Tyson Gay detuvo el proceso de beatificación de Usain Bolt

El proceso de beatificación del jamaicano Usain Bolt, de trayectoria excelsa en los dos últimos años experimentó un súbito parón este 2010 cuando, el 6 de agosto, el estadounidense Tyson Gay le...
El proceso de beatificación del jamaicano Usain Bolt, de trayectoria excelsa en los dos últimos años experimentó un súbito parón este 2010 cuando, el 6 de agosto, el estadounidense Tyson Gay le infligió en Estocolmo su primera derrota en dos años.
 El proceso de beatificación del jamaicano Usain Bolt, de trayectoria excelsa en los dos últimos años experimentó un súbito parón este 2010 cuando, el 6 de agosto, el estadounidense Tyson Gay le infligió en Estocolmo su primera derrota en dos años.
Madrid, España (Reuters) -
  • Bolt y Gay se volverán a enfrentar en los Campeonatos Mundiales 2011

El proceso de beatificación del jamaicano Usain Bolt, de trayectoria excelsa en los dos últimos años experimentó un súbito parón este 2010 cuando, el 6 de agosto, el estadounidense Tyson Gay le infligió en Estocolmo su primera derrota en dos años. A falta de campeonatos del mundo al aire libre y de Juegos Olímpicos, el año atlético tuvo otros dos momentos cumbre: las dos carreras en las que el keniano David Rudisha, con un intervalo de sólo siete días, batió el récord mundial de 800 que durante trece años había permanecido en poder del danés Wilson Kipketer. Nadie se atrevió a insinuar, siquiera, que Usain Bolt pudiera ser derrotado en una carrera de 100 metros, pero la pista de Estocolmo cerró el 6 de agosto una larga racha victoriosa del jamaicano que empezó a contar dos años antes en ese mismo estadio. Gay había logrado en los Mundiales de Osaka 2007 el doblete de la velocidad mundial (100 y 200) antes de ceder la corona de número uno al poderoso jamaicano, que parecía imbatible en su afán acaparador de títulos y récords mundiales para convertirse en leyenda. Con una marca de 9.84, Gay acabó con dos años de triunfos ininterrumpidos de Bolt y, además, por un margen insospechado de 13 centésimas, sobre la misma pista de Estocolmo donde el 22 de julio del 2008 el jamaicano había sido derrotado por última vez, entonces por su compatriota Asafa Powell. Los aficionados contemplaron, sorprendidos, la imagen de un Bolt vulnerable, de rostro crispado, sin la fluidez y la potencia acostumbradas, que luchó inútilmente por anular la ventaja que Gay le había tomado desde el mismo disparo de salida. Sus molestias de espalda le obligaron a cancelar la campaña y regresar a Jamaica. Gay y Bolt se enfrentaban aquél día por primera vez desde los Mundiales de Berlín 2009, donde el jamaicano había establecido su actual récord del mundo de 100 metros (9.58), y Gay su mejor marca por entonces (9.71), que luego rebajó a 9.69. Pero ni su victoria sobre Bolt ni sus siete triunfos en ocho finales le bastaron a Gay para ser elegido atleta mundial del año. La Federación Iternacional de Atletismo (IAAF, en sus siglas en inglés) prefirió a David Rudisha. El nuevo prodigio de la doble vuelta a la pista batió el 22 de agosto en Berlín el récord mundial con un registro de 1:41.09, y una semana después, en Rieti (Italia), lo rebajó hasta 1:41.01, cada vez más cerca de los 100 segundos. Invicto en doce carreras este año, Rudisha, de 21 años, 1,88 de estatura y 71 kilos de peso, inscribió su nombre en una lista de plusmarquistas legendarios cuyos últimos nombres eran Alberto Juantorena, Sebastian Coe y Wilson Kipketer. Fuera de los estadios, sobre el asfalto, el año atlético deparó nuevos récords de 20 kilómetros y de medio maratón a cargo del eritreo Zersenay Tadese (55:21 y 58:23) y un amago de retirada del etíope Haile Gebreselassie. Gebre, plusmarquista mundial de maratón, hubo de abandonar, lesionado, el 11 de noviembre en Nueva York y, bajo los efectos de una profunda decepción, anunció que había llegado el momento de la retirada. Sólo una semana después, aleccionado por sus representantes, dio marcha atrás y aceptó seguir hasta los Juegos Olímpicos de Londres 2012. El atletismo femenino registró un récord mundial, a cargo de la polaca Anita Wlodarczyk, que el 6 de junio en Bydgoszcz, ante sus paisanos, lanzó el martillo a 78,30 metros. Sin embargo, los honores de atleta mundial del año fueron para la saltadora de altura croata Blanka Vlasic, ganadora de 18 de sus 20 competiciones este año, invicta en siete reuniones de la Liga de Diamante, campeona mundial en sala y de Europa al aire libre. A nivel europeo causó sensación el francés Christophe Lemaitre, primer blanco que baja de los 10 segundos en 100 metros y ganador de tres medallas de oro en los Europeos de Barcelona. El 9 de julio, en Valence (Francia), acreditó, con 20 años, una marca de 9.98, mejor que la que Usain Bolt a esa edad. El año terminó en negativo para España cuando la Guardia Civil destapó el 9 de diciembre una red de dopaje en la que está presuntamente implicada la campeona mundial de 3.000 obstáculos Marta Domínguez. La atleta declaró posteriormente a EFE que nunca ha traficado con sustancias dopantes. El caso está bajo investigación judicial.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×