Woods sigue con dificultades para recuperar su golf

El hoyo 18 en el campo TPC Sawgrass no suele ser tan desafiante cuando no hay viento. Aún así, en un ambiente caluroso y húmedo, Tiger Woods simplemente no pudo evitar las trampas de agua, durante...
El hoyo 18 en el campo TPC Sawgrass no suele ser tan desafiante cuando no hay viento. Aún así, en un ambiente caluroso y húmedo, Tiger Woods simplemente no pudo evitar las trampas de agua, durante su práctica del martes.
 El hoyo 18 en el campo TPC Sawgrass no suele ser tan desafiante cuando no hay viento. Aún así, en un ambiente caluroso y húmedo, Tiger Woods simplemente no pudo evitar las trampas de agua, durante su práctica del martes.
Florida, Estados Unidos -
  • Tiger no ha podido colarse entre los primeros tres lugares de sus últimos dos torneos disputados

El hoyo 18 en el campo TPC Sawgrass no suele ser tan desafiante cuando no hay viento. Aún así, en un ambiente caluroso y húmedo, Tiger Woods simplemente no pudo evitar las trampas de agua, durante su práctica del martes.

"Evidentemente he tenido que hacer muchos ajustes en mi vida y he pasado por muchas cosas, muchas" En ese hoyo, Woods hizo un tiro de salida que envió la pelota muy a la izquierda, hacia un borde del estanque. El atribulado astro musitó una maldición y pidió otra bola a su caddie. Fue la quinta vez que Woods sumergió la bola, durante nueve hoyos de práctica para el torneo The Players Championship, que se disputa en Ponte Vedra Beach. Un día antes, envió dos pelotas al agua, en los primeros nueve hoyos del campo. Como siempre, Woods tuvo algunos destellos, pero fueron muchos más los golpes que no parecen corresponder al mejor jugador del mundo. "Todo es cuestión de... poner mi mente donde debe estar", dijo Woods. "Evidentemente he tenido que hacer muchos ajustes en mi vida y he pasado por muchas cosas, muchas. Sólo trato de asegurarme de que tengo todo organizado para poder jugar". Woods es capaz de hacer historia casi en todos los torneos en los que participa, y éste no es la excepción. Sólo que ahora, la pregunta es si, por segundo certamen consecutivo, Woods no pasa el corte. Sería la primera vez que ello le ocurre en su carrera. La semana pasada, quedó eliminado, y no fue por poco. Con una tarjeta de 79 golpes en la segunda ronda --el segundo peor marcador en su trayectoria profesional--, Woods tuvo su acumulado más alto en 36 hoyos (153 impactos), en sus 14 años de carrera en la Gira de la PGA. en consecuencia, no pasó el corte. Y los dos días de práctica en esta semana no dan esperanzas de que su juego esté próximo a mejorar, mucho menos su concentración. Luego de tres días de especulaciones de que despediría a su entrenador de swing, Woods dijo que no ha cambiado la relación con Hank Haney, quien no estuvo presente en el Sawgrass. Haney rara vez va a los torneos, salvo los majors. "Sí, sigo trabajando con él", dijo Woods. ¿Cómo logró quedar cuarto en el Masters de Augusta, su primer torneo en cinco meses, y no pasar el corte por ocho golpes de diferencia en su siguiente certamen? Woods ha estrellado ocasionalmente las pelotas contra los árboles, incluso en su mejor momento. Lo raro ahora son sus errores de concentración, cuando ha excedido la fuerza de sus putts, como si desconociera la velocidad que adquiere la pelota en los greens. Woods dijo que su golf mejora, quizás porque "no puede empeorar". ¿Sus problemas son físicos o psicológicos? "Todas las anteriores", dijo. "No le he pegado muy bien a la bola; no he estado muy concentrado en todo el campo".

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×