Federer admitió que se puso &#039más nervioso&#039 de la habitual al ver a...

El nuevo campeón de Wimbledon, Roger Federer, reconoció hoy que al ver a Pete Sampras sentado en el palco de la Central se puso "más nervioso"
El nuevo campeón de Wimbledon, Roger Federer, reconoció hoy que al ver a Pete Sampras sentado en el palco de la Central se puso "más nervioso"
 El nuevo campeón de Wimbledon, Roger Federer, reconoció hoy que al ver a Pete Sampras sentado en el palco de la Central se puso "más nervioso"  (Foto: Reuters)
Londres, Inglaterra (Reuters) -
  • Logró su sexto Wimbledon y hacer historia al sumar 15 Grand Slam.

El nuevo campeón de Wimbledon, Roger Federer, reconoció hoy que al ver a Pete Sampras sentado en el palco de la Central se puso "más nervioso"; negó que la ausencia de Rafa Nadal del torneo restara importancia a su victoria y admitió, por contra, que la satisfacción era incluso "mayor" por no haber controlado el encuentro ante Andy Roddick "en absoluto". Tras lograr su sexto Wimbledon y hacer historia al sumar 15 Grand Slam, superando la marca que competía hasta ahora con Sampras, el helvético confesó que esta vez en la Central vivió ese triunfo de forma "diferente".

"Es alucinante haber podido jugar tan bien durante tantos años sin lesiones, y estoy contento con lo que hago" Del partido, reñidísimo, ante el norteamericano Andy Roddick, al que derrotó en 5 sets, señaló que a diferencia de los últimos años en los que jugó contra el español Rafa Nadal, hoy tuvo que gestionar el "saque y volea, que es más clásico del tenis de hierba, y que puede ser frustrante a veces porque no pude romper a Andy hasta el final". "Así que la satisfacción es mayor esta vez porque no pude controlar el partido en absoluto", dijo Federer, que con este "major" suma su vigésima título en un Grand Slam. Además, comentó que "el segundo set fue crucial para lo que vino después. Quizás si el marcador se llega a poner 2 sets a cero para Andy, y tal como él estaba sacando, hubiese sido una situación difícil". En cuanto al sexto favorito, Federer tuvo palabras de apoyo: "Esto es duro para él. Los deportes, o el tenis, son crueles a veces. Yo también he pasado por eso, por 5 sets en finales de un Grand Slam para terminar perdiendo". "Pero creo que él ha jugado de forma genial y no creo que vaya a dejar que esto le afecte. Va a volver más fuerte y jugará genial en el Abierto de los EEUU", comentó. Además, opinó que la final de hoy fue "uno de los mejores partido que hemos jugado juntos". Recordó que cuando era niño "quería ser jugador de tenis o de fútbol" y que un partido que le atrapó fue la final disputada entre Becker-Edberg. "No me acuerdo en qué año pero sí de que estaba sentado en el salón de casa, viéndolos jugar y pensando que ojalá yo pudiera algún día ser como ellos", dijo. "Así que supongo que los ídolos y lo que te inspira es algo bueno. Hacen que te superes a ti mismo", señaló. Sobre el hecho de sumar 15 "majors", confesó que era algo que le hacía "feliz". "Es alucinante haber podido jugar tan bien durante tantos años sin lesiones, y estoy contento con lo que hago. Claro que también ha habido una cierta rutina que he empezado a sentir en los últimos años desde que me convertí en el número 1", señaló. Federer, que ganó en Wimbledon su primer Grand Slam, admitió su satisfacción por "haber batido el récord aquí porque es el torneo que más significa para mí". "Es como completar un círculo que empieza aquí, que termina aquí aunque por supuesto mi carrera no está para nada cerca de ir a terminarse. Pero es agradable ver que hoy aquí había muchísimas leyendas, especialmente Pete (Sampras). Sé lo que significa este récord para él, y él sabe lo que significa para mí y de alguna forma todavía siento que lo compartimos". "Solía ponerme nervioso cuando me venían a ver jugar mis padres, o un amigo y ahora son leyendas las que vienen -estaba Sampras, estaba Borg- y gente que significa mucho para mí. Pero hoy cualquiera podría haber estado ahí. Ya no me pongo nervioso. Pero hoy con Pete ha sido algo especial. Cuando entró y le vi (en el palco) me puso más nervioso", reconoció. Indicó que no tuvo la confirmación de que Sampras presenciaría desde el palco la final hasta ayer aunque explicó que el americano le había "prometido" hace tiempo que iba a venir, "y ha mantenido su palabra". "(El) Esperaba que fuera Nueva York, que le queda más cerca, y me pidió que no fuera Australia, si era posible. Pero creo que esto le va bien a todo el mundo", bromeó. Por otro lado, rechazó que el hecho de que Nadal no hubiera competido en esta edición hacía menos especial su escalada a lo más alto del ránking. "No debería ser así porque es así como funciona el tenis. Todo el mundo esperaba que Murray estuviera en la final y no ha estado ahí. No es el error de uno lo que le da a otro la victoria", apuntó. "Claro que me hubiera encantado jugar contra él otra vez, pero también he jugado contra Andy en 3 grandes finales de Wimbledon", recordó. Sí reconoció que "es triste que (Nadal) no haya podido ni siquiera tener la ocasión (de mantener el número 1). Estaba lesionado y el tenis se mueve rápido". "Me alegro de al menos haber llegado al número 1 habiendo ganado el torneo, y no por el hecho de que él no jugara", comentó. En un apasionante encuentro en la pista Central, el helvético, que superó la marca que compartía hasta ahora con Pete Sampras de 14 "grandes" al sumar el decimoquinto, necesitó nada menos que 4 horas y 16 minutos frente al estadounidense, sexto favorito, para sellar el 5-7, 7-6 (6), 7-6 (5), 3-6 y 16-14 en la que fue su séptima final consecutiva en el All England Club. Además, sumó su vigésima final de un "grande", otra marca que bate y en la que igualaba hasta hoy a Ivan Lendl, en una final que presenció Sampras desde el palco de la "Catedral".

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×