Lance Armstrong: El adiós de una leyenda del deporte

Uno de los deportistas más emblemáticos de los últimos años ha puesto fin a una exitosa trayectoria. El ciclista estadounidense, Lance Armstrong, anunció su retiro definitivo de las competencias.
 Uno de los deportistas más emblemáticos de los últimos años ha puesto fin a una exitosa trayectoria. El ciclista estadounidense, Lance Armstrong, anunció su retiro definitivo de las competencias.
Ciudad de México -
  • Fue siete veces Campeon del Tour de France
  • Venció al cáncer en una lucha entre la vida y la mierte
  • Es la segunda vez que anuncia su retiro

Uno de los deportistas más emblemáticos de los últimos años ha puesto fin a una exitosa trayectoria. El ciclista estadounidense, Lance Armstrong, anunció su retiro definitivo de las competencias. Ganador de siete ediciones consecutivas del Tour de France, Campeón del Mundial de Ruta en 1993, Medallista olímpico en Sydney 2000, entre muchos otros logros, son la carta de entrada de Lance Edward Armstrong. Pero no todo en su vida fue gloria. Armstrong también logro salir triunfante de la carrera más importante de su vida, el cáncer. Si su vida hubiese sido escrita para una película de Hollywood, sería un perfecto melodrama: una incesante lucha contra la muerte, donde además de vencer al cáncer, consiguió regresar al deporte de una forma impresionante, ganando la máxima competición ciclista del mundo en siete ocasiones consecutivas. Nacido el 18 de septiembre de 1973 en el nicho de una 'típica familia estadounidense', Armstrong comenzó a practicar el ciclismo desde muy joven en su ciudad natal Plano, Texas. Gracias al apoyo de sus padres, ganó el Triatlón Infantil a los 13 años, y a los 16 comenzó a competir de forma internacional. Su esfuerzo por ser cada vez un mejor atleta lo llevó a competir en el Campeonato Mundial Juvenil de 1989 en Moscú. Poco a poco el talento del texano en la bicicleta era más que evidente, por lo que comenzó a competir en su especialidad, el ciclismo de ruta, donde dos años después se consagró como Campeón Nacional Amateur, lo que le valió conseguir un boleto para los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992. Los años siguieron pasando y Lance aumentando su nivel, en 1993 superó a Miguel Indurain en el Mundial de Ruta celebrado en Oslo, Noruega, y en 1995 se consagró monarca de la Clásica de San Sebastián y de la Liège-Bastogne-Liège, una de las vueltas ciclistas más antiguas. Llegó a 1996 rankeado como el mejor ciclista del mundo y jamás se imaginó que la carrera más importante de su vida estaba por comenzar. Después de tener una regular actuación en las Olimpiadas de Atlanta, en el mes de octubre se le detectó un cáncer testicular con metástasis pulmonares y cerebrales. Las posibilidades de recuperación no le daban más de un 50 por ciento de esperanza de vida. Luego de que le fuera extirpado un testículo, comenzó un tratamiento especial de quimioterapia, donde se puso especial énfasis en no afectar sus pulmones, lo que a la postre le permitió volver a las competencias. El cáncer lo afectó física y emocionalmente, pero hoy en día lo ve de una forma diferente, "es lo mejor que me pudo haber pasado". Esta nueva perspectiva de vida lo hizo formar la Fundación Livestrong, para ayudar a otras personas que sufren del cáncer. Apenas año y medio después de haber recibido su última quimioterapia y con una milagrosa recuperación, Armstrong regresó al ciclismo en 1998, compitiendo en importantes giros a nivel mundial. 1999 llegó con una sola meta, el Tour de Francia. Con el simple hecho de estar en la línea de salida, Lance ya era un ganador, pero la vida le había enseñado a superar todas las barreras posibles. Sorprendentemente, arrasó en la clasificación general y se consagró como monarca por primera ocasión. Armstrong se había convertido en un héroe internacional. Sin embargo, sus metas no se detuvieron aquí, añadió seis títulos más del Tour de Francia (2000, 2001, 2002, 2003, 2004 y 2005) de forma consecutiva a su ascendente carrera y se convirtió en un símbolo de esperanza e inspiración para toda la sociedad. Pese a haber sido acreedor a innumerables reconocimientos de las más prestigiosas agencias y organizaciones, en 2005 anunció su retiro para enfocarse más a la Fundación Livestrong, la cual empezó a tener cada vez más apoyo gracias a unas pulseras amarillas de plástico con la leyenda de la Fundación. La organización de Armstrong continuó teniendo un crecimiento a gran escala, lo que le valió ser reconocido como una de las 100 personas con más influencia. A la par de su retiro, diferentes acusaciones por dopaje se le hicieron al ciclista, sin que nunca pudieran llegar a ser comprobadas. Las mismas ganas que alguna vez lo hicieron vencer al cáncer, lo hicieron salir del retiro en 2009 con un nuevo reto, potenciar la lucha contra el cáncer. Así, en conjunto con Radio Shack, crearon un nuevo equipo de ciclismo que compitió en la pasada edición de la Tour de France sin poder tener buenos resultados. A finales del año pasado, Armstrong anunció que su retiro definitivo estaba muy cerca. En enero corrió su última carrera como profesional, el Tour Down Under 2011, celebrado en Australia. El estadounidense finalizó en el lugar 65. Hoy, se despide y se le reconoce a una leyenda del deporte mundial, un verdadero ejemplo a seguir y una figura emblemática, cuyo lugar en el ciclismo no se olvidará fácilmente.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×