El Judo Olímpico presente en las MMA

Comparado con otros deportes de combate, el judo es una disciplina relativamente joven, que desciende del jiu-jitsu y que surgió en Japón a finales del siglo XIX.
 Comparado con otros deportes de combate, el judo es una disciplina relativamente joven, que desciende del jiu-jitsu y que surgió en Japón a finales del siglo XIX.

Por: Eduardo Martell

  • Algunos peleadores de UFC practicaron este deporte

Comparado con otros deportes de combate, el judo es una disciplina relativamente joven, que desciende del jiu-jitsu y que surgió en Japón a finales del siglo XIX. Como deporte, el judo no llegó a los Juegos Olímpicos hasta 1964, precisamente en Tokio, capital japonesa, su país de nacimiento, y desde ese momento 46 países han estampado su firma en el medallero general. De todas las disciplinas que aportan peleadores a las MMA (Artes Marciales Mixtas) y al UFC (Ultimate Fighting Championship), las dos que más traen representantes son la lucha olímpica y el jiu-jitsu brasileño. Sin embargo, no hay que olvidar que el judo nos ha traído a peleadores de la talla de Ronda Rousey (actual campeona gallo de Strikeforce), Manny Gamburyan (en acción este 4 de agosto), Héctor Lombard (recién debutó en el UFC 149), el coreano Dong-Hyun Kim y los japoneses Yushin Okami y Yoshihiro Akiyama. La relación es muy estrecha y, con el éxito de los judocas mencionados anteriormente, seguramente muchos más llegarán al UFC. Incluso la UNESCO (Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) declaró al judo como el mejor deporte inicial para los niños y jóvenes entre las edades de 4 a 21 años. Es que no hay duda los valores que destaca el judo, como la preparación física y mental, la disciplina y el respeto mutuo, son más que bienvenidos y necesarios en la formación de los niños en su camino a convertirse en adultos. La mística que lo rodea, el recuerdo de los grandes guerreros que han practicado el deporte, más la historia olímpica ha hecho de esta disciplina una de las más populares en los Juegos Olímpicos y los amantes de las MMA disfrutan de estas competencias, a la espera de conocer a los posibles futuros peleadores. Rousey, por ejemplo, fue medallista de bronce en las Olimpiadas de Beijing 2008, después de participar en las de Atenas, 4 años antes. Esta experiencia la ha trasladado a las MMA y en cada una de sus peleas, lo que más temen sus rivales es ir a la lona con ella y ser víctimas de sus famosas sumisiones por “armbar”. A esto le podemos sumar que su madre, Ann Maria Rousey, también fue una destacada judoca y fue la primera estadounidense en ganar un Mundial de Judo 1984. Sin dudas, en la familia Rousey crece el amor por el judo y la joven Ronda lo ha llevado a su carrera en las MMA de la mejor manera posible. Otro de los que ha hecho la transición del judo a las MMA es el cubano Lombard, quien también fue atleta olímpico, en Sidney 2000 y que en ese viaje cambió la historia de su vida, pues un tiempo después emigró a Australia y logró comenzar su exitosa carrera en las MMA, que lo ha llevado hasta el UFC. Los japoneses Okami y Akiyama también fueron excelentes judocas antes de dar el salto al UFC. Incluso, Akiyama representó a su país en el Campeonato Mundial del 2003 y fue dos veces campeón del Torneo Asiático de Judo. No debemos olvidar a Gamburyan, quien ha sido un excelente judoca antes de comenzar su carrera en las MMA y que ha podido demostrar su calidad en este deporte en el UFC y en el WEC. Hasta peleó en contra de José Aldo por un título, aunque cayó noqueado por el gran guerrero brasileño, uno de los cinco mejores libra por libra. Antes de esa cita, en su camino quedaron dos destacados peleadores, Leonard “Bad Boy” García y Mike Brown. Corea del Sur es otro país que ha hecho su parte de judo en las MMA con Dong-Hyun Kim, uno de los mejores peso welter en el UFC en los últimos años y que si bien ha caído ante Carlos Condit y Demian Maia recientemente, también ha vencido a Nate Díaz y a Amir Sadollah. La similitud entre el judo y las MMA seguirán creciendo y no me quedan dudas que después de esta cita olímpica en Londres vamos a tener nuevos peleadores que van a dar el salto a la vida profesional. Ésta es una de las realidades de las MMA, que van a seguir nutriéndose de judocas que están deseosos de ser parte de este nuevo deporte, en general, y del UFC, en particular. Y con la importancia que ya sabemos que le dio la UNESCO al judo, no hay dudas que va a seguir creciendo y que muy pronto Japón no será necesariamente el país más destacado en el medallero olímpico. Sus 35 medallas de oro en la historia de los Olímpicos superan con creces las diez que tiene Francia. Cuba es el más destacado de América, con 5 de oro. Ya veremos hasta cuándo dura esa supremacía. La realidad es que los mismos principios en los que se basa el judo coinciden con la base de las MMA. Un peleador de MMA, por lo general, muestra respeto por su rival, tiene un disciplina férrea y el deporte es algo más que una simple práctica deportiva. Es una cultura. La misma que existe en el judo y que educa a los guerreros en las fuertes y milenarias tradiciones japonesas. Esto significa que, con la popularidad creciente del UFC en todo el mundo y la fama de peleadores como Anderson Silva, Jon Jones y Georges St-Pierre, los judocas olímpicos de hoy saben que en las MMA tienen una oportunidad gigante de seguir su carrera deportiva y que no hay que dejar de practicar el judo, sino enriquecerlo con el jiu-jitsu, el karate, el taekwondo, la lucha olímpica y otras disciplinas de combate. Todo esto dentro de un octágono. Donde se encuentran los mejores y en el UFC, casa de los mejores peleadores del mundo y lugar de bifurcan los caminos de todos ellos.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×