Consumí esteroides: McGwire

Mark McGwire finalmente reconoció que consumió esteroides cuando en la temporada de 1998 rompió el récord de jonrones de las Grandes Ligas.
Mark McGwire finalmente reconoció que consumió esteroides cuando en la temporada de 1998 rompió el récord de jonrones de las Grandes Ligas.
 Mark McGwire finalmente reconoció que consumió esteroides cuando en la temporada de 1998 rompió el récord de jonrones de las Grandes Ligas.
Nueva York, EU -
  • "Estoy seguro de que la gente se preguntará si hubiera podido pegar todos esos jonrones"

Mark McGwire finalmente reconoció que consumió esteroides cuando en la temporada de 1998 rompió el récord de jonrones de las Grandes Ligas. "Es la primera vez que me escuchan hablar de esto", declaró McGwire por teléfono, con la voz entrecortada. "Es algo que se lo escondí a todos".

""Fue tonto y un error. Me disculpo de verdad. Hubiese deseado nunca haber jugado en la era de los esteroides"

Durante una conversación telefónica de 20 minutos, McGwire dijo el lunes que había llamado horas antes al comisionado Bud Selig y al mánager de los Cardenales Tony La Russa para disculparse personalmente. Expresó que jamás pensó que algún día tendría que hablar de su uso de esteroides ante la prensa. Previamente McGwire había hecho llegar una declaración escrita en la que señaló que usó esteroides en diversos periodos durante casi una década y pidió disculpas por sus acciones. "Hubiese deseado nunca haber consumido esteroides", dijo McGwire en su nota. "Fue tonto y un error. Me disculpo de verdad. Hubiese deseado nunca haber jugado en la era de los esteroides". McGwire también empleó la hormona del crecimiento humano, según una fuente próxima a McGwire que pidió no ser identificada debido a que el beisbolista no incluyó ese detalle en su declaración. La decisión de McGwire de reconocer el uso de esteroides se precipitó tras aceptar un empleo como coach de bateo de los Cardenales de San Luis, su último club en las mayores. La Russa, el manager de McGwire en Oakland y San Luis, es uno de los principales defensores de McGwire y ha dicho que su vuelta al béisbol le permitirá recuperar su buena imagen. "Nunca supe cuándo sería, pero siempre supe que llegaría este día", dijo McGwire. "Me llegó la hora de hablar sobre el pasado y confirmar lo que la gente sospechaba". McGwire es la segunda estrella del béisbol estadounidense que en menos de un año reconoce el uso de sustancias prohibidas. El otro fue Alex Rodríguez, el estelar tercera base de los Yanquis de Nueva York. Otros cuyos nombres se han visto salpicados por el escándalo, pero que han negado el consumo intencional, son Barry Bonds, Roger Clemens, Sammy Sosa y David Ortiz. "Estoy seguro de que la gente se preguntará si hubiera podido pegar todos esos jonrones de no haber consumido esteroides", expresó McGwire. "Tuve buenos años en los que no había usado nada, y también años malos. Tuve buenos años usando esteroides, y también malos. Sea como sea, no debí haberlo hecho. Lo lamento de veras". La reputación del toletero se vino abajo el 17 de marzo de 2005, cuando se negó a responder a preguntas en una audiencia legislativa. Al preguntársele si había consumido estroides prohibidos cuando fijó el récord de 70 jonrones o en cualquier otro momento, se limitó a decir: "No vine a hablar del pasado". "Después de todo este tiempo, quiero confesarme", manifestó. "No estaba en condiciones de hacerlo hace cinco años en mis declaraciones ante el Congreso, pero ahora me siento obligado a hablar de esto y a responder a las preguntas. Lo haré y luego quiero ayudar a mi equipo".

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×