Tras siete años regresó la NBA a la ciudad de México

Siete años pasaron para que la NBA regresara a la Ciudad de México. El Palacio de los Deportes abrió sus puertas para albergar un encuentro de pretemporada de la liga de baloncesto más importante...
 Siete años pasaron para que la NBA regresara a la Ciudad de México. El Palacio de los Deportes abrió sus puertas para albergar un encuentro de pretemporada de la liga de baloncesto más importante del mundo entre los Spurs y los Clippers  (Foto: Notimex)
México, D.F. -
  • El más ovacionado fue Manu Ginóbili.
  • Los Clippers tienen ventaja al finalizar el primer tiempo.

Siete años pasaron para que la NBA regresara a la Ciudad de México. El Palacio de los Deportes abrió sus puertas para albergar un encuentro de pretemporada de la liga de baloncesto más importante del mundo entre los Spurs de San Antonio y los Clippers de Los Ángeles. Aficionados de diversas edades, hombres y mujeres, con playeras de los Lakers, de los Spurs, donde sobresalió el nombre de Tim Duncan en las dorsales, e incluso de escuadras nacionales de baloncesto, impregnaban al Domo de Cobre de una adrenalina que sólo este deporte es capaz de regalar. La mascota de los Spurs, Coyote, encendió la pasión antes de que iniciara el duelo. Cada parte del estadio vibro con el alarido del público luego de las clavadas de la mascota del conjunto tejano. Sin embargo, nada se comparó al momento cuando el público recibió entre vítores y aplausos a los jugadores de ambas escuadras. Cuando sonó la campana y anunció el arranque del duelo, la afición se vio presa de una adrenalina que ya nunca se detuvo. Tim Duncan, Tony Parker y Manu Ginóbili por los Spurs  engalanaron la duela del recinto que lució una entrada del 95 por ciento pero donde el ambiente nunca decayó. El apoyo fue unánime para el conjunto de los Spurs cuando presentaron a las quintetas, especialmente, con el oriundo de Bahía Blanca, Argentina, Manu Ginóbili, quien se llevó la más estruendosa de las ovaciones. Blake Griffin, de los Clippers, daría la bienvenida en un regular español que no desentonó con el: 'un momento por favor', cuando la gente reconocía con aplausos el saludo. Fue él mismo quien rompió el tablero por primera vez en la noche con un tremendo alley hoop que hizo levantar a todo asistente, apenas en la segunda jugada del encuentro.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×