Final femenina en Wimbledon: las dos caras de la moneda

A un lado de la red estará Serena Williams esperando celebrar su decimotercer Título de Gran Slam. Del otro estará Vera Zvonareva, que jugará su primera Final de un Grand Slam en la esperanza de...
 A un lado de la red estará Serena Williams esperando celebrar su decimotercer Título de Gran Slam. Del otro estará Vera Zvonareva, que jugará su primera Final de un Grand Slam en la esperanza de despojarse de una reputación de rabietas y renuncios.
Wimbledon, Inglaterra -
  • El contraste entre las finalistas de Wimbledon no podría ser mayor
  • Serena Williams espera levantar su décimotercer Título de Grand Slam
  • Por el otro lado, Vera Zvonareva jugará su primera Final en una Grand Sla

A un lado de la red estará el sábado Serena Williams esperando celebrar su décimotercer Título de Gran Slam. Del otro estará Vera Zvonareva, que jugará su primera Final de un torneo grande en la esperanza de despojarse de una reputación de rabietas y renuncios. En un torneo lleno de sorpresas, la rusa ha llegado a la máxima instancia contra muchos pronósticos. Durante mucho tiempo considerada como su peor enemiga, Zvonareva, preclasificada 21, venció a la ex número uno Kim Clijsters y a Jelena Jankovic camino a la Final. También se combinó con Elena Vesnina para vencer a las hermanas Williams, primeras cabeza de serie, en Cuartos de Final de dobles. "Supongo que al público le agradará eso de que no sea otra Williams-Williams" En sus dos últimos triunfos en individuales, Zvonareva superó desventajas. "La experiencia me ayuda mucho", afirmó la rusa de 25 años. "He pasado por muchas situaciones diferentes en el pasado y creo que ahora sé mucho mejor cómo dar vuelta un resultado". Hace algunos años era una adolescente prodigio que llegó a Cuartos de Final del abierto francés en el 2003 a los 18 años. Fue su mejor resultado en un torneo de Gran Slam hasta el año pasado, cuando avanzó a Semifinales del abierto australiano. Se le ha visto sollozar aun estando en ventaja, y ha roto más de una raqueta en estallidos de rabia. "Era muy emotiva y ella misma se perjudicaba", comentó Lindsay Davenport, ganadora de tres Gran Slam. "Ahora parece como una de las jugadoras más estables en el circuito". Cuando Zvonareva llegó a Londres venía de perder cinco de sus últimos siete partidos, incluso una derrota en Segunda Ronda en el abierto francés y en la primera rueda en Eastbourne, torneo preparatorio para Wimbledon. Su posición en el escalafón mundial, que había llegado a ser quinta a principios del 2009, bajó a la vigésima primera colocación. Ahora la rusa brinda una nueva cara a Wimbledon: la del sábado será la primera Final desde el 2007 que no enfrentará a las hermanas Williams. Venus, cinco veces Campeona, cayó en Cuartos de Final. "Supongo que al público le agradará eso de que no sea otra Williams-Williams", dijo su madre y entrenadora Oracene Price. Zvonareva es la segunda mujer de menor ubicación en el ránking que llega a la Final de Wimbledon, mientras que Serena Williams, la número uno, tiene una foja de 12-3 en finales de Gran Slam y busca aquí su cuarto Título. De los cinco encuentros que han librado, Williams ganó cuatro y Zvonareva uno, en Cincinnati hace cuatro años. Williams, que defiende su Título, todavía no ha perdido un solo set en seis ruedas, gracias en gran medida a su saque poderoso. "Es una gran ventaja, diría especialmente aquí sobre césped", dijo Zvonareva sobre su rival. "Pero creo que si uno encuentra el ritmo, puede devolverlo. Es muy difícil cuando ella saca bien, pero hay momentos en que podría no hacerlo tan bien. Hay que aprovechar esas oportunidades. No he visto a nadie que obtenga el ciento por ciento de su primer saque".

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×