Li Na, el renacer de la gran esperanza china

Li Na, actual número siete del ránking de la WTA y primera jugadora china en llegar a la final de un Grand Slam en Australia 2011, se ha consolidado entre la élite del tenis mundial.
Li Na, actual número siete del ránking de la WTA y primera jugadora china en llegar a la final de un Grand Slam en Australia 2011, se ha consolidado entre la élite del tenis mundial.
 Li Na, actual número siete del ránking de la WTA y primera jugadora china en llegar a la final de un Grand Slam en Australia 2011, se ha consolidado entre la élite del tenis mundial.
Pekín, China (Reuters) -
  • Li se convirtió en 2010 en la primera tenista china en entrar en el club de las diez mejores
  • Venció en la final de Birmingham a la rusa María Sharapova

Li Na, es ahora la número siete del ránking de la WTA y se convirtió en ser la primera jugadora china en llegar a la final de un Grand Slam en el Abierto de Australia de 2011, lo que la ha hecho estar entre las 10 mejores del mundo. Li se ha consolidado entre la elite del tenis mundial con el pase a semifinales en Roland Garros.

Li, de 29 años, se impuso en cuartos de final a la bielorrusa Victoria Azarenka por 7-5 y 6-2 convirtiéndose así en la primera tenista china en acceder a esta ronda del torneo francés, donde se medirá a la rusa María Sharapova por un puesto en la final.

El camino de la deportista china para llegar hasta aquí no ha sido ni fácil ni rápido. Li Na ha tenido una carrera plagada de lesiones y altibajos que ha retrasado su llegada a la cumbre.

Para encontrar los orígenes de Li hay que buscarlos en Wuhan, la capital de la provincia de Hubei, en el centro de China, donde, desde niña, comenzó a jugar al badminton, deporte que cambió por el tenis tras el consejo de un entrenador, que vio en Li hechuras de tenista.

De esta manera, compitió durante ocho años en torneos junior antes de convertirse en profesional en 1999. Ganó tres campeonatos individuales y siete en dobles de la ITF, progresión que continuó en los siguientes años y que se vio truncada en 2002 por una supuesta lesión en las costillas que nunca se llegó a confirmar.

El estilo de juego de Li quedó definido en esta primera etapa. Su velocidad de movimiento y su juego desde el fondo de la pista se convirtieron desde el inicio y hasta hoy en las mejores armas de la tenista, que apoyada en su revés practica un juego directo.

A pesar de las dudas generadas por su ausencia de las pistas, Li regresó en mayo de 2004 a la competición. En sólo cinco meses, la deportista se situó entre las cien mejores y en 2005 abandonó el circuito ITF para centrarse en el de la WTA.

Durante los años siguientes, Li recuperó poco a poco su nivel y llegó a la final de Estoril y octavos de Wimbledon en 2006; a semifinales de Indian Wells en 2007 así como a semifinales en Doha y en los Juegos Olímpicos de Pekín, además de ganar el torneo australiano de Gold Coast en 2008.

El nivel exhibido por la tenista en esa temporada sólo ha sido superado por el de la actual. Li Na también se ha convertido en la primera tenista que alcanza la final de un Grand Slam, el Abierto de Australia, donde cayó ante la belga Kim Clijsters después de superar en semifinales a la número uno, la danesa Carolina Wozniacki.

Además del subcampeonato en el Abierto de Australia, Li superó a la propia Clijsters en la final de Sydney y ha alcanzado las semifinales en Madrid, Roma y ahora París, algo que podría significar el resurgir de la gran esperanza del tenis chino.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×