Qatar abrirá temporada del Mundial MotoGP; Rossi quiere el décimo

Las luces de los potentes focos del circuito de Losail, situado a 30 kilómetros de la capital de Qatar, Doha, serán protagonistas impávidas de la apertura del Mundial de MotoGP, cuyo principal...
 Las luces de los potentes focos del circuito de Losail, situado a 30 kilómetros de la capital de Qatar, Doha, serán protagonistas impávidas de la apertura del Mundial de MotoGP, cuyo principal denominador común será la lucha por el Título de Rossi.
Doha, Qatar (Reuters) -
  • El GP de Qatar, único circuito nocturno de la temporada, se correrá el 11 de abril
  • Valentino Rossi quiere consagrarse con su décimo Campeonato Mundial

Las luces de los potentes focos del circuito de Losail, situado a unos 30 kilómetros de la capital de Qatar, Doha, serán protagonistas impávidas de la apertura del Mundial de MotoGP, cuyo principal denominador común será la lucha por el Título que ostenta Valentino Rossi (Yamaha YZR M 1). Y no lo van a tener fácil sus rivales, puesto que el nueve veces campeón del mundo ha evidenciado encontrarse en un excelente estado de forma a lo largo de todo el invierno y a pesar de haberse desarrollado muy pocos entrenamientos debido a la nueva normativa, en todos ellos ha despuntado el piloto de Urbino. Quizás sea en Qatar, escenario el próximo día 11 de la única carrera nocturna del año, donde más complicado lo va a tener Rossi, puesto que si bien fue de los más rápidos en casi todas las jornadas de pruebas, al final acabó doblegado por quien se presume será uno de sus grandes rivales -si no vuelven sus extraños males físicos de la pasada temporada-, el australiano Casey Stoner (Ducati Desmosedici GP10), campeón del mundo en 2007. El dúo que forman Rossi y su Yamaha se antoja casi perfecto y ambos han mostrado un potencial como para que sus rivales tengan, no miedo, pero sí mucho respeto, aunque el italiano ya se ha encargado de cerrar las puertas a quien cree puede ser uno de sus grandes competidores, su propio compañero de equipo, Jorge Lorenzo. El piloto español logró el pasado año el subcampeonato y puso en serios aprietos en más de una ocasión a Rossi, razón por la cual el italiano ha debido de pensar que si cortaba el "flujo" de información entre los talleres, obtendría una cierta ventaja. Dicho y hecho. Ambos pilotos decidieron que no iban a compartir la información que se generase en cada carrera para "enfocar" libremente la puesta a punto de sus Yamaha. Lorenzo, en tanto, no ha dado la más mínima muestra de nerviosismo por tal circunstancia, aunque sí por el hecho de no haber podido completar la pretemporada de entrenamientos al sufrir una caída cuando practicaba motocross cerca de Barcelona. Con todo, Jorge Lorenzo estará en Qatar y, junto a Casey Stoner, es de los pilotos que se perfilan para "amargar" el camino hacia su décimo título a Valentino Rossi, aunque no serán los únicos. El trabajo realizado por Ducati para lograr que su Desmosedici sea mucho más fácil de pilotar para todos parece haber dado sus frutos y el estadounidense Nicky Hayden, campeón del mundo de 2006, ha estado mucho más avezado en casi todas las citas de entrenamientos de este invierno. En el polo opuesto de Nicky Hayden parece encontrarse su ex-compañero de escudería, el español Dani Pedrosa, al que no le terminan de ir las cosas como le gustaría sobre su nueva Honda RC 212 V, sobre todo en lo que se refiere al rendimiento de las suspensiones. Pedrosa se ha quedado con muchos "deberes" por hacer como él mismo ha reconocido y con el campeonato ya en marcha le tocará esforzarse al máximo y esperar que sus técnicos den con la solución para mejorar el rendimiento de su Honda, aunque bien es cierto que su actual compañero de escudería, el italiano Andrea Dovizioso, parece encontrarse mucho más a gusto sobre la RC 212 V. Dovizioso ha destacado en su segunda temporada en MotoGP y ha sido uno de los más rápidos a lo largo de todo el invierno. Quien más ha sorprendido por su rápida evolución y adaptación ha sido el estadounidense Ben Spies, campeón del mundo de Superbike. Spies es uno de los novatos de MotoGP y para 2010 cuenta poco en las cábalas de aspirantes al triunfo, aunque parece dispuesto a romper los pronósticos y, con su compatriota Colin Edwards asesorándole, ha rendido a un muy alto nivel en los entrenamientos a los que ha acudido con la escudería Tech 3 que dirige el francés Hervé Poncharal y que dispone de sendas Yamaha YZR M 1. Los españoles Álvaro Bautista (Suzuki GSV RR), Héctor Barberá (Ducati Desmosedici GP10) y Aleix Espargaró (Ducati Desmosedici GP10) van a tener un arduo trabajo por delante en su primera temporada al completo en MotoGP. Bautista puede ser el más beneficiado de todos ellos por encontrarse en un equipo oficial de fábrica, aunque el inconveniente del idioma inglés, que no controla demasiado bien, puede ser un problema inicial. No será así para Barberá, que contará con la profesionalidad y experiencia de uno de los equipos más veteranos del campeonato del mundo, aunque no de MotoGP, categoría en la que también debuta, el que comanda Jorge Martínez "Aspar", quien recientemente celebró su trigésimo aniversario vinculado a las competiciones motociclistas.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×