'Linsanity', la locura que estremece Nueva York

"Linsanity, Linsanity". Ése es el grito que invade cada noche que el Madison Square Garden abre sus puertas en Nueva York. Fue el alarido de apoyo a un sólo hombre y de pronto se convirtió en el...
"Linsanity, Linsanity". Ése es el grito que invade cada noche que el Madison Square Garden abre sus puertas en Nueva York. Fue el alarido de apoyo a un sólo hombre y de pronto se convirtió en el grito de guerra de la Gran Manzana.
 "Linsanity, Linsanity". Ése es el grito que invade cada noche que el Madison Square Garden abre sus puertas en Nueva York. Fue el alarido de apoyo a un sólo hombre y de pronto se convirtió en el grito de guerra de la Gran Manzana.
Manhattan, Nueva York -
  • El jersey con el número 17 de los Knicks está agotado en la Gran Manzana
  • Los promocionales de los partidos se centran en la figura de Jeremy Lin
  • 'The Yellow Mamba' es otro de los apodos que se ha ganado en la NBA

"Linsanity, Linsanity". Ése es el grito que invade cada noche que el Madison Square Garden abre sus puertas en Nueva York. Fue el alarido de apoyo a un sólo hombre y de pronto se convirtió en el grito de guerra de la Gran Manzana y en la sensación de la NBA. Favor de actualizar flashplayer

Nacido en Los Ángeles, pero con ascendencia taiwanesa y actual jugador de los Knicks de Nueva York, Jeremy Lin ha roto con los paradigmas y es la sensación del deporte estadounidense tras el final de la NFL, y pese a que los actuales monarcas del Super Bowl son los Gigantes de Nueva York. "Linsanity", como sinónimo de locura en inglés, ha sido el sustantivo perfecto para que cada noche la casa de los Knicks explote y al mismo tiempo los aficionados, neoyorkinos o no, encuentren una definición al fenómeno que el graduado de la Universidad de Harvard ha creado en el basquetbol profesional de los Estados Unidos, pues la "Linmanía" no es suficiente. Cuentan los taxistas, curiosos personajes que son capaces de relatar más anécdotas de una ciudad que un mismo periódico, que el término "Linmanía" no es del agrado de los seguidores de los Knicks, pues no tienen la mínima intención de compararlo con Tim Tebow, jugador de los Broncos de Denver, quien tuvo su momento y después se diluyó entre los Playoffs. Su fama ha llegado a tal grado que ni en la NBA Store, ubicada en una de las avenidas más importantes de la "Ciudad que nunca duerme", tenga en existencia el jersey de Lin, siendo el único agotado y al menos no en existencia durante los próximos tres o cuatro días, lo que ha provocado que la oferta se extienda a otros productos.  Playeras con la leyenda "Ballin' in NYC", "Linsanity" o simplemente "Lin" sean las sustitutas perfectas para mantener la idolatría y estar a la moda de lo que hoy se habla en todo Nueva York, claro está sin tomar en cuenta que en las escuelas de esta ciudad se ha convertido en el hombre que todo niño quiere ser durante el juego. Muchos le atribuyen el surgimiento de la nueva estrella a la partida de Yao Ming, jugador chino que hace algunos meses anunció su retiro después de haber explotado el mercado asiático con su llegada a los Rockets de Houston, en un fenómeno similar al que hoy ocurre en una de las ciudades más importantes del mundo. El tiempo lo dirá. Lo cierto es que no hay anuncio de televisión o de radio que no recurra al número 17 de los Knicks para promocionar los partidos de los neoyorkinos, pero tampoco noche en lo que va del 2012, que el asiático no cargue con el equipo. Al menos este miércoles los "17" puntos con los que derrotaron a Atlanta fueron en gran parte consecuencia de los nueve rebotes y 17 unidades que anotó Lin. Coincidencia o no, los Knicks firmaron una marca de 17 ganados y 17 perdidos en los que va de la temporada de la NBA, justo el número de "Linsanity".

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×