Saludo al rival, voltereta y al césped: así celebró Nadal su victoria

Carrera hacia su contrincante, voltereta y de cabeza al césped. Eso fue lo que hizo el español Rafael Nadal nada más conseguir hoy el punto de la victoria en Wimbledon ante el checo Tomas Berdych,...
 Carrera hacia su contrincante, voltereta y de cabeza al césped. Eso fue lo que hizo el español Rafael Nadal nada más conseguir hoy el punto de la victoria en Wimbledon ante el checo Tomas Berdych, que lo felicitó por ser "el verdadero Campeón".
(Reuters) -
  • Ni un alfiler cabía hoy allí durante las horas de la final
  • Todo era alegría en el tenista balear tras su victoria

Carrera hacia su contrincante, voltereta y de cabeza al césped. Eso fue lo que hizo el español Rafael Nadal nada más conseguir hoy el punto de la victoria en Wimbledon ante el checo Tomas Berdych, que lo felicitó por ser "el verdadero Campeón". El segundo trofeo de Nadal en Wimbledon llegó tras una final rápida: tres sets, en dos horas y trece minutos, en la que estuvo acompañado desde las gradas por su novia, María Francisca Perelló, y su tío Toni Nadal, entrenador del joven campeón que empezó a recibir inmediatamente la enhorabuena de algunos espectadores. Mientras los empleados del club desplegaban ya las alfombras y los preparativos para la entrega de los trofeos, Nadal se regocijaba de su triunfo tendido sobre la hierba y lanzando su muñequera al público, como de costumbre. Abanicos de cartón con el rostro de Nadal, cartulinas caseras con su nombre y banderas de España, todavía calientes por la victoria lograda el sábado por la selección de fútbol española en Sudáfrica, acompañaron al número uno el día en que recogió su octavo título del "Gran Slam". No había duda entre los espectadores de que Rafa sería el campeón. Compatriotas suyos, latinoamericanos y británicos coincidían hoy en un mismo favorito y, sobre todo, venían al All England Club precisamente para ver ganar al español. "Me encanta Rafa Nadal. Soy una hincha del Liverpool, me encanta Torres, Reina, así que apoyé a España en la Copa del Mundo, y hoy vine aquí para ver a otro español", dijo Rachel Matheson, una londinense de 32 años, que apostó poco antes de arrancar el duelo por una victoria de Nadal en cuatro sets, mientras lucía una camiseta de rayas rojas y amarillas. Su amiga Liz Dagley, de 33, que la acompañó a ver el partido, estuvo más acertada al anticipar una final de sólo tres sets, también con triunfo para el mallorquín frente a Berdych: "No hay duda", exclamaba entre risas. Las dos jóvenes, cargadas con su "picnic" para comer, se instalaron como pudieron entre la multitud que ocupa la colina "Murray" desde varias horas antes de comenzar la final. Frente a ese elevado espacio, conocido con ese nombre desde hace unos años, el club coloca durante todo el torneo una pantalla gigante ante la que se concentra la mayoría de visitantes que acceden a las instalaciones con las entradas más económicas, sin validez para la pista Central. Ni un alfiler cabía hoy allí durante las horas de la final. Tumbados o sentados sobre toallas y un césped ya seco tras dos semanas de sol a raudales, siguieron el partido varios grupos de amigos españoles, que gritaban a Rafa constantemente "tú eres más rápido, tú puedes". Parejas de asiáticos que aprovecharon su viaje a Europa para acudir al Gran Slam y familias enteras con niños. Satisfechos, un día más, por poder tomar el sol y distraídos comiendo pizzas, sandwiches y fresas con nata, los aficionados mostraban su absoluta entrega a Nadal. "Es lo más cercano, somos latinos, habla español, además el tipo es bien simpático, viene de una familia de deportistas y es increíble cómo ha llegado a tanto", expresó Edgar Fernández, un venezolano residente en Inglaterra que consiguió entradas para él y su esposa para la "Catedral". También Cowley, un inglés de unos cincuenta años, habló de lo "bueno que es para el deporte" una victoria de Nadal. "Es entretenimiento, y él es un tipo muy atlético", dijo este seguidor sobre Roger Federer, aunque echó de menos una nueva final del helvético con Rafa. Desde que los dos finalistas irrumpieron en la pista para calentar, el público dejó bien claro de qué lado estaba. Cuando el el juez de silla Jakeo Garner (EEUU) les anunció que había llegado la hora del combate y Rafa se levantó para situarse en el cuadro arreciaron los aplausos. Habían transcurrido escasos puntos y el primer bromista gritó "I love you, Rafael". Desde ése, fueron continuos los ánimos desatados para el español durante toda la final, presenciada en directo por el piloto británico Jenson Button (McLaren-Mercedes), el presidente de la Federación Española de Tenis (RFET), José Luís Escañuela, y el venerado ex tenista estadounidense John McEnroe. Tras confirmarse el guión previsto y recibir Nadal su correspondiente trofeo, el mejor tenista del momento salió a firmar autógrafos a una masa de gente que le esperaba a las puertas de la Central.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×