La mexicana Galia Moss desiste de su travesía en solitario de México a Israel

La velerista mexicana Galia Moss anunció hoy que ha desistido de hacer su travesía en solitario desde México a Israel, pero confesó sentir orgullo por las experiencias vividas en el trayecto hasta...
La velerista mexicana Galia Moss anunció hoy que ha desistido de hacer su travesía en solitario desde México a Israel, pero confesó sentir orgullo por las experiencias vividas en el trayecto hasta las Islas Azores, donde debió detenerse por
 La velerista mexicana Galia Moss anunció hoy que ha desistido de hacer su travesía en solitario desde México a Israel, pero confesó sentir orgullo por las experiencias vividas en el trayecto hasta las Islas Azores, donde debió detenerse por
Ciudad de México (Reuters) -
  •  Se tuvo que detener en las islas Azores, antes ya había completado en solitario recorrido México-España

La velerista mexicana Galia Moss anunció hoy que ha desistido de hacer su travesía en solitario desde México a Israel, pero confesó sentir orgullo por las experiencias vividas en el trayecto hasta las Islas Azores, donde debió detenerse por fallas en su embarcación. "El proyecto queda detenido, nunca estuve tan bien físicamente, pero el barco falló. Me quedo con algunas experiencias extraordinarias, entre ellas la de ayudar a 708 niños de mi país que recibirán paquetes de alimentos por dos años y medio como consecuencia de lo que hice", señaló la deportista. Galia, que ya completó en solitario el recorrido España-México con su velero, salió del puerto mexicano de Veracruz el pasado 12 de octubre hacia La Florida, en Estados Unidos, desde donde zarpó a Israel y aunque pudo resistir fuertes tormentas y fenómenos naturales, se vio obligada a desistir después de recorrer 4.250 millas náuticas al llegar a Isla Faial, en Las Azores. Reconoció sentir tristeza y frustración por interrumpir el reto por tercera vez, a pesar de sentirse en condiciones de cumplirlo, pero explicó que vivir sola en el océano es muy fuerte y peligroso y ahora buscará otros proyectos, como recorrer en su barco de vela las costas mexicanas para promover los sitios turísticos del país. En las Islas Azores, Galia comprendió que reparar el velero llamado 'Azul' requería mucho tiempo y dinero y por eso abandonó el velero y puso punto final a su travesía, según explicó. "Cuando se es velerista en solitario, tu equipo es el velero. Si está lesionado, lo que pones en riesgo es tu vida. Tengo amigos alpinistas que se empeñaron en cumplir un reto y jamás bajaron de la montaña. Para mí es un triunfo haber intentado y llegado hasta donde llegué", dijo Galia, quien fue gimnasta olímpica, pero al retirarse se dedicó a la vela. Después de reconocer que se siente sentimental y frágil en este momento de su vida, Galia reconoció que par de veces sintió miedo en el trayecto de México a Las Azores, una en medio de una gran tormenta y otra por la posibilidad de que el motor de su velero se detuviera en medio del mar. "Soy humana y sí sentí miedo. Cuando se acercaba la tormenta me pregunté qué hacía allí, pero enseguida reaccioné, me puse la ropa adecuada y transformé el miedo en concentración", reveló. A pesar de no llegar a Israel, Galia implantó algunas plusmarcas en su travesía de 33 días, al convertirse en la primera mexicana en cruzar a vela en solitario el Golfo de México y el Océano Atlántico Norte y en alcanzar dos veces el Meridiano 40W, mitad del Océano Atlántico. Además ha sido la primera mujer de su país en alcanzar la Isla Faial, la segunda más visitada del mundo. "Estoy orgullosa por todo eso", concluyó.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×