Di todo lo que pude: Cotto

El puertorriqueño Miguel Cotto, que perdió su corona del peso welter, versión Organización Mundial de Boxeo (OMB), frente al filipino Manny Pacquiao, afirmó que se entregó por completo pero nada...
El puertorriqueño Miguel Cotto, que perdió su corona del peso welter, versión Organización Mundial de Boxeo (OMB), frente al filipino Manny Pacquiao, afirmó que se entregó por completo pero nada le salió bien.
 El puertorriqueño Miguel Cotto, que perdió su corona del peso welter, versión Organización Mundial de Boxeo (OMB), frente al filipino Manny Pacquiao, afirmó que se entregó por completo pero nada le salió bien.
Las Vegas, Estados Unidos -

El puertorriqueño Miguel Cotto, que perdió su corona del peso welter, versión Organización Mundial de Boxeo (OMB), frente al filipino Manny Pacquiao, afirmó que se entregó por completo pero nada le salió bien. "Traté de dar todo lo que pude para que los aficionados presenciasen una gran pelea" "Traté de dar todo lo que pude para que los aficionados presenciasen una gran pelea", declaró Cotto, de 29 años, en rueda de prensa ofrecida en el MGM Grand Arena, de Las Vegas, al concluir el combate, que perdió por nocaut técnico en el duodécimo asalto. "Los directos que lancé no hicieron el daño que esperábamos y además tampoco me protegí lo suficiente a mí mismo", valoró el púgil puertorriqueño, que sufrió la segunda derrota en su carrera profesional. "Miguel Cotto peleará siempre con los mejores del mundo y Manny está entre ellos". Cotto, que se llevó una bolsa cercana a los siete millones de dólares, también explicó por qué no dejo que su preparador físico Joe Santiago tirase la toalla de abandono. "Le dije a Joe que deseaba seguir peleando, por lo tanto fue mía la decisión de llegar hasta el duodécimo asalto", subrayó Cotto. El árbitro de la pelea, el estadounidense Kenny Bayless, que tras 55 segundos del duodécimo asalto decidió parar el combate, dijo que había observado cómo reaccionaba Cotto desde el octavo, junto con el médico del cuadrilátero. "Cotto recibió muchos golpes, pero respondió con buenos directos, pero no fueron suficientes para frenar a Pacquiao y se encontraba ya sin fuerzas", explicó Bayless. Por su parte, Santiago reconoció que le había sorprendido la dureza de la pegada de Macquiao contra su pupilo. "Pegó muy duro, mucho más de lo que habíamos esperado", señaló Santiago. "También mostró ser muy fuerte, superior a la apreciación que habíamos establecido". Tanto Cotto como Santiago admitieron que en los primeros asaltos estuvieron en control, pero a medida que el ex campeón del mundo comenzó a irse atrás Pacquiao impuso su estrategia con la combinación letal de la rapidez de sus piernas y brazos, pegada y fuerza física. "A partir de ese momento nuestras opciones de volver a entrar en la pelea disminuyeron considerablemente", valoró Santiago. Esa fue la misma apreciación que hizo Freddie Roach, el preparador físico de Pacquiao, que dijo que a partir del octavo asalto la velocidad del nuevo campeón del mundo se había impuesto. "Fue demasiado, tanto cuando estaba en el cuerpo a cuerpo como en la distancia, era muy rápido, Manny lo rompió", explicó Roach. "Sabía que cuando Cotto comenzase a ir para atrás la pelea se había acabado". Roach reconoció que al comienzo habían hecho la pelea que le interesaba a Cotto, pero todo cambio con la velocidad que Pacquiao le puso a sus acciones. "Al comienzo no estuvimos acertados, permanecimos demasiado tiempo contra las cuerdas, pero la pelea se rompió con la velocidad de Manny, que iba a dictar la marcha del combate", subrayó Roach. "La esquina de Cotto tendría que haber parado la pelea tres asaltos antes, cuando comenzó a correr por todo el cuadrilátero".

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×