Termina el Festival Olímpico Bicentenario

Globos rojos que simularon el latido de un corazón surcaron el cielo de la ciudad de México, en lo que fue la clausura del Festival Olímpico Bicentenario.
Globos rojos que simularon el latido de un corazón surcaron el cielo de la ciudad de México,  en lo que fue la clausura del Festival Olímpico Bicentenario.
 Globos rojos que simularon el latido de un corazón surcaron el cielo de la ciudad de México, en lo que fue la clausura del Festival Olímpico Bicentenario.  (Foto: Notimex)
Ciudad de México -
  • Cientos de personas fueron invitadas a la pista para participar en el adiós del FOB
  • Globos rojos que simularon el latido de un corazón surcaron el cielo de la ciudad de México

Globos rojos que simularon el latido de un corazón surcaron el cielo de la ciudad de México,  en lo que fue la clausura del Festival Olímpico Bicentenario. Luego de 48 horas de emoción deportiva, de reconocer a los grandes héroes del deporte nacional e internacional y de un acercamiento a las 32 disciplinas olímpicas,  fue momento de despedir este evento en el marco del Bicentenario de la Independencia y Centenario de la Revolución Mexicana.

Para ello, cientos de personas fueron invitadas a la pista para participar en el adiós a este fin de semana lleno de actividades deportivas en una de las avenidas más importantes de México y el mundo. Enfundados en playeras color vino y verde, niños, adolescentes, señores y señoras e incluso personas de la tercera edad, recibieron un globo rojo de tamaño mediano, para practicar 2 o 3 veces un latido, el latido del deporte de México para el mundo. No faltó quien soltara el globo antes de tiempo, ya fuera por error o por que se les resbalaba de las manos para iniciar su vuelo. Mientras ensayaban el latido, en las 4 pantallas que franqueaban la glorieta del Ángel de Independencia pasaban videos de deportistas mexicanos del ayer y hoy como: Carlos Mercenario, Paola Espinoza, Juan José Serrano, entre otros. Finalmente, los globos volaron y el latido hizo temblar los cimientos del monumento independentista, mientras miles de personas aplaudían, gritaban, tomaban la foto. Tras ello, las personas invadieron la pista por la que horas antes Ana Gabriela Guevara había corrido, y dieron la vuelta emocionados, para culminar con el evento que durante 48 horas hizo que la Avenida Reforma se convirtiera en un verdadero recinto olímpico.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×