El hockey según los francocanadienses: Una gélida religión

Dueños de una tradición deportiva comparable con la de grandes equipos como los Yankees de Nueva York, los Steelers de Pittsburgh o el Real Madrid, los Montreal Canadiens son el vivo testimonio de...
 Dueños de una tradición deportiva comparable con la de grandes equipos como los Yankees de Nueva York, los Steelers de Pittsburgh o el Real Madrid, los Montreal Canadiens son el vivo testimonio de cómo el deporte se puede convertir en religión.
Montreal, Canadá -
  • Los Canadiens son el equipo más ganador en la historia de la NHL
  • La voz oficial del equipo habló acerca de la identidad del equipo con sociedad

Dueños de una tradición deportiva comparable con la de grandes equipos como los Yankees de Nueva York, los Steelers de Pittsburgh o el Real Madrid, los Montreal Canadiens son el vivo testimonio de cómo el deporte se puede convertir en la religión de sus aficionados y transformar la vida de una ciudad. Fundado en 1909 con la intención de darle una identidad deportiva a la comunidad francocanadiense, los Montreal Canadiens son el equipo con mayor historia dentro de la NHL. Fundadores de la liga  y máximos ganadores de la Stanley Cup (en 24 ocasiones), son también conocidos como los ‘Habs’, derivado de los Habitantes, las personas que están viviendo, al referirse a los franceses que se establecieron en la provincia canadiense de Quebec.

Michel Lacroix, la voz oficial del Centre Bell, casa de los Canadiens, habló en exclusiva con Mediotiempo acerca de lo que significa el equipo para la sociedad francocanadiense y de la importancia que el hockey ha adquirido en los últimos años.

“La gente nacida en Montreal y la que llega a vivir a la ciudad de alguna forma se siente atraída por el hockey, sobre todo gracias a los Canadiens. Por todo lo que significa para nosotros, frecuentemente relacionamos el hockey con la religión”, mencionó Lacroix, quien lleva 35 años de forma continua siendo la voz del equipo.

Lo que ha hecho que una sociedad se sienta tan unida al equipo al grado de desbordar pasiones a niveles inimaginados, se debe en gran parte a la identidad que el equipo creó con la comunidad francocanadiense.

“El equipo solía ser algo muy cercano a la comunidad, nuestros grandes jugadores han sido francocanadienses, por lo que los ciudadanos se identificaron con ellos y se dieron cuenta que ellos eran grandes deportistas y  aún mejores personas”, comentó el también periodista de golf.

Lacroix asegura que el hecho de que “los habitantes se identificaran con jugadores como Maurice Richard, Jean Beliveau, Guy Lafleur, Patrick Roy y muchos otros jugadores”, fue porque “los jugadores se dieron cuenta que era una forma muy especial de llegar a las personas al portar el jersey de los Canadiens”.

Desde la década de los cincuenta, los Montreal Canadiens se convirtieron en el equipo referente del hockey a nivel mundial. Pese a ello, el estar en una liga ‘americanizada’ y siendo un equipo de alguna forma diferente, les afectó de gran manera en más de una ocasión. Las injusticias y corrupciones fueron un rival más a los que el equipo tuvo que vencer campaña tras campaña.

Hoy, todo es diferente, e incluso para Michel Lacroix, los Canadiens benefician más a la NHL que lo que la infraestructura de la liga pueda hacer con la ciudad de Montreal.

“La NHL se beneficia más de los Canadiens; no es que seamos la mejor organización de la liga –aunque a mi gusto lo es-, pero si nos fijamos, siempre que los demás equipos necesitan algo voltean a ver a lo que hacemos en Montreal”, comentó Lacroix, quien puso como ejemplo la reciente celebración por los 100 años del equipo, y que ahora otros equipos lo toman como ejemplo para sus futuros festejos.

La transición que llevó a los Canadiens a convertirse en un verdadero equipo de respeto fue prácticamente inmediata a su fundación, incluso actualmente esa misma pasión de los aficionados de Montreal se sigue reflejando con el día a día.

“Tan pronto como hay algo importante sucediendo, la gente voltea a ver al equipo de hockey y cambia su actitud. Ganan y ves que las personas de todo Quebec están orgullosas. Si el equipo gana, están felices. Si el equipo pierde, se enojan. Cuando llegan los playoffs y el equipo gana, puedes ver que la ciudad tiene una perspectiva distinta, cuando el equipo gana, todo es diferente en la ciudad, todo mundo está sonriendo”, sentenció Lacroix.

La última Stanley Cup conseguida por el equipo data de 1993, cuando aún jugaban en el mítico Montreal Forum. La sequía de casi 20 años sin un título empieza a pesar a los aficionados que agotan los boletos para los partidos como local del equipo año tras año. Para conseguir una entrada para un partido de los ‘Habs’, se recomienda comprarlo con cinco años de anticipación.

Sabedor de que no siempre el equipo podrá vivir de sus glorias pasadas, Michel Lacroix sostiene que la clave para el futuro es regresar a los orígenes y retomar esa identidad francocanadiense que tanto arraigo causó entre la sociedad.

“Necesitamos una Stanley Cup, necesitamos ganar la número 25. Hoy estamos ante una renovación de nuestros aficionados, los más jóvenes, multiculturales, toda la diversidad de aficionados que hay ahora y tenemos que construir una unión con ellos y para ello se necesita regresar a los orígenes, volver a tener una gran base de jugadores francocanadienses y así poder aspirar más a ganar una nueva copa”, afirmó Lacroix.

Un orgulloso aficionado a los Canadiens, Michel Lacroix se siente “muy afortunado” por trabajar para la institución, un orgullo que asegura que “a donde quiera que vas, hay alguien hablando de hockey y saben la importancia de los Canadiens y de lo que significan en el mundo del deporte”.

“He estado aquí por 35 años, y estoy muy contento. Cuando veo a los jugadores entrenando en la pista, hay 65 hombres ahí; cuando me asomo al penalty box hay uno sólo, y ese soy yo”, finalizó.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×