Corrió el minero chileno Edison Peña la Maratón de Nueva York

El minero chileno Edison Peña concluyó envuelto en la bandera de Chile, este domingo, la Maratón de Nueva York. Llegó al final con las rodillas inchadas y adoloridas, cubiertas con bolsas de...
 El minero chileno Edison Peña concluyó envuelto en la bandera de Chile, este domingo, la Maratón de Nueva York. Llegó al final con las rodillas inchadas y adoloridas, cubiertas con bolsas de hielo, pero indomable.
Nueva York, Nueva York (Notimex) -
  •  El chileno registró más de seis horas como tiempo final.
  •  Una marca deportiva le patrocinó tenis para correr.

El minero chileno Edison Peña concluyó envuelto en la bandera de Chile, este domingo, la Maratón de Nueva York. Llegó al final con las rodillas inchadas y adoloridas, cubiertas con bolsas de hielo, pero indomable, unas seis horas después de haber iniciado. Lo recibió una multitud que coreaba "chi, Chi, Chi, le, le, le". Un grupo reducido que le acompañó cuando ya no pudo soportar en las rodilllas el trote y prefirió caminar, le dio un prolongado abrazo al minero que después de entrenar en la profundidad de su mina salió para platicar que admiraba a Elvis Presley y quería correr esta Maratón. En entrevista que condeció unas horas antes de correr la Maratón más famoso del mundo, junto con otros 45 mil 343 corredores, Edison Peña habló de la fe como suplemeto del entrenamiento de los corredores. "Si le demuestras a Dios que estás dispuesto a luchar, te escucha mejor que si te rindes, a Dios no le gusta que nos demos por vencidos", dijo Peña, de 34 años, al platicar de su entrenamiento con botas de minero y un durmiente de tren atado a su cintura mientras entrenaba a unos 200 metros bajo la superficie terrestre. Peña, "el minero número doce" en la lista de los 33 que salieron de la tierra, después de dos meses de haber quedado sepultados por un derrumbe, sabía que acá no podría correr con sus botas, así que solicitó con carácter de urgente unos zapatos deportivos tenis del número 8.

"No soy un gran atleta, pero no tengo temor de correr."

La marca Asics corrió a regalárselos, esos y los que quisiera. Para la marca fue mayor publicidad ayudar al "minero corredor de Chile", que pagar un anuncio en el Supertazón. "No soy un gran atleta, pero no tengo temor de correr", entre miles de corredores experimentados, dijo el fanático de Elvis Presley. Sin recursos propios, llegó a Nueva York, porque al salir de la mina en Copiapo, en Chile, con la ayuda de una cápsula de la NASA, dijo contento que se había convertido por dos meses en un corredor subterráneo con sus botas, su lámpara y su durmiente de tren. Las declaraciones las leyó Mary Wittenberg, presidenta ejecutiva de la Carrera de Nueva York, quien le pidió al cónsul chileno en Nueva York, que hiciera llegar boletos para que "el minero corredor" y Angélica Alvarez, su novia, vinieran a la carrera. Con dos horas y cuatro minutos, Edison cruzaba a buen paso este domingo la marca del medio maratón con su número 127 en la camiseta. A las 15 millas tuvo que colocarse una rodillera. Un poco más adelante, cuando le faltaban once millas, Edison llevaba bolsas con hielos en ambas rodillas y no se deba por vencido. Había corrido tres horas y 22 minutos y seguía con un paso de unos 11:50 minutos por milla. Los neoyorquinos comenzaron a llenar el Twitter con mensajes de admiración. "El minero corredor es fenómeno", "Quiero verlo llegar a la meta, quiero escuchar lo que dice al llegar, adelante. Edison!". "Edison Peña a duras penas, pero ya llegó al Bronx, sólo resta Manhattan, Vamos Edison, si, se puede!!!", escribió un twittero. Edison pasó El Bronx a trote y todavía ingresó con buen paso a Manhattan, donde el dolor se agudizó en sus rodillas cubiertas con bolsas con hielos. Ya no pudo mantener el trote, pero siguió caminando. Por lo menos ocho personas caminaban junto a él dándole ánimos. Otros mensajes: "Nueva York testifica el espíritu humano, Edison sigue adelante". Hacía un par de horas que Gebre Gebremariam, de Etiopía había ganado la carrera en la rama varonil, con un tiempo de dos horas, ocho minutos y 14 segundos, mientras que Edna Kiplogat de Kenya, de 31 años de edad, ganaba en la rama femenil con dos horas, 28 minutos y 20 segundos. Por la noche en Nueva York, pocos se acordaban de los nombres de los ganadores y en cambio conocían el de Edison. Le gritaba: "Chi, Chi, Chi, le, le,le", "Viva Edison, Viva Elvis".

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×