Armstrong harto de las sospechas de dopaje

El estadounidense Lance Armstrong se mostró hoy harto de las sospechas de dopaje, después de que se revelaran irregularidades en un control efectuado al equipo Astana.
 El estadounidense Lance Armstrong se mostró hoy harto de las sospechas de dopaje, después de que se revelaran irregularidades en un control efectuado al equipo Astana.
Colmar, Francia (Reuters) -
  • El tejano rechazó que fuera avisado de la presencia de los "vampiros" en el control del pasado sábado

El estadounidense Lance Armstrong se mostró hoy harto de las sospechas de dopaje, después de que se revelaran irregularidades en un control efectuado al equipo Astana.

"Lo único que sé es que cuando llamaron a mi puerta bajé para dar mi sangre" "Creo que se están pasando", dijo el ciclista, tercero de la general del Tour de Francia, en la salida de la decimotercera etapa en Vittel. El tejano reaccionó así a las declaraciones de la ministra francesa de Sanidad y Deportes, Roselyne Bachelot, y del presidente de la Agencia Francesa de Lucha contra el Dopaje (AFLD), Pierre Bordry, que denunciaron irregularidades en un control efectuado en el equipo Astana el pasado sábado. Bordry señaló que había "cierta complacencia" de los controladores de la UCI con algunos equipos y Bachelot, de visita al Tour, aseguró que los problemas de ese control no podían repetirse. Armstrong rechazó esas sospechas: "Este equipo existe desde hace mucho tiempo y nunca hemos tenido un positivo". "Me parece ridículo. Esto es el Tour de Francia y no se puede despertar a un corredor a las 6 de la mañana el día de una etapa de montaña", afirmó. El tejano rechazó que fuera avisado de la presencia de los "vampiros" en el control del pasado sábado, que se efectuó casi una hora después de la llegada de los médicos al hotel de la formación kazaka en Andorra. "Lo único que sé es que cuando llamaron a mi puerta bajé para dar mi sangre", señaló Armstrong. El ciclista estadounidense afirmó hace unos días que se prestaba voluntario a los controles antidopaje a los que era sometido porque su objetivo era "recuperar la credibilidad" del ciclismo. Sospechoso de dopaje en Francia después de que se revelara que había restos de EPO en la orina que se le recogió en 1999, cuando ganó el primero de sus siete Tour de Francia, el tejano relata a través de internet cada control al que es sometido. Desde que anunció su regreso al pelotón tras tres años de retirada ha pasado medio centenar de controles. Antes del Tour de Francia, en marzo pasado, se le abrió una investigación por una irregularidad en un control fuera de competición, después de que hiciera esperar al controlador más tiempo de lo reglamentario, presuntamente para tomar una ducha. La investigación abierta por la AFLD acabó por considerar que el comportamiento del tejano en ese control, efectuado en el sureste de Francia, no daba lugar a la apertura de procedimiento disciplinario. La ministra francesa aseguró antes del inicio de la ronda gala que el tejano sería particularmente vigilado durante el Tour, una afirmación que negó Bordry, para quien Armstrong sería "un corredor más".

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×