La candidatura de Río 2016 cuenta con apoyo de lujo

Uno de los gobernantes más carismáticos del planeta, el mejor futbolista de todos los tiempos y un multimillonario con una fortuna al servicio de la carrera olímpica serán tres avales de lujo para...
 Uno de los gobernantes más carismáticos del planeta, el mejor futbolista de todos los tiempos y un multimillonario con una fortuna al servicio de la carrera olímpica serán tres avales de lujo para que Río de Janeiro alcance la sede Olímpica.
(Reuters) -
  • Pelé y Lula se han convertido en la imagen de la lucha por la sede

Uno de los gobernantes más carismáticos del planeta, el mejor futbolista de todos los tiempos y un multimillonario con una fortuna al servicio de la carrera olímpica serán tres avales de lujo para que Río de Janeiro alcance el próximo día 2 de octubre su sueño de organizar los Juegos de 2016. El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, fue uno de los primeros en dar la cara por el proyecto olímpico asumiendo desde el inicio un papel protagonista en la defensa de la candidatura carioca. Con la vehemencia que le caracteriza, Lula ha esgrimido ante los miembros del Comité Olímpico Internacional (COI), en diversos foros y en reiteradas ocasiones, el "derecho" de Sudamérica a organizar unos Juegos por primera vez en la historia frente a sus rivales Tokio, Chicago y Madrid. Así, el mandatario se ha alzado como representante no sólo de su país sino de las aspiraciones de todo un continente al asegurar que la concesión de las Olimpiadas a Río de Janeiro supondría la demostración de que a los sudamericanos se les trata como "ciudadanos de primera clase". Lula parece dispuesto, por tanto, a aprovechar la gran popularidad de la que goza en los foros internacionales para atraer votos hacia la candidatura de Río y ya ha confirmado su presencia el próximo 2 de octubre en Copenhague. Y si carisma y buena acogida en el exterior no le faltan a Lula, tampoco anda escaso de ellos el embajador oficial de la candidatura, Edson Arantes do Nascimento "Pelé", considerado por muchos el mejor futbolista de todos los tiempos y uno de los deportistas más célebres de la historia. Pelé, que asumió su papel de embajador durante los Juegos de Pekín 2008, ha viajado desde entonces a gran parte de las presentaciones técnicas que el comité de la candidatura de Río ha realizado ante las diferentes confederaciones olímpicas. El tres veces campeón con del mundo con la "canarinha" fue el encargado además de recibir con un balón en los pies y en el césped del legendario estadio Maracaná a los miembros del COI durante su visita de evaluación a la ciudad de Río. Allí, entre regates y alguna cabriola no le fue difícil arrancar las sonrisas de la Comisión, cuyos miembros quedaron encantados con la presencia de Pelé e incluso se llevaron algún balón firmado por el astro brasileño. Sin embargo, a pesar de su intachable historial deportivo, Pelé no puede presumir de haber defendido a su país en unos Juegos debido a que en su época de jugador no podían competir futbolistas profesionales en la justa olímpica. No obstante, esta pequeña "frustración" no le ha impedido trabajar en favor del proyecto de Río, asegurando durante su presentación como embajador que la experiencia previa del Mundial de Fútbol de 2014 en Brasil preparará al país en cuestiones como las infraestructuras, transporte o seguridad. Pelé divide su tiempo y sus esfuerzos entre los dos eventos, ya que es embajador de ambos, algo que a priori no debería generar ningún inconveniente pero que sin embargo ha despertado suspicacias entre los miembros del COI por el temor a que un Mundial tan cercano en el tiempo pueda hacer sombra a los Juegos. Junto al futbolista, otros deportistas retirados como el tenista Gustavo Kuerten, el atleta Robson Caetano, la baloncestista Janeth o la gimnasta Daiane dos Santos, todavía activa, no han dudado en prestar su apoyo a una campaña en la que se intenta destacar el eminente carácter deportivo de los cariocas. Por si no fuese suficiente, la candidatura cuenta además con el apoyo personal, y sobre todo económico, del magnate brasileño Eike Batista, "entusiasta seguidor" del proyecto olímpico al cual ha donado hasta el momento 23 millones de reales (cerca de 11 millones de dólares). Batista, dueño del conglomerado empresarial EBX, tiene una fortuna que ronda los 7 mil 500 millones de dólares, según la revista Forbes. Junto a ellos, el alcalde de Río de Janeiro, Eduardo Paes; el gobernador Sergio Cabral, y el presidente del Comité Olímpico Brasileño (COB) , Carlos Arthur Nuzman, completan la lista de personalidades que intentarán hacer historia al traer para Río las primeras olimpiadas en Sudamérica.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×