores del campo, primero en la mañana por jugadores que concluyeron la segunda ronda y algunos por la tarde cuando los jugadores que comenzaron a jugar en las últimas posiciones de la tabla buscaron infructuosamente concluir sus rondas. En el campo, se han registrado 45 tarjetas con sesenta y tantos golpes, comparadas con sólo 26 tarjetas con ese total en la semana del US. Open en el 2002 y que se jugó en el mismo campo de golf. Paradójicamente, el US Open se realiza con su peor clima en 25 años. Las lluvias intensas obligaron a suspender la primera ronda el jueves y también retrasaron el torneo el viernes.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×