Bekele consiguió el primer doblete de fondo

El etíope Kenenisa Bekele remató el primer doblete de fondo en unos campeonatos del mundo al ganar la final de 5 mil metros en un vibrante mano a mano con el defensor del título, el estadounidense...
 El etíope Kenenisa Bekele remató el primer doblete de fondo en unos campeonatos del mundo al ganar la final de 5 mil metros en un vibrante mano a mano con el defensor del título, el estadounidense Bernard Lagat.
Berlín, Alemania (Reuters) -
  • Bekele venció con una marca de 13:17.09, por delante de Lagat (13:17.33) y del qatarí James Kwalia (13:17.78)

El etíope Kenenisa Bekele remató el primer doblete de fondo en unos campeonatos del mundo al ganar la final de 5 mil metros en un vibrante mano a mano con el defensor del título, el estadounidense Bernard Lagat, seis días después de haber obtenido cu cuarto título consecutivo en 10 mil. Bekele venció con una marca de 13:17.09, por delante de Lagat (13:17.33) y del qatarí James Kwalia (13:17.78). Nadie, ni siquiera el etíope Haile Gebreselassie, había conseguido semejante doble triunfo en doce ediciones de los Mundiales. Bekele, que ya hizo lo mismo hace un año en los Juegos Olímpicos de Pekín, había obtenido el pasado lunes, muy fácilmente, la victoria en 10 mil. Hoy pudo, al fin, coronarse campeón de 5 mil, un título que se le había resistido desde que fue tercero en 2003. Durante algunos días Bekele estuvo meditando si intentar el doblete o conformarse con la medalla de oro de 10 mil, pero la solvencia de su victoria sobre el eritreo Zersenay Tadesse en las 25 vueltas a la pista le terminó de convencer. Su única preocupación teórica era evitar el sprint del defensor del título, el estadounidense Bernard Lagat, un especialista en mil 500. Cuando se pasó el primer mil en 2:54.35 invitó con un gesto a los kenianos a que pasaran al frente. Lo hizo Joseph Ebuya pero la carrera, controlada por Bekele, marchaba a tirones (5:34.13 el segundo km). La carrera llegó viva a la última recta. Lagat, un hombre de mil 500, debió frotarse las manos de gusto cuando al desembocar en la recta estaba emparejado con Bekele, al fin y al cabo un fondista, pero no contaba con la pegada del etíope, que esta vez, a diferencia del Mundial de París 2003, no dejó escapar su presa.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×