¿El final está cerca para Jorge Rivera?

El próximo viernes 20 de enero Jorge Rivera regresará al octágono luego de sufrir dos derrotas en 2011 para enfrentarse con Eric Schafer en un combate pactado en la categoría de peso medio.
El próximo viernes 20 de enero Jorge Rivera regresará al octágono luego de sufrir dos derrotas en 2011 para enfrentarse con Eric Schafer en un combate pactado en la categoría de peso medio.
 El próximo viernes 20 de enero Jorge Rivera regresará al octágono luego de sufrir dos derrotas en 2011 para enfrentarse con Eric Schafer en un combate pactado en la categoría de peso medio.

Por Emiliano Cándido

  • Jorge RIvera podría retirarse tras este combate

El próximo viernes 20 de enero Jorge Rivera regresará al octágono luego de sufrir dos derrotas en 2011 para enfrentarse con Eric Schafer en un combate pactado en la categoría de peso medio. Sin embargo, más que una simple pelea esa noche posiblemente estará en juego la carrera de “El Conquistador”. Con 39 años sobre su espalda, no todo es sencillo para Jorge Rivera. Con tantos años de sufrir duros entrenamientos la mente por momentos se toma vacaciones y necesita nuevos aires. Ininterrumpidamente desde el año 2003, este peleador de raíces latinas a participado al menos una vez por año de un evento dentro del octágono y, en varias ocasiones, lo ha hecho frente a rivales encumbrados por posibilidades importantes. En su debut, en el UFC 44, derrotó al canadiense David Loiseau, quien tiempo después pelearía por el cinturón. También ingresó al octágono con ex campeones como Rich Franklin, quien lo sometió en el tercer asalto tras un duro encuentro. El nivel de sus oponentes tuvo tantos vaivenes como su carrera. A grandes victorias las siguieron preocupantes caídas y nunca pudo estabilizarse en una categoría en la cual siempre dio espectáculo. Tras el fallecimiento de su hija (a quien tiene tatuada en el pecho, a la altura del corazón) decidió reenfocarse en las artes marciales mixtas para intentar regalarle algo. Los triunfos se sucedieron ante Nissen Osterneck, Rob Kimmons y Nate Quarry, entonces llegó la gran oportunidad que estaba buscando: Un nombre importante. Y fue Michael Bisping el seleccionado para tal combate. Mucho se habló antes y después, ¿qué hubiera pasado si el inglés no conectaba un rodillazo ilegal en forma intencional? Nadie lo sabe, pero la victoria terminó siendo sin atenuantes para el oriundo de Inglaterra. Tras eso siguieron los continuos coqueteos de un combate con el italiano Alessio Sakara (pospuesto en 3 ocasiones) que nunca sucedió y se cruzó en su camino Constantinos Philippou, quien lo derrotó por decisión en su última presentación, en el UFC 133. Ahora se presenta su último gran objetivo: Eric Schafer. “Eric es muy grande para la categoría, se nota que hasta hace poco peleaba en los semipesados. Es muy habilidoso y posee un excelente juego de piso”, reconoce Rivera. Entonces ¿Por dónde pasará la estrategia de Jorge? Seguramente intentará mantener el combate de pie, como en la mayoría de las peleas de su carrera. Si bien se defiende muy bien en el suelo, 12 de sus 18 victorias fueron por la vía del nocaut por lo que sería ilógico buscar llevar al piso a un grappler de la calidad de Schafer. Pase lo que pase esta podría ser la última pelea para “El Conquistador”, un orgullo para todos los latinos ya que siempre ha dejado su alma dentro del octágono. Ese tipo de peleadores a los que nunca se les podrá reprochar por su actitud, sino que siempre se lo felicita por brindarse al máximo. Eric Schafer es el hombre elegido ahora, Jorge Rivera estuvo cerca de retirarse hace un par de meses pero decidió seguir. Veremos qué sucede luego del viernes cuando ingrese por decimoquinta vez al octágono más famoso del mundo.

  • Más sobre:
  • UFC
Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×