Largas filas para despedir a Paterno en Penn State

Con gorros y chaquetas de Penn State, estudiantes y residentes locales formaron una fila de más de medio kilómetro para rendir tributo a Joe Paterno, el entrenador de futbol americano que durante...
Con gorros y chaquetas de Penn State, estudiantes y residentes locales formaron una fila de más de medio kilómetro para rendir tributo a Joe Paterno, el entrenador de futbol americano que durante casi medio siglo fue el rostro de la universidad.
 Con gorros y chaquetas de Penn State, estudiantes y residentes locales formaron una fila de más de medio kilómetro para rendir tributo a Joe Paterno, el entrenador de futbol americano que durante casi medio siglo fue el rostro de la universidad.
State College, Pennsylvania -
  • Estuvo presente Mike McQueary, figura clave en el caso de abuso en el que estuvo involucrado

Con gorros y chaquetas de Penn State, estudiantes y residentes locales formaron una fila de más de medio kilómetro el martes para rendir tributo a Joe Paterno, el entrenador de futbol americano que durante casi medio siglo fue el rostro de la universidad. Los dolientes esperaron durante horas a lo largo de una importante vía del campus por la oportunidad de pasar junto al féretro de Paterno en un centro espiritual de la universidad. Algunos se fueron llorando. Todos estaban conmovidos. Paterno, el técnico con más victorias en el futbol americano universitario, murió el domingo a los 85 años, poco más de dos meses después que su carrera terminó en forma abrupta por no denunciar presuntos casos de abuso sexual de menores de los que se acusa a un ex asistente suyo. "Él era mi héroe, mi héroe. Yo tenía que venir", dijo sollozante Gloria Spicer, que era estudiante en Penn State en 1966, cuando Paterno comenzó su primera temporada a las riendas del equipo. "Él fue un maestro para mí", dijo Spicer. "Me enseñó a ser una mejor persona y una mejor maestra". Miembros del público fueron precedidos por familiares de Paterno —el hijo del entrenador, Scott, estaba presente— y el equipo actual de fútbol americano de la universidad más algunos miembros de escuadras pasadas. Los jugadores lucieron trajes oscuros y arribaron en tres autobuses azules, los mismos que muchas veces transportaron a Paterno y el equipo a los juegos de los sábados en el Beaver Stadium. Entre los ex jugadores estaba Mike McQueary, figura clave en el caso de abuso. Cuando era estudiante en 2002, McQueary era asistente de Paterno y fue quien dijo al entrenador que había visto al ex coordinador defensivo Jerry Sandusky violando a un niño en la ducha de los vestuarios de futbol americano. Paterno transmitió la información a las autoridades de la Universidad, pero no llamó a la policía. Esto influyó en la decisión de despedirlo el 9 de noviembre, cuatro días después del arresto de Sandusky por 52 cargos criminales.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×