El indio Anand con su quinto título mundial de ajedrez

El maestro indio Viswanathan Anand acrecentó hoy su leyenda al proclamarse por quinta vez campeón mundial de ajedrez al derrotar en la muerte súbita al aspirante israelí Borís Gelfand.
 El maestro indio Viswanathan Anand acrecentó hoy su leyenda al proclamarse por quinta vez campeón mundial de ajedrez al derrotar en la muerte súbita al aspirante israelí Borís Gelfand.
Moscú, Rusia (Reuters) -
  • Se impuso al israelita  Borís Gelfand

 El maestro indio Viswanathan Anand acrecentó hoy su leyenda al proclamarse por quinta vez campeón mundial de ajedrez al derrotar en la muerte súbita al aspirante israelí Borís Gelfand. "El 'tie break' fue increíblemente tenso e igualado. Era imposible saber quién iba a ganar. La tensión fue tan grande, que más que alegría, siento alivio", dijo Anand en rueda de prensa al término de la partida. Anand, de 42 años, reeditó por tercera vez el título logrado en 2007 en México tras ganar una de las cuatro partidas rápidas en las que se decidió el título (2,5-1,5), después de que las doce reglamentarias del campeonato acabaran en empate a 6 puntos. De esta forma, el indio, que había revalidado el título en dos ocasiones ante Kramnik (2008) y el búlgaro Veselin Topalov (2010), se convirtió en el primer ajedrecista de la historia que se convierte en campeón mundial en un "tie break". Al maestro indio, que fue campeón mundial por primera vez en 2000 al derrotar a Shirov en Teherán, le bastó con ganar en 77 movimientos la segunda partida rápida, en la que abrió con blancas, ante lo que Gelfand, israelí de origen bielorruso, no tuvo capacidad de respuesta. En la muerte súbita, que arrancó a las 12 de la mañana hora local (08:00 GMT), cada ajedrecista dispuso de 25 minutos, más diez segundos adicionales por cada movimiento. La tensión se palpaba en el ambiente de la Galería Tretiakov de Moscú, una de las principales pinacotecas rusas y singular escenario elegido por la FIDE para el campeonato. Gelfand, un clásico maestro de la escuela soviética, lo intentó en la última partida al realizar varios movimientos relámpago en apenas unos segundos, pero no pudo derribar la fortaleza que montó el indio. Al término de la partida final, ambos ajedrecistas se dieron diplomáticamente la mano y abandonaron el escenario donde libraron una extenuante batalla psicológica desde el pasado 11 de mayo. De esta forma, Anand, que ostentará el título mundial durante otros dos años, se embolsa el 60 por ciento de los 2,55 millones de dólares de bolsa, mientras que su contrincante recibirá el resto. Gelfand, de 43 años, aseguró en rueda de prensa que durante la jornada de hoy llevó la iniciativa durante la mayor parte del tiempo, pero admitió que su mala gestión del reloj le condenó a la derrota final. Según los maestros que comentaron la jornada en la página web de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE), las partidas de hoy fueron "muy emocionantes y equilibradas" y "cualquiera de los dos jugadores pudo llevarse la victoria". "Anand es un grandísimo ajedrecista. Aunque no esté en su mejor forma y no jugara sus mejores partidas durante el torneo, ha ganado el mundial por quinta vez, lo que es una gran gesta", afirmó Vladímir Krámnik, campeón mundial en 2006. Los ajedrecistas se vieron condenados a disputar una muerte súbita tras firmar tablas en diez de las doce partidas reglamentarios y lograr tan sólo una victoria cada uno en la séptima (Gelfand) y octava partidas (Anand). "Creo que la clave del mundial fue la octava partida. Fui muy afortunado de lograr la victoria al día siguiente de que Gelfand se pusiera por delante", dijo Anand. El torneo se disputó en un salón de actos con capacidad para varias decenas de personas que siguieron detenidamente durante tres semanas el desarrollo del juego en la gran pantalla electrónica situada frente a los ajedrecistas. Los dos maestros se encontraban en el escenario aislados de los espectadores y del ruido de los flashes de los numerosos reporteros por una hermética cristalera. El mundial enfrentó a dos personalidades bien distintas: Gelfand se pasó todo el torneo dando nerviosos paseos; mientras que Anand se mostró tranquilo y apenas expresó emoción alguna, ni siquiera tras proclamarse campeón. Como es habitual, el legendario maestro ruso Garry Kaspárov, campeón mundial ajedrez, criticó desde un principio la competición, aduciendo que "es la primera vez en la historia de los Mundiales que el torneo no pone en liza a los ajedrecistas más fuertes del planeta" por ránking. Kaspárov cree que ambos jugadores pecaron de exceso de prudencia, lo que es más evidente en el caso de Gelfand, que no ganaba a Anand una partida de ajedrez clásico desde 1993. "En lo que se refiere a Anand, ha perdido interés en el juego. He jugado contra él en muchas ocasiones", comentó. En su opinión, la calidad de este Mundial fue mucho peor que las anteriores defensas del título de Anand y, además, destacó que el torneo había sido demasiado corto como para coronar con justicia al mejor jugador del planeta. Este torneo mundial se disputó en la capital rusa por vez primera desde que Kaspárov derrotó a su compatriota Anatoli Kárpov en 1985.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×