Bolt vs. Blake, rivalidad en pista para Londres 2012

Usain Bolt irrumpió en los Juegos Olímpicos hace cuatro años como un huracán que se lleva todo por delante: se alzó con el oro en los 100 y los 200 metros, así como en el relevo corto, y derrochó...
 Usain Bolt irrumpió en los Juegos Olímpicos hace cuatro años como un huracán que se lleva todo por delante: se alzó con el oro en los 100 y los 200 metros, así como en el relevo corto, y derrochó un carisma a prueba de balas.
New York, New York -
  • Bolt y Blake son los principales favoritos para los 100m planos en Londres 2012 

Usain Bolt irrumpió en los Juegos Olímpicos hace cuatro años como un huracán que se lleva todo por delante: se alzó con el oro en los 100 y los 200 metros, así como en el relevo corto, y derrochó un carisma a prueba de balas que de la noche a la mañana lo convirtió en una de las figuras más populares del deporte mundial. La sonrisa permanente que lució en esos Juegos, sin embargo, podría borrársele de la cara en Londres. En la víspera de los Juegos de 2012 Bolt luce vulnerable. Y si hay alguien que puede voltearlo del pedestal es ni más ni menos que otro jamaicano, Yohan Blake. Para repetir su memorable desempeño de hace cuatro años en Beijing, donde ganó tres medallas de oro con récords mundiales, Bolt tendrá que derrotar a Blake, un rival que es amigo suyo, que surgió de las mismas entrañas del programa que lo catapultó a él a la fama y con quien comparte el mismo entrenador. Luego de salir triunfante en los 100 y 200 en el Preolímpico de Jamaica, Blake asoma como el rival con mejores posibilidades de aguarle la fiesta a Bolt en Londres. El duelo entre el "Rayo" Bolt y la "Bestia" Blake promete ser una de las grandes atracciones del atletismo en Londres, el cual arrancará el 3 de agosto con las eliminatorias de los 100 femeninos y los hombres se presentarán a la pista del Estadio Olímpico para las suyas al día siguiente. En menos de un mes el tema de conversación pasó de ser sobre si Bolt, de 25 años, sería capaz de cumplir con su ambición de consolidarse como un "mito viviente". Ahora, todos se preguntan si podrá contener a Blake, tres años menor. También puede ser que el desafío sólo sirva para motivar al hombre más rápido del mundo. "Es un rival resuelto a ganar y eso me anima a exigirme más", dice Bolt sobre Blake. "Todos somos humanos en la línea de partida", tercia Blake. "Soy un hombre capaz de sorprender". Bolt defiende sus oros y récords mundiales de 9,58 segundos en los 100 y 19,19 en los 200. Blake acaba de lograr su mejor marca personal para el sprint corto de 9,75 en el Preolímpico y ostenta 19,26 en la distancia más larga. "Nos motivamos mutuamente", asegura Blake. "Ha tenido un enorme influencia en mi carrera, fue quien me convenció de que había darle total devoción a los entrenamientos". Blake siguió el consejo al pie de la letra, tanto así que Bolt le puso el apodo de "La Bestia" al verle entrenarse con una rigurosa disciplina. En Beijing 2008, Bolt irrumpió con la fuerza de un huracán. Se puso a celebrar antes de cruzar la meta al cronometrar 9,69 en la final de los 100. Cuatro noches después, batió la plusmarca de 12 años de Michael Johnson con 19,30 en los 200. Culminó la gesta al correr la tercera posta de Jamaica con el tiempo de 37,10 en el 4x100. Bolt hizo historia al convertirse en el primer velocista en fijar tres récords mundiales en una misma Olimpiada. También emuló a Cal Lewis, Bobby Morrow y Jesse Owens como los únicos con el triplete 100, 200 y 4x100. Sus hazañas prosiguieron en el Mundial de 2009, tumbando los récords mundiales de los 100 y 200, con los registros ahora vigentes. Una lesión en la espalda mermó su nivel en 2010 y en el mundial del año pasado Blake se quedó con el oro en los 100 cuando Bolt fue descalificado por una salida en falso en la final. Bolt se recuperó con un triunfo en los 200. Semanas después, Blake tomó nota de los consejos de Bolt para maniobrar en la curva en los 200 y se quedó a sólo siete centésimas de batirle el récord mundial. "Mi tutoría se acabó ahí", dijo Bolt. Ahora, en este ciclo olímpico, Blake es el hombre que se perfila para explotar todo su potencial. Quien tiene que lidiar con las comparaciones y egos es Glen Mills, el entrenador de ambos. "No están en el mismo punto en sus carreras", señaló. "Uno ya estoy muy avanzado y el otro está empezando. Son dos atletas excepcionales, capaces de actuaciones superlativas en cualquier momento". Sus otros adversarios han quedado en un segundo plano. En ese grupo están el jamaicano Asafa Powell, ex dueño del récord mundial; y los estadounidenses Tyson Gay (con el segundo tiempo más rápido de la historia) y Justin Gatlin (el campeón olímpico de Atenas 2004). Jamaica y Estados Unidos volverán a enfrascarse por la superioridad en la velocidad, donde la pequeña isla caribeña intentará mejorar su cosecha de 11 medallas de hace cuatro años. Estados Unidos obtuvo 23 en Beijing, pero fue su segundo total más bajo desde 1992. En los 100 femeninos, Carmelita Jeter es la principal baza estadounidense ante las jamaicanas Shelly-Ann Fraser-Pryce y Veronica Campbell-Brown. Fraser es la campeona vigente. Campbell-Brown irá por su tercer título olímpico seguido en los 200 y tiene como rival a la estadounidense Allyson Felix, campeona de la distancia en tres mundiales. Pero atención con Fraser-Pryce, quien se impuso en el Preolímpico. Estados Unidos también cuenta con los favoritos en ambas ramas de los 400, con LaShawn Merritt y Sanya Richards-Ross. Merritt busca revalidar su cetro tras purgar una sanción de 21 meses por dopaje. Luguelín Santos, un dominicano de 18 años, ha irrumpido esta temporada en la distancia y tiene la segunda mejor marca del curso, por detrás de Merritt. La presencia del sudafricano Oscar Pistorius, el atleta con las piernas amputadas y que corre con unas prótesis, le da otra dosis de interés a la carrera. Después del Bolt-Blake, el otro gran duelo individual será el que librarán el cubano Dayron Robles y el chino Liu Xiang en los 110 con vallas. La evolución de su rivalidad es llamativa. Liu fue el primer chino en ganar un sprint olímpico, hace ocho años en Atenas, y en 2006 quebró el récord mundial. Robles se apropió de la plusmarca en 2008 y en el mismo año se consagró olímpico en Beijing, donde Liu tuvo que abandonar ante sus compatriotas por una lesión en el tendón de Aquiles. Para condimentar más las cosas, Robles cruzó primero la meta en el Mundial del año pasado, pero fue descalificado por entorpecer a Liu. El estadounidense Jason Richardson se quedó con un inesperado oro y Liu con la plata. Puerto Rico se ilusiona con su primer oro olímpico y su carta es Javier Culson en los 400 con vallas, donde intentará derribar al local Dai Green, el actual campeón del mundo. Otras figuras a tomar en cuenta: —Yelena Isinbayeva. La rusa va por su tercer oro olímpico seguido en el salto con pértiga. Ninguna mujer ha conseguido tres títulos individuales consecutivos en la historia de los Juegos. Su rival es la brasileña Fabiana Murer, la vigente campeona mundial. —David Rudisha. El keniano no tiene a nadie que le haga la sombra en los 800 metros. Va por el oro y de paso batir su récord mundial de 1:41.01. —Ashton Eaton. El estadounidense acaba de batir el récord mundial en el decatlón. Usain Bolt irrumpió en los Juegos Olímpicos hace cuatro años como un huracán que se lleva todo por delante: se alzó con el oro en los 100 y los 200 metros, así como en el relevo corto, y derrochó un carisma a prueba de balas que de la noche a la mañana lo convirtió en una de las figuras más populares del deporte mundial. La sonrisa permanente que lució en esos Juegos, sin embargo, podría borrársele de la cara en Londres. En la víspera de los Juegos de 2012 Bolt luce vulnerable. Y si hay alguien que puede voltearlo del pedestal es ni más ni menos que otro jamaicano, Yohan Blake. Para repetir su memorable desempeño de hace cuatro años en Beijing, donde ganó tres medallas de oro con récords mundiales, Bolt tendrá que derrotar a Blake, un rival que es amigo suyo, que surgió de las mismas entrañas del programa que lo catapultó a él a la fama y con quien comparte el mismo entrenador. Luego de salir triunfante en los 100 y 200 en el Preolímpico de Jamaica, Blake asoma como el rival con mejores posibilidades de aguarle la fiesta a Bolt en Londres. El duelo entre el "Rayo" Bolt y la "Bestia" Blake promete ser una de las grandes atracciones del atletismo en Londres, el cual arrancará el 3 de agosto con las eliminatorias de los 100 femeninos y los hombres se presentarán a la pista del Estadio Olímpico para las suyas al día siguiente. En menos de un mes el tema de conversación pasó de ser sobre si Bolt, de 25 años, sería capaz de cumplir con su ambición de consolidarse como un "mito viviente". Ahora, todos se preguntan si podrá contener a Blake, tres años menor. También puede ser que el desafío sólo sirva para motivar al hombre más rápido del mundo. "Es un rival resuelto a ganar y eso me anima a exigirme más", dice Bolt sobre Blake. "Todos somos humanos en la línea de partida", tercia Blake. "Soy un hombre capaz de sorprender". Bolt defiende sus oros y récords mundiales de 9,58 segundos en los 100 y 19,19 en los 200. Blake acaba de lograr su mejor marca personal para el sprint corto de 9,75 en el Preolímpico y ostenta 19,26 en la distancia más larga. "Nos motivamos mutuamente", asegura Blake. "Ha tenido un enorme influencia en mi carrera, fue quien me convenció de que había darle total devoción a los entrenamientos". Blake siguió el consejo al pie de la letra, tanto así que Bolt le puso el apodo de "La Bestia" al verle entrenarse con una rigurosa disciplina. En Beijing 2008, Bolt irrumpió con la fuerza de un huracán. Se puso a celebrar antes de cruzar la meta al cronometrar 9,69 en la final de los 100. Cuatro noches después, batió la plusmarca de 12 años de Michael Johnson con 19,30 en los 200. Culminó la gesta al correr la tercera posta de Jamaica con el tiempo de 37,10 en el 4x100. Bolt hizo historia al convertirse en el primer velocista en fijar tres récords mundiales en una misma Olimpiada. También emuló a Cal Lewis, Bobby Morrow y Jesse Owens como los únicos con el triplete 100, 200 y 4x100. Sus hazañas prosiguieron en el Mundial de 2009, tumbando los récords mundiales de los 100 y 200, con los registros ahora vigentes. Una lesión en la espalda mermó su nivel en 2010 y en el mundial del año pasado Blake se quedó con el oro en los 100 cuando Bolt fue descalificado por una salida en falso en la final. Bolt se recuperó con un triunfo en los 200. Semanas después, Blake tomó nota de los consejos de Bolt para maniobrar en la curva en los 200 y se quedó a sólo siete centésimas de batirle el récord mundial. "Mi tutoría se acabó ahí", dijo Bolt. Ahora, en este ciclo olímpico, Blake es el hombre que se perfila para explotar todo su potencial. Quien tiene que lidiar con las comparaciones y egos es Glen Mills, el entrenador de ambos. "No están en el mismo punto en sus carreras", señaló. "Uno ya estoy muy avanzado y el otro está empezando. Son dos atletas excepcionales, capaces de actuaciones superlativas en cualquier momento". Sus otros adversarios han quedado en un segundo plano. En ese grupo están el jamaicano Asafa Powell, ex dueño del récord mundial; y los estadounidenses Tyson Gay (con el segundo tiempo más rápido de la historia) y Justin Gatlin (el campeón olímpico de Atenas 2004). Jamaica y Estados Unidos volverán a enfrascarse por la superioridad en la velocidad, donde la pequeña isla caribeña intentará mejorar su cosecha de 11 medallas de hace cuatro años. Estados Unidos obtuvo 23 en Beijing, pero fue su segundo total más bajo desde 1992. En los 100 femeninos, Carmelita Jeter es la principal baza estadounidense ante las jamaicanas Shelly-Ann Fraser-Pryce y Veronica Campbell-Brown. Fraser es la campeona vigente. Campbell-Brown irá por su tercer título olímpico seguido en los 200 y tiene como rival a la estadounidense Allyson Felix, campeona de la distancia en tres mundiales. Pero atención con Fraser-Pryce, quien se impuso en el Preolímpico. Estados Unidos también cuenta con los favoritos en ambas ramas de los 400, con LaShawn Merritt y Sanya Richards-Ross. Merritt busca revalidar su cetro tras purgar una sanción de 21 meses por dopaje. Luguelín Santos, un dominicano de 18 años, ha irrumpido esta temporada en la distancia y tiene la segunda mejor marca del curso, por detrás de Merritt. La presencia del sudafricano Oscar Pistorius, el atleta con las piernas amputadas y que corre con unas prótesis, le da otra dosis de interés a la carrera. Después del Bolt-Blake, el otro gran duelo individual será el que librarán el cubano Dayron Robles y el chino Liu Xiang en los 110 con vallas. La evolución de su rivalidad es llamativa. Liu fue el primer chino en ganar un sprint olímpico, hace ocho años en Atenas, y en 2006 quebró el récord mundial. Robles se apropió de la plusmarca en 2008 y en el mismo año se consagró olímpico en Beijing, donde Liu tuvo que abandonar ante sus compatriotas por una lesión en el tendón de Aquiles. Para condimentar más las cosas, Robles cruzó primero la meta en el Mundial del año pasado, pero fue descalificado por entorpecer a Liu. El estadounidense Jason Richardson se quedó con un inesperado oro y Liu con la plata. Puerto Rico se ilusiona con su primer oro olímpico y su carta es Javier Culson en los 400 con vallas, donde intentará derribar al local Dai Green, el actual campeón del mundo. Otras figuras a tomar en cuenta: —Yelena Isinbayeva. La rusa va por su tercer oro olímpico seguido en el salto con pértiga. Ninguna mujer ha conseguido tres títulos individuales consecutivos en la historia de los Juegos. Su rival es la brasileña Fabiana Murer, la vigente campeona mundial. —David Rudisha. El keniano no tiene a nadie que le haga la sombra en los 800 metros. Va por el oro y de paso batir su récord mundial de 1:41.01. —Ashton Eaton. El estadounidense acaba de batir el récord mundial en el decatlón.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×