Nieve y frío recibirán al Juego de Estrellas de la NBA

La madre naturaleza no ha querido ayudar demasiado a la NBA en su comienzo del Fin de Semana de las Estrellas al dejar caer sobre Dallas la mayor tormenta de nieve en la historia de la ciudad, que...
 La madre naturaleza no ha querido ayudar demasiado a la NBA en su comienzo del Fin de Semana de las Estrellas al dejar caer sobre Dallas la mayor tormenta de nieve en la historia de la ciudad, que ya ha generado retrasos y cancelaciones de vuelos.
Texas, Estados Unidos (Reuters) -
  • Dallas, la ciudad sede del Juego de Estrellas, registró la mayor tormenta de nieve en su historia

La madre naturaleza no ha querido ayudar demasiado a la NBA en su comienzo del Fin de Semana de las Estrellas al dejar caer sobre Dallas la mayor tormenta de nieve en la historia de la ciudad, que ya ha generado retrasos y cancelaciones de vuelos. Los informes climatológicos confirmaron que sobre el área de Dallas-Fort Worth hasta las cuatro de la madrugada de hoy se registró una precipitación de 32 centímetros de nieve, superando la marca de 31 que ocurrió en 1964. También se espera que para las próximas horas, varias partes de la ciudad sufran algún tipo de inundaciones. Mientras que poco a poco la familia de la NBA llega a la ciudad tejana lista para dar comienzo esta noche a la más completa programación de diversión y venta de imagen, que oficialmente arranca con el partido entre los Rookies y Sophomores. Dentro de este segundo equipo se encuentra el pívot español de los Grizzlies de Memphis, Marc Gasol, que el año pasado también jugó con el de los novatos. Su compatriota, el escolta mallorquín Rudy Fernández, de los Trail Blazers de Portland, que el año pasado fue la gran atracción de los novatos y además participó en el concurso de mates, se quedó fuera al no estar teniendo su mejor temporada debido a los problemas físicos que sufre en la parte baja de la espalda. El partido no genera ningún tipo de interés deportivo, como viene sucediendo desde que se cambió el formato inicial que establecía el duelo entre los novatos de la Conferencia Este y la del Oeste. Aunque este año vuelve a ver calidad en el equipo de los novatos con jugadores como los bases Tyreke Evans (Sacramento) y Stephen Curry (Golden State), falta el jugador más importante como es el ala-pívot Blake Griffin, de Los Ángeles Clippers, seleccionado como el número uno. Una grave lesión de rodilla le ha impedido a Griffin hacer su debut en la competición profesional para convertirse en el nuevo Greg Oden, de los Trail Blazers de Portland, que tampoco pudo jugar su primera temporada en la NBA por culpa de una grave lesión. Tampoco estará otro hombre alto que fue elegido con el número dos por los Grizzlies como es el pívot , el tanzano Hasheem Thabeet, que ha sido hasta ahora la gran decepción en lo que va de competición. Pero sí estarán las grandes revelaciones entre los novatos como son el alero DeJuan Blair, de los Spurs de San Antonio, convertido en el auténtico "robo" que hizo el equipo tejano en el sorteo universitario al conseguirlo en la segunda ronda y ser de lejos uno de los mejores novatos. Los bases Brandon Jennings, de los Bucks de Milwaukee, y Jonny Flynn, de los Timberwolves de Minnesota, también han destacado por encima de lo que se esperaba pudiesen hacer en su primera temporada como profesionales. Mientras que el alero israelí Omri Casspi, compañero de Evans, que hizo historia al ser el primero de su país en llegar a la NBA, junto con el ala-pívot sueco Jonas Jerebko, de los Pistons de Detroit, serán este año los representantes del baloncesto internacional en el equipo de los novatos. Sin embargo, no se espera que los novatos puedan romper los siete años de dominio que llevan los sophomores (segundo año) , que esta vez tendrán también un equipo potente con jugadores de la clase de Gasol, el cubano estadounidense Brook López (New Jersey) y Kevin Lowe (Minnesota). Todos ellos dirigidos por el base Russell Westbrook, de los Thunder de Oklahoma City, que junto a su compañero, el alero Kevin Durant se han convertido en una pareja ganadora. También estará con los sophomores el alero italiano Danilo Gallinari, el jugador de los Knicks de Nueva York, que tras superar los problemas de la lesión de espalda que la afectó el año pasado, comienza a mostrar todo el potencial de jugador que puede triunfar en la NBA. El equipo de los novatos será dirigió por el entrenador asistente de los Nuggets de Denver, Adrian Dantley y será ayudado por Durant, mientras que los sophomores tendrán a Patrick Ewing, asistente de los Magic de Orlando, en el banquillo y al alero Chris Bosh, de los Raptors de Toronto, para apoyar su labor. Todos ellos volverán a estar presentes en un partido completamente intrascendente, que sirve como cierre de una primera jornada del Fin de Semana de las Estrellas, en las que los jugadores tendrán sesión abierta con los periodistas, mientras las leyendas y los famosos se enfrentan para divertirse. La maquinaria de relaciones públicas y mercadotecnia de la NBA también completará su segunda jornada llena de actividades de tipo promocional, con la juventud y la comunidad de Dallas. Como ya es habitual también para este tipo de eventos la ciudad se encuentra tomada por un dispositivo de seguridad que con miles de agentes del orden de todas las agencias tanto locales, estatales y federales en servicio, calles cortadas y detector de metales por todos los recintos con actividades. Todo este panorama, unido a la nieve, frío y agua, no es el mejor escenario para un Fin de Semana de las Estrellas que llegó por segunda vez en su historia a territorio tejano, después que en 1986 se celebrase en Houston.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×