Un lunes de 'grandes regresos' se vivió en Olímpicos de Invierno

Los grandes regresos siempre harán las grandes historias, y más si ocurren en Juegos Olímpicos. El lunes fue una de esas jornadas que estarán presentes en la memoria de los Olímpicos de Invierno,...
Los grandes regresos siempre harán las grandes historias, y más si ocurren en Juegos Olímpicos. El lunes fue una de esas jornadas que estarán presentes en la memoria de los Olímpicos de Invierno, gracias a Seth Wescott, Bode Miller y Lindsey Vonn.
 Los grandes regresos siempre harán las grandes historias, y más si ocurren en Juegos Olímpicos. El lunes fue una de esas jornadas que estarán presentes en la memoria de los Olímpicos de Invierno, gracias a Seth Wescott, Bode Miller y Lindsey Vonn.
Vancouver, Canadá -
  • Wescott se sobrepuso de lesiones y venció a Robertson en la Final de Snowboardcross
  • El veterano suizo Didier Defago seobrtuvo el Oro en Descenso Olímpico
  • La estadounidense Miller se levantó de una lesión y clasificó a la final

El lunes fue una de esas jornadas que estarán presentes en la memoria de los Juegos Olímpicos de Invierno, gracias a Seth Wescott, Bode Miller y Lindsey Vonn. Wescott llegó a Vancouver considerado como mercancía de deshecho por lesiones en una pierna y en la pelvis que apenas le dejaban caminar, pero se sobrepuso y en la Final del snowboardcross venció al canadiense Mike Robertson para colgarse la medalla de Oro de manera brillante. Wescott, que era el campeón defensor de Turín 2006, tuvo un cierre espectacular para vencer al favorito canadiense. Tony Ramoin de Francia fue el ganador del Bronce. Miller, el esquiador alpino más condecorado de Estados Unidos y quien fuera la gran decepción en el 2006 cuando no pudo terminar por arriba del quinto puesto, venía de dos mundiales en los que tampoco pudo colgarse medalla y ya consideraba el retiro antes de probar suerte en Canadá. Luego de varios días en que el clima pospuso las pruebas, fue uno de los primeros en probar las colinas y logró tiempos lo suficientemente buenos para ganar un Bronce, sólo nueve centésimas de segundo detrás del ganador en lo que es apenas la tercera medalla en descenso en la historia de Estados Unidos. Esa justa fue ganada por el veterano suizo Didier Defago, quien tuvo un recorrido impecable en la pista Dave Murray y ganó con el tiempo de un minuto y 54,31 segundos, para convertirse en el primer esquiador de su país que conquista la prestigiosa competencia desde que Pirmin Zurbriggen obtuvo el oro en los juegos de Calgary 1988. "Es uno de los días más hermosos de mi vida", manifestó Defago, quien a sus 32 años y cuatro meses es el hombre de más edad que gana el descenso olímpico. El francés Jean-Luc Cretier tenía 32 años y un mes cuando se impuso en los juegos de Nagano 1998. El noruego Aksel Lund, Campeón vigente en la Copa Mundial, consiguió la plata con una escasa diferencia de siete centésimas de segundo. Miller fue tercero con nueve centésimas atrás. En la misma montaña, la estadounidense Vonn, quien se robó los titulares apenas llegando a Vancouver cuando dijo que tenía una lesión en la espinilla derecha que probablemente le impediría competir, logró recuperarse y fue la más rápida de todas en su primera práctica oficial en el descenso del esquí alpino. La mala noticia para Vonn es que casi al final se resintió y no se sabe cómo estará físicamente para la prueba final del miércoles. En la carrera de 15 kilómetros del esquí de fondo, el suizo Darío Cologna se consagró Campeón en su debut olímpico con un tiempo de 33 minutos y 36,3 segundos en una prueba con malos resultados para los competidores hispanoamericanos. El italiano Pietro Piller Cottrer finalizó 24,6 segundos detrás del suizo para llevarse la plata y el checo Lukas Bauer tomó el Bronce, 11 segundos más tarde. Bauer fue medallista de plata en Turín.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×