Edgar Sosa ya entrena a todo vapor rumbo al combate del 5 de junio

A todo vapor trabaja ya el capitalino Edgar Sosa en el Gimnasio Díaz Mirón, luego de seis meses de ausencia en los encordados, de cara a su gran pelea de regreso programada para próximo el 5 de junio.
A todo vapor trabaja ya el capitalino Edgar Sosa en el Gimnasio Díaz Mirón, luego de seis meses de ausencia en los encordados, de cara a su gran pelea de regreso programada para próximo el 5 de junio.
 A todo vapor trabaja ya el capitalino Edgar Sosa en el Gimnasio Díaz Mirón, luego de seis meses de ausencia en los encordados, de cara a su gran pelea de regreso programada para próximo el 5 de junio.
  • Luego de seis meses de ausencia, Edgar Sosa ya entrena a todo vapor
  • Sosa se enfrentará el 5 de junio, tras la polémica derrota por cabezazo ante Mayol

A todo vapor trabaja ya el capitalino Edgar Sosa en el Gimnasio Díaz Mirón, luego de seis meses de ausencia en los encordados, de cara a su gran pelea de regreso programada para próximo el 5 de junio, en función montada por Boxeo de Gala del doctor Fausto García.

"Me he sentido muy bien, sin ninguna molestia. Voy tomando ritmo poco a poco. Estoy seguro de que voy a llegar en excelente forma a mi pelea de reaparición"

Tan pronto como recibió el alta médica y plenamente repuesto de una triple fractura en el pómulo izquierdo, Sosa Medina comenzó a boxear con sparring a cuatro rounds y esta semana aumentó a seis asaltos, apoyado por Carlos “La Flaca” Barraza y Waldo “Tintán” Fuentes.

“Me he sentido muy bien, sin ninguna molestia. Voy tomando ritmo poco a poco. Estoy seguro de que voy a llegar en excelente forma a mi pelea de reaparición”, explicó el campeón emérito del CMB, luego del entrenamiento de este martes bajo una elevada temperatura que en verdad le hizo sudar.

Edgar se encuentra de excelente ánimo porque, una vez retomado el boxeo al 100 por ciento, se percató de que no perdió movilidad, no se siente envarado, y la zona afectada por el cabezazo del filipino Rodel Mayol quedó de maravilla, como si nada hubiera pasado.

“Me sentí con algo de incertidumbre. No sabía si todo iba a salir bien, afortunadamente así fue. Gracias a Dios y a los doctores Adelaido López Chavira y Fausto García, las cosas salieron como se había previsto”, acotó.

Superado el trago amargo que lo mantuvo medio año alejado de los cuadriláteros, aunque no le impedía hacer trabajo físico, Sosa sólo piensa en intensificar su preparación rumbo a la esperada fecha del 5 de junio.

“Esta semana incrementamos los entrenamientos a seis rounds”, detalló, “vamos a variar de cinco a seis y siete, haciendo aparatos y trabajando con el mismo plan que nos llevó a hacer 10 defensas exitosas en peso minimosca”.

Lo que es un hecho es que la placa de titanio que se le colocó en el pómulo para sanar la fractura fue asimilada a la perfección, justo a tiempo para llegar en estupenda forma física y boxística a la gran cita; “quedan cuatro semanas y vamos de acuerdo a lo establecido en nuestro plan de trabajo”.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×