Claves en caso de doping de Lance Armstrong

La clave del caso Armstrong puede ser el italiano Michele Ferrari, un médico que llegó a comparar el consumo de EPO con el de "zumo de naranja" y que, según las investigaciones de la Fiscalía de...
La clave del caso Armstrong puede ser el italiano Michele Ferrari, un médico que llegó a comparar el consumo de EPO con el de "zumo de naranja" y que, según las investigaciones de la Fiscalía de Padua citadas hoy por "La Gazzetta dello Sport".
 La clave del caso Armstrong puede ser el italiano Michele Ferrari, un médico que llegó a comparar el consumo de EPO con el de "zumo de naranja" y que, según las investigaciones de la Fiscalía de Padua citadas hoy por "La Gazzetta dello Sport".
Ciudad de México (Reuters) -
  • Armstrong habría pasada unas 500 pruebas antidoping en su carrera sin problemas 

La clave del caso Armstrong puede ser el italiano Michele Ferrari, un médico que llegó a comparar el consumo de EPO con el de "zumo de naranja" y que, según las investigaciones de la Fiscalía de Padua citadas hoy por "La Gazzetta dello Sport", recibió del ciclista tejano 465.000 dólares en 2005. El caso del supuesto dopaje de Armstrong se arrastra desde el Tour de 1999 cuando un diario francés aludió a supuestos positivos por corticoides de cuatro corredores, entre ellos el ciclista tejano, que luego conquistó el primero de sus siete títulos consecutivos. La Unión Ciclista Internacional aseguró en aquella ocasión que Armstrong estaba "totalmente limpio", pero la sombra de la sospecha ya nunca le abandonó. El pasado miércoles, la agencia antidopaje estadounidense USADA dio un paso más al acusarle de consumir substancias prohibidas. USADA expuso sus acusaciones en una comunicación verbal de 15 páginas, con fecha del martes, enviada al ciclista, de 40 años, y a otras personas, en la que sostiene que las pruebas son "muy sólidas" en muestras de sangre tomadas entre 2009 y 2010, su periodo de regreso a la competición, La Agencia antidopaje habla de manipulación sanguínea, con evidencia de consumo de EPO (hormona que aumenta la concentración de glóbulos rojos en la sangre y mejora el rendimiento muscular) y uso de transfusiones. "Jamás me he dopado", reaccionó Armstrong, ahora competidor de triatlón, que recordó que, a diferencia de los que le acusan, en sus 25 años de competidor superó sin problemas 500 controles antidopaje. Su abogado, Robert Luskin, pidió acceder a las evidencias que tenga USADA, incluyendo los nombres de los testigos que dicen que vieron a su cliente consumiendo drogas. El paso dado por USADA sigue la dirección contraria de una investigación de la Fiscalía de Los Angeles que se cerró en febrero pasado sin cargos contra Armstrong y que derivó de las acusaciones de dopaje que le lanzaron sus excompañeros Floyd Landis y Tyler Hamilton. Hamilton, que cumple oficialmente una suspensión por dopaje de ocho años aunque esté ya retirado, aseguró el 20 de mayo del pasado año a la cadena CBS que vio a Armstrong inyectarse EPO "más de una vez". "Yo vi EPO en su nevera. Le vi inyectársela más de una vez, como hacíamos todos. Como hice yo muchas, muchas veces", ha afirmado. "Armstrong tomaba lo que tomábamos todos, la mayoría del pelotón. Había EPO, testosterona, una transfusión sanguínea. Pese al cierre federal del caso, USADA siguió investigando y, según reveló "The Washington Post", el aviso enviado al corredor indica que dispone de testimonios que demuestran que Armstrong y cinco exmiembros de su entorno estuvieron implicados en una operación de dopaje entre 1998 y 2007. La agencia estadounidense antidopaje también incluyó en la comunicación, según el "Post", al médico italiano Michele Ferrari y a los españoles Pedro Celaya y Luis García del Moral, a su director deportivo Johan Bruyneel y al también preparador español José Martí. "La Gazzetta dello Sport" afirma hoy que la clave en este caso son las investigaciones que conduce desde 2010 el fiscal de Padua, Benedetto Roberti, para desvelar la trama que ligan a Michele Ferrari, "preparador histórico de Armstrong", con corredores, representantes, profesionales. "Los ciclistas involucrados son alrededor de noventa", dice. Según este diario, el mundo de Ferrari fue sometido a un minucioso control que abarcó intervenciones telefónicas, correos electrónicos con programas y preparaciones específicas, cuentas cifradas. "Han aparecido pagos, entre ellos uno de 465.000 dólares, enviados a Ferrari por Armstrong en 2006", señala el diario, que añade que la trama movió alrededor de 30 millones de euros. Ferrari, médico entre otros del suizo Tony Rominger, que batió en dos ocasiones el récord de la hora en 1994, está considerado como uno de los pioneros en el uso de la EPO en el deporte. La eritropoyetina es una hormona que aumenta la concentración de glóbulos rojos en la sangre y mejora el rendimiento muscular. En unas declaraciones de 1994, Ferrari comparó el consumo de EPO con el de "zumo de naranja". Ferrari compareció como imputado en un proceso abierto en 2002 por el Tribunal de Bolonia, ante el que algunos ciclistas admitieron que tomaron EPO siguiendo el consejo del médico. Filippo Simeoni, de 31 años, ganador de varias etapas en la Vuelta a España de 2001, testificó que Ferrari le había recetado EPO y testosterona para mejorar su rendimiento, además de darle consejos para evitar que le fueran detectados en los controles antidopaje. El 9 de julio de 2001, Armstrong reconoció que había mantenido contactos con Ferrari, pero negó tajantemente que le recomendara el consumo de EPO. En un comunicado, el corredor estadounidense dijo que habló con Ferrari para preparar un eventual asalto al récord de la hora, calificó de "limitados" los contactos con el médico y añadió: "Nunca he hablado de EPO conmigo ni yo he utilizado jamás esa sustancia". El caso Ferrari se cerró con su absolución en un tribunal de apelaciones. Su nombre vuelva ahora con fuerza tras la acusación de USADA a Armstrong y las investigaciones de la Fiscalía de Padua. USADA basa el proceso en los testimonios de 10 corredores y personal de los equipos de Armstrong: US Postal (1998-2004), Discovery (2005), Astana (2009) y RadioShack (2010). Armstrong tiene de plazo hasta el próximo día 22 para presentar alegaciones. Se reunirá luego un comité de cuatro expertos que decidirá si hay pruebas para abrir un proceso. Si la respuesta es positiva, Armstrong será juzgado por un colegio de tres integrantes. En todo caso, hasta el 22 de noviembre no se produciría su comparecencia.  

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×