Davydenko derrotó a un desconcentrado Federer y ya está en la Final

Un soberbio Nikolay Davydenko se clasificó hoy en Londres para otra Final de la Copa Masters tras neutralizar al número uno del mundo, un Roger Federer que pecó de falta de precisión y concentración.
Un soberbio Nikolay Davydenko se clasificó hoy en Londres para otra Final de la Copa Masters tras neutralizar al número uno del mundo, un Roger Federer que pecó de falta de precisión y concentración.
 Un soberbio Nikolay Davydenko se clasificó hoy en Londres para otra Final de la Copa Masters tras neutralizar al número uno del mundo, un Roger Federer que pecó de falta de precisión y concentración.
Londres, Inglaterra (Reuters) -
  • Davydenko demostró fuerza y buen juego, merecido Finalista del Masters de Londres
  • Un Federer ausente y distraído arrancó la primera Semifinal con una visible falta del la precisión

Un soberbio Nikolay Davydenko se clasificó hoy en Londres para otra Final de la Copa Masters tras neutralizar al número uno del mundo, un Roger Federer que pecó de falta de precisión y concentración, y al que se impuso el ruso en una hora y 55 minutos por 6-2, 4-6 y 7-5. El tenista balcánico, sexta raqueta del mundo, conocerá a su rival en la Final del llamado "Torneo de Maestros" esta noche, en el duelo que disputarán el argentino Juan Martín Del Potro con el jugador sueco Robin Soderling, primer reserva del torneo ante la baja del estadounidense Andy Roddick. Un Federer ausente y distraído arrancó la primera semifinal del con una visible falta del la precisión a la que tiene acostumbrado a su público. Su rival balcánico, con bastantes menos horas de descanso en el cuerpo que el hombre helvético -concluyó su último compromiso de la liguilla ante el sueco Robin Soderling el viernes por la noche- proseguía con la racha óptima que le acompaña en este Masters. Davydenko, semifinalista del Masters 2008 junto con Djokovic, encaraba su pulso con el número 1 con un cierto pasotismo y la misma calma que en sus anteriores partidos. Ese escepticismo con el que la víspera hablaba de la semifinal con el suizo y con el que dejaba entrever que no había depositado demasiadas expectativas en su cara a cara con Federer quizá le hizo favores. Al menos, a un nivel psicológico. Y es que Davydenko volvió a ser el oponente rocoso y tenaz capaz de sacar de quicio y que ha sabido ir haciendo sus deberes casi sin inmutarse. A Federer, en cambio, le costó meterse en el partido. El primero del cuadro mantuvo su servicio en el arranque del set y llegó a tener dos opciones de rotura en el segundo. Hasta ahí, sin problemas, aunque la sexta raqueta del mundo fue abortando cada amago del suizo con una firmeza balcánica para convertirse, a partir de ahí, en dominador. Casi sin hacer ruido, Davydenko se hizo con las riendas y se colocó con ventaja a partir del tercer juego, donde aprovechó una coyuntura favorable para hacer añicos el servicio de un Federer cada vez más contrariado. El suizo miraba a la cancha con cara de frustración y encajaba el primero de los tres "breaks" que le infligió su rival en esta manga. El suizo, cuya raqueta dejaba en evidencia una torpeza poco habitual en él, llegó a errar en 13 ocasiones, una barbaridad en contraste con los 3 errores no forzados que cometió el ruso de origen ucraniano, y quien le puso en desventaja numérica de 1-4. Con el marcador de espaldas, Federer logró, con esfuerzo, transformar la primera bola de break de las tres que tuvo en su poder en este parcial para ponerse en 2-4, pero continuaba sin estar ahí. Con un Federer despistado y un Davydenko que irradiaba tranquilidad y control, fue un set que rubricó, por derecho, y en media hora exacta el tenista ruso, soberbio, rocoso, con un temple admirable, y que se permitió, a ratos, coquetear con el atrevimiento y sorprender a las gradas con alguna que otra bola magistral para provocar los "ohs" de admiración del público. El helvético necesitó urgentemente variar el chip mental con el que saltó a la Pista Central de la carpa londinense. Empezó a despertar. En el segundo set, Federer opuso, ahora sí, una mayor resistencia y empezó a afinar más en sus golpes. Muy consiente de que este set podría definir, a cualquier negligencia suya, a uno de los finalistas del Masters, progresivamente, la primera raqueta del mundo volvía a recomponer su juego y recuperar la compostura. Necesitó algo más de tiempo que el ruso para igualar el marcador pero fue una manga en la que Federer rebajó su número de errores -7 por 12 del ruso- y en la que no dio ni una sola opción de rotura a su oponente. El número 1 malgastó una oportunidad de encarrilar la victoria con el 5-4, pero el ruso afinó los reflejos para logró igualar el marcador a 5 juegos en una muy disputada recta final. El que era gran favorito para la final terminó claudicando ante Davydenko, que se convierte en el primer finalista del Masters de Londres.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×