Roger Federer ganó Wimbledon y es el mejor tenista de la historia

Y así fue, una épica batalla de más de tres horas, la Final de Wimbledon, que tuvo un desenlace dramático, donde el suizo Roger Federer logró vencer al norteamericano Roddick.
Y así fue, una épica batalla de más de tres horas, la Final de Wimbledon, que tuvo un desenlace dramático, donde el suizo Roger Federer logró vencer al norteamericano Roddick.
 Y así fue, una épica batalla de más de tres horas, la Final de Wimbledon, que tuvo un desenlace dramático, donde el suizo Roger Federer logró vencer al norteamericano Roddick.  (Foto: Reuters)
  • Un partido que se fue a cinco sets y que el último (que por reglas, no podía irse a desempate por tie break) terminó 16-14.

En el viento merodeaba la sensación que esta tarde sería única, legendaria, épica. Desde el momento en que Roger Federer y Andy Roddick pisaron el césped de la cancha Central del All England Club, en Londres, supimos que seríamos testigos de una tarde única para el mundo del tenis, quizás, el día más simbólico, el más importante, un día que pasaría a la historia. Y así fue, una épica batalla de más de cuatro horas, la Final de Wimbledon, que tuvo un desenlace dramático, donde el suizo Roger Federer logró vencer al norteamericano Roddick para convertirse en el mejor tenista de todos los tiempos. El único en haber conquistado 15 Grand Slams, superando la marca de Pete Sampras y por si no fuera poco, regresó al lugar que le pertenece, el número uno del mundo. Un partido que se fue a cinco sets y que el último (que por reglas, no podía irse a desempate por tie break) terminó con un emocionante 16-14 a favor del suizo. Un desequilibrante y vibrante encuentro donde el helvético, necesitó nada menos que 4 horas y 16 minutos frente al estadounidense, sexto favorito, para sellar el resultado por 5-7, 7-6 (6), 7-6 (5), 3-6 y 16-14. No fue un partido apto para cardiácos, lleno de suspenso, nervios y tensión. Momentos que quedarán grabados para siempre, con un Roddick que nunca cedió y presionó hasta el final por robarle la gloria a Federer.

Pero el destino ya tenía preparado un nuevo capítulo en la historia, la tarde en la que presenciamos el nacimiento de una leyenda que vivirá por siempre. El segundo cabeza, Federer, no perdió la calma, con frialdad en los momentos más álgidos y paciencia ante la larga batalla, logró un total de cincuenta saques 'aces' frente a los 27 de Roddick, auténtica pólvora cuando más lo necesitaba.

Pero el climax de la historia llegaría en el quinto parcial, que fue vibrante, cardiaco y lleno de emociones. Se rompió otra marca, cuando el quinto set tuvo 30 juegos, una lucha interminable por la conquista de Wimbledon.

Federer sufrió, por momentos veía desvancerse el sueño de la gloria,  pero aguantó, tuvo calma y el destino lo premió. Con el triunfo, Roger recibió el trofeo del All England Club, evidenciando al mejor tenista, el Campeón de Wimbledon que acumuló su sexto Título londinense.

No hay más palabras, Roger, sin duda alguna es el mejor. Honor a quien honor merecer; Sir Federer, es el nuevo número uno del mundo, el monarca de todos los tiempos.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×