Más latinos entran al mundo del sumo

Mario Guerrero es uno de los pocos hispanos que decidió colocar sus generosas 325 libras de peso al servicio de un deporte ajeno a las preferencias de los suyos: el sumo.
Mario Guerrero es uno de los pocos hispanos que decidió colocar sus generosas 325 libras de peso al servicio de un deporte ajeno a las preferencias de los suyos: el sumo.
 Mario Guerrero es uno de los pocos hispanos que decidió colocar sus generosas 325 libras de peso al servicio de un deporte ajeno a las preferencias de los suyos: el sumo.
Los Angeles, Estados Unidos (Reuters) -
  • Guerrero es un hispano que con sus 325 libras de peso práctica sumo

Mario Guerrero es uno de los pocos hispanos que decidió colocar sus generosas 325 libras de peso al servicio de un deporte ajeno a las preferencias de los suyos: el sumo.

"Es un deporte que no es muy conocido ni publicitado, creo que con más publicidad en los sitios adecuados habría más hispanos dentro"

El californiano, originario de la ciudad de Orange, se sumó recientemente a una treintena de competidores en tres categorías -peso ligero, mediano y pesado- en la décima versión del Abierto Americano de Sumo, realizada en la ciudad de Anaheim.

Aunque era la primera vez que Guerrero participaba en un torneo similar, ya que lleva pocos meses de entrenamientos, sus competidores afirmaron que tiene potencial para practicar la ancestral disciplina.

"Es un deporte que no es muy conocido ni publicitado, creo que con más publicidad en los sitios adecuados habría más hispanos dentro de la comunidad del sumo" dijo el novel luchador en entrevista con Efe.

Inclusive bajo estándares estadounidenses -en donde parece haber gente para todo- la del sumo es todavía en una pequeña comunidad en la que es muy raro encontrar practicantes de origen latino.

Guerrero se animó a formar parte de esta disciplina al ver una transmisión de lucha libre en la que se mencionaba que los más hábiles habían entrenado con profesores de sumo y comentó que solamente fue llamar a la asociación para que lo integraran en las prácticas.

La velada también contó con la participación de René Marte, de origen dominicano, que representa los colores de su estado de Nueva Jersey y que ya lleva algún recorrido en este mundo.

"Comencé con judo y mi maestro vio que tenía talento, me invitó a participar en una competencia televisada en ESPN, me dijo que no me preocupara y gané, llegando hasta las semifinales", afirmó.

Marte, de 42 años y 253 libras, y quien se ha distinguido con 8 campeonatos de sumo estadounidense y ha participado en competencias mundiales de sumo, ocupó el segundo lugar de la categoría mediana del este abierto 2010.

Las reglas básicas del sumo incluyen que los luchadores usen el 'mawashi' que es el cinturón distintivo de la disciplina, que comiencen a la voz del árbitro y que utilicen palmadas y zancadillas, pero no pueden golpear o patear a sus rivales.

Gana quien empuje a su oponente hasta que toque el suelo con una parte de su cuerpo distinta a las plantas de los pies o hasta sacarlo del círculo de 4.55 metros de diámetro.

El evento también contó con la presencia de Byambajav Ulambayar, ex campeón mundial de sumo en tres ocasiones y quien se alzó con el primer puesto en la categoría de los pesos pesados, así como con el juvenil canadiense Brodi Henderson, quien a sus 15 años y 367 libras, representa el futuro del deporte en Norteamérica.

"Es una ardua disciplina, con mucho estiramiento, hay que ser flexible y rápido, pero solamente hay que desearlo y se puede lograr", aconseja el hispano a otros que creen tener el talento y la contextura física para medirse en el deporte nipón.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×