Brett Favre, en busca de una nueva oportunidad en la NFL

Brett Favre el 'hombre de hierro' de la NFL parece no darse por vencido, como ha sido la costumbre a lo largo de su vida, y el pasado 15 de junio anunció que estaba pensando en jugar nuevamente,...
Brett Favre el 'hombre de hierro' de la NFL parece no darse por vencido, como ha sido la costumbre a lo largo de su vida, y el pasado 15 de junio anunció que estaba pensando en jugar nuevamente, esta vez para los Minnesota Vikings.
 Brett Favre el 'hombre de hierro' de la NFL parece no darse por vencido, como ha sido la costumbre a lo largo de su vida, y el pasado 15 de junio anunció que estaba pensando en jugar nuevamente, esta vez para los Minnesota Vikings.
Nueva York, Estados Unidos (Reuters) -

"Si te lastiman, trata de seguir dentro el campo así sea gateando. Si no puedes gatear, yo mismo entraré y te sacaré con mis propias manos". Esas fueron las palabras que recibió Brett Favre, una de las leyenda vivas del fútbol americano de la NFL, de boca de su padre, Irvin, cuando comenzaba su carrera en uno de los deportes más duros y exigentes de todos los tiempos. Y Brett tomó cada palabra como un mandato bíblico. "Si te lastiman, trata de seguir dentro el campo así sea gateando. Si no puedes gatear, yo mismo entraré y te sacaré con mis propias manos" Contusiones cerebrales, una vértebra rota, un hombro dislocado, esguinces en los tobillos y las rodillas, un dedo roto, una necrosis vascular, un ataque de apoplejía, dolores en la cadera y la muerte de su padre... Ninguna desgracia física y familiar de este largo listado impidió que Favre dejara de iniciar como mariscal de campo titular en la NFL durante 269 partidos consecutivos, 291 incluyendo los de pos-temporada. Se trata del máximo registro en la historia de este deporte para su posición. Brett Lorenzo Favre, nacido el 10 de octubre de 1969 en Gulfport, Misisipi, fue concebido para desafiar la adversidad gracias a un espíritu de batalla y superación inmenso, a una determinación tan grande como sus marcas y a un corazón que solo aceleran las victorias y los golpes recibidos durante sus 18 años de carrera. En lo deportivo, Favre, que inicio su trayectoria en la NFL en 1991, no tiene discusión y ha superado varios de los registros más importantes de la historia. Es el mariscal de campo con mayor número de victorias como titular (169), el de más pases para anotación (464), el de mayor número de yardas (65.127), el que más pases completos lanzó (5.720), uno de los pocos en ser nombrado tres veces como 'Jugador Más Valioso' de la Liga y, además, ganador del 'Súper Tazón' XXXI. Sin embargo, aunque los números y estadísticas de Favre, que ha 'dirigido los controles' en equipos como los Atlanta Falcons, los Green Bay Packers y los New York Jets, impresionan, lo que más destaca en el experimentado jugador es su resistencia y coraje a la hora de saltar al campo de juego. Coincidencia o no, lo mejores partidos en la carrera de Favre, han llegado después de fuertes golpes. La mejor prueba de ello la dio el 22 de diciembre de 2003, justo un día después de la muerte de su padre por un infarto cardíaco, cuando Favre, jugando para Green Bay, lanzó 399 yardas y cuatro pases de anotación en la aplastante victoria 41-78 sobre los Oakland Raiders. "Yo sé que a mi padre le hubiera gustado que jugará hoy. Yo lo amaba mucho a él y amo mucho este deporte. Este deporte significa demasiado para mí, para mi padre, mi familia y la verdad nunca espera jugar de la manera que lo hice, pero yo sé que él me estaba viendo desde el cielo", afirmó Favre al final de ese partido, del cual salió aplaudido por la hinchada rival. A final de la temporada 2008, Favre, por segunda vez en su carrera, anunciaba su retirada del fútbol profesional, motivado principalmente por su esposa, Deanna Tynes, sus dos hijas, Brittany y Breleigh, además de un problema en su hombro derecho que seguramente requerirá cirugía. Sin embargo, el 'hombre de hierro' de la NFL parece no darse por vencido, como ha sido la costumbre a lo largo de su vida, y el pasado 15 de junio anunció que estaba pensando en jugar nuevamente, esta vez para los Minnesota Vikings. La decisión final la tomará el próximo 30 de julio. En caso de que esta sea afirmativa, el mariscal de campo, que siempre ha llevado el número cuatro en la espalda, tendrá que someterse a una artroscopia en su brazo derecho y recuperarse para comenzar la temporada en septiembre. Seguramente eso no será problema para un hombre que nació hecho para hacer posible lo que luce imposible.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×