Gustavo Sánchez, un hombre ejemplar, le pide al Tri recuperar alegría por jugar

Gustavo Sánchez nació para ser diferente, para trascender. Nada lo detuvo ni nada lo detendrá, el joven que está en el camino para convertirse en un hombre, ya es un ganador.
 Gustavo Sánchez nació para ser diferente, para trascender. Nada lo detuvo ni nada lo detendrá, el joven que está en el camino para convertirse en un hombre, ya es un ganador.  (Foto: Diana Pérez)
México, D.F -
  • El nadador paralímpico pide al Tri recordar el amor al futbol

Gustavo Sánchez nació para ser diferente, para trascender. Nada lo detuvo ni nada lo detendrá, el joven que está en el camino para convertirse en un hombre, ya es un ganador. Hace 15 años, Gustavo llegó al mundo, el impacto para sus padres fue fuerte, el pequeño tenía una discapacidad, el brazo izquierdo y la pierna derecha no se le desarrollaron, el despertar a una realidad que no conocían les fue extraño, pero la afrontaron con el cariño que sólo unos padres pueden darle a un hijo.

"Siempre se puede llegar alto si uno quiere, nada es imposible en esta vida"

Desde el principio Gustavo fue tratado como una persona normal, u "ordinaria", como a él le gusta llamarlos, que tenía que aprender a sortear los caminos de la vida para lograr trascender. Jamás fue tratado de manera preferencial o diferente por su discapacidad, sus padres comenzaron así a darle la mejor lección en la vida. "Al principio fue difícil porque a veces yo quería hacer algo y sentía que no podía, que necesitaba ayuda, pero mis papás me decían: 'sí puedes hacerlo, hazlo', quizá la gente los veía como duros, pero después logré muchas cosas y entendí que todo lo que hacían era para que yo aprendiera a valerme por mí mismo, a entender que mi vida era así y que yo tenía que salir", cuenta Gustavo sobre los primeros días que su mente logra llevarle en recuerdos. Sus padres se convirtieron en su gran pilar, su madre se dedicó al tema económico, su padre a los temas del hogar, pues fue necesario cambiar los roles para apoyar a Gustavo en su desarrollo. "Siempre se puede llegar alto si uno quiere, nada es imposible en esta vida" El hombre que tuvo su primer contacto con el agua cuando apenas tenía un par de años, pronto se enamoró de la profesión, al principio lo vio como un pasatiempo, pero los profesores que lo entrenaban comenzaron a ver el gran potencial. Así lo fueron animando para que Gustavo lograra hacer una carrera en la natación, él comenzó el camino, aunque aceptó que por un tiempo pensó en dejarlo, justo cuando los amigos externaban deseos de hacer cosas diferentes, de divertirse como todos los "chavos de la edad". "Seguí, este es un deporte de mucha disciplina, que requiere mucho tiempo y a veces es difícil, estudio en las mañanas y luego me vengo para acá, como en el camino y entreno, en la noche llego a casa y hago mis trabajos y tareas; y así es siempre, hasta los sábados entreno. Hay otras cosas que a veces quieres hacer, pero hoy hago lo que a mí me gusta, en donde sé que puedo hacer cosas importantes", declaró Gustavo, quien estudia la preparatoria, pensando en convertirse algún día en un Ingeniero Diseñador de automóviles. Hoy por lo pronto se enfoca en la natación, por ello entrena a diario en la alberca del Comité Paralímpico Mexicano. Gustavo, que se ha convertido en un multimedalllista en las categorías de 100 y 150 metros, se dice un fanático del futbol y por supuesto, un fiel seguidor del equipo de los Pumas, club perteneciente a la institución que lo ha apoyado desde que tenía siete años de edad. "Algunos se olvidan de lo que es representar a un país, o simplemente de lo que es hacer algo que te gusta" Por eso hoy que el Tri se prepara para irse al Mundial de Sudáfrica 2010, Gustavo trata de desearles suerte a los seleccionados, pero sobre todo envía un mensaje que espera los haga vibrar y comprender lo que significan para el país. "A veces me da coraje, porque escucho que tienen esto y aquello, porque la vida se les va en el dinero, en dónde van a ganar más, y ellos, algunos, se olvidan de lo que es representar a un país, o simplemente de lo que es hacer algo que te gusta. "Ellos (los futbolistas) hacen algo que muchos quisieran hacer, pero siento que a veces ya no lo disfrutan, que dejan de pensar en lo que les gustaba hacer, en lo bonito que es jugar al futbol, se pierden; por eso creo que a veces los atletas que son paralímpicos o los atletas ordinarios logran ganar más cosas porque disfrutan lo que hacen, porque cuesta tanto trabajo llegar, que cuando estás ahí a punto de ganar una medalla, lo das todo", declaró Gustavo, un hombre de objetivos muy claros que desea hacer ondear la bandera de México en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. "Siempre se puede llegar alto si uno quiere, nada es imposible en esta vida, todo se puede lograr. Los límites se los pone uno mismo", sentenció Gustavo Sánchez.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×