¿Será Vonn la figura emblemática en Vancouver?

La imagen que todos recuerdan de Lindsey Vonn en los Juegos Olímpicos de Turín de 2006 es cuando sufrió una dura caída durante un entrenamiento en el que se estrelló y descendió montaña hacia...
La imagen que todos recuerdan de Lindsey Vonn en los Juegos Olímpicos de Turín de 2006 es cuando sufrió una dura caída durante un entrenamiento en el que se estrelló y descendió
montaña hacia abajo a más de 100 kilómetros por hora.
 La imagen que todos recuerdan de Lindsey Vonn en los Juegos Olímpicos de Turín de 2006 es cuando sufrió una dura caída durante un entrenamiento en el que se estrelló y descendió montaña hacia abajo a más de 100 kilómetros por hora.
Vancouver, Canadá -
  • ¿Olvidarse de competir? Sí, cómo no. Lindsey Vonn buscará remotar la gloria Olímpica en Vancouver 2010

La imagen que todos recuerdan de Lindsey Vonn en los Juegos Olímpicos de Turín de 2006 es cuando sufrió una dura caída durante un entrenamiento en el que se estrelló y descendió montaña hacia abajo a más de 100 kilómetros por hora. La estadounidense salió disparada a una distancia de 45 metros, se golpeó contra la nieve con la rodilla derecha, con su espalda y con la cabeza.

"Está esquiando a su mejor nivel. No creo que haya existido una esquiadora estadounidense así de dominante"

En medio de un intenso dolor, Vonn temía huesos fracturados. Por un momento se preguntó si volvería a competir. La tuvieron que llevar vía aérea a un hospital, le dijeron que se olvidara de competir en esos Olímpicos. Intrépida, comenzó a tratar de entender cómo escapar de ahí, intentar alcanzar la cuesta a tiempo de su siguiente carrera. "¡Traté de escaparme del hospital! y me preguntaba '¿Cuándo puedo volver allá afuera?' Nunca fue cuestión de si podía o de 'tal vez me pierda esta carrera y me prepare para la siguiente' Simplemente quería esquiar", dijo Vonn en una entrevista con The Associated Press. "Cuando estoy esquiando me siento feliz. Necesito eso. Realmente necesitaba mucho esquiar en ese momento". ¿Olvidarse de competir? Sí, cómo no: Vonn volvió a esquiar y a la puerta de salida menos de 48 horas después de su aparatosa caída. "Así soy yo", dijo Vonn, quien finalizó en la octava posición en el descenso de Turín. "Para mí, nunca fue una opción, a menos que fuera a terminar mi carrera o que mi espalda estuviera rota, iba a salir a esquiar". La determinación y el coraje que mostró hace cuatro años, eso sin mencionar toda la destreza y velocidad que ha mostrado desde que tenía siete años de edad, son una parte integral del porqué Vonn es ampliamente considerada como una apuesta segura para ganar su primera medalla olímpica. De hecho, no sólo su primera, sino su segunda, tercera y quizá una cuarta. La atleta de 25 años, que vive y entrena en Vail, Colorado, podría convertir la justa invernal, del 12 al 28 de febrero, en los "Olímpicos de Vonncouver". "Está esquiando a su mejor nivel. No creo que haya existido un esquiador estadounidense así de dominante", dijo Bode Miller, el dos veces medallista en Salt Lake City 2002 que llegó a Turín como favorito y se fue sin medallas. "Tengo ganas de ver lo que hará" Por su parte, Vonn está feliz de que otros fijen las grandes expectativas o que la comparen con el nadador Michael Phelps, quien dominó los Olímpicos de Beijing y elevó la popularidad de su deporte a nuevas alturas. Desde luego que Vonn quiere y siente el deseo de elevar el perfil del esquí alpino. Conoce todas las variables, viento, nieve, niebla, hielo y también lo fácil que es tener un mal día mientras esquías en la cuesta, como lo que le pasó hace cuatro años en San Sicario, Italia, en los Alpes localizados a unas 80 kilómetros de Turín. O como lo que le pasó apenas el pasado 28 de diciembre, cuando perdió el control en la Copa Mundial de Slalom en Austria, cuando se golpeó con la nieve y se preocupó por la posibilidad de tener una muñeca rota. Resultó ser sólo un moretón y Vonn volvió a competir en el Slalom a la mañana siguiente, usando una protección en el brazo. Menos de dos semanas después se llevó tres victorias. "Ha tenido aparatosas caídas y se para al día siguiente como si nada hubiera pasado", dijo su esposo, el ex esquiador Thomas Vonn. "Mientras sea físicamente posible todo estará bien, porque mentalmente está ahí. No tiene miedo".

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×