Yanquis con dos batazos polémicos, uno válido y otro anulado

Definitivamente pasan cosas extrañas por el jardín derecho del estadio de los Yanquis y el martes surgió una nueva fuente de dudas de la postemporada en esta esquina corta del estadio del Bronx.
 Definitivamente pasan cosas extrañas por el jardín derecho del estadio de los Yanquis y el martes surgió una nueva fuente de dudas de la postemporada en esta esquina corta del estadio del Bronx.
Nueva York, Nueva York -
  • Dos jugadas polémicas se sucitaron en el estadio de los Yanquis, una fue anulada, la otra válida

Definitivamente pasan cosas extrañas por el jardín derecho del estadio de los Yanquis y el martes surgió una nueva fuente de dudas de la postemporada en esta esquina corta del estadio del Bronx. Durante el segundo inning los Yanquis de Nueva York conectaron un par de batazos por encima de la barda para la polémica en el cuarto juego de la serie de campeonato de la Liga Americana. Uno fue decretado como un jonrón válido, pero el otro fue anulado al verificarse que fue foul. Los Rangers de Texas batearon cuatro jonrones muy claros y apalearon el martes por 10-3 a los Yanquis para tomar ventaja de 3-1 en la Serie de Campeonato de la Liga Americana. Con un out en la segunda entrada, Robinson Canó disparó un elevado profundo que cayó sobre la base del muro del bosque derecho y la pelota terminó en las tribunas. El jardinero dominicano de los Rangers Nelson Cruz saltó para atrapar la pelota y no pudo, pero se quejó que un fanático en la primera hilera —uno con camiseta con el nombre de Derek Jeter— interfirió en la jugada. El umpire en ese jardín, Jim Reynolds, dio por bueno el batazo y lo ratificó tras una breve discusión con Ron Washington, el manager de los Rangers. Los umpires optaron por no recurrir a la videograbación para verificar el batazo. Al parecer el aficionado tocó el guante de Cruz pero nunca se estiró por encima de la barda, lo cual lo hubiera decretado automáticamente como interferencia de aficionado. Lo que llama la atención es que los umpires nunca solicitaron revisar la repetición instantánea de la jugada. "Venía directo hacia mí. La toqué después de que golpeó en el cemento", dijo el aficionado Jared Macciroles, de 20 años. "Me estaba gritando pero no le iba a decir nada, pues fue un jonrón", agregó. Dos bateadores después, Lance Berkman pegó un batazo enorme por la raya del jardín derecho que Reynolds inicialmente cantó como bueno. Washington salió a reclamar y los umpires decidieron analizar el video, que con claridad mostró que la pelota salió de foul. Fue así que anularon el jonrón y Berkman tuvo que batear nuevamente. Durante una entrevista con la televisión más tarde durante el partido, el piloto de Texas dijo a los locutores de la cadena TBS que los umpires pensaron que el aficionado no había "imposibilitado" a Cruz. Esto hizo recordar un jonrón disputado de Jeter en el viejo estadio de los Yanquis en 1996, durante el primer partido de la Serie de Campeonato de la Liga Americana ante los Orioles de Baltimore. Un niño de 12 años, Jeffrey Maier, se estiró sobre la barda del jardín derecho con su guante y atrapó el jonrón de Jeter, que significó el empate para los Yanquis en la octava entrada. El jardinero derecho Tony Tarasco, ubicado debajo de la pelota mientras caía, protestó vehementemente, pero el umpire Rich García lo declaró jonrón y los Yanquis ganaron el partido y la serie. Ciertamente eso pasó muchos años antes de que las Grandes Ligas adoptaran la repetición instantánea a finales de la campaña de 2008 para revisar si algunos cuadrangulares potenciales habían rebasado el muro y para decidir si están en terreno bueno o de foul. La interferencia de aficionados en ese tipo de batazos también está sujeta a revisión, pero la repetición instantánea sólo se utiliza en posibles cuadrangulares.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×